Los socios de Podemos exploran este fin de semana su plan B para tener grupo

Las distintas confluencias con las que Podemos concurrió a las elecciones en Cataluña, Valencia y Galicia van a estudiar este fin de semana cuál será su "plan B" y dónde se integrarán sus diputados si la Mesa del Congreso rechaza el próximo miércoles su petición de tener grupo parlamentario propio.

Podemos mantiene su confianza en que ese plan sea la integración de todas las confluencias territoriales en un grupo parlamentario con cuatro subgrupos que den voz a todas sus alianzas territoriales, aunque se mantiene aún pendiente de la decisión de las diferentes candidaturas.

Así lo han confirmado a Efe fuentes de estas organizaciones, que para tener grupo independiente deberán presentar ante el registro del Congreso su propia solicitud, es decir habría una petición de Podemos y tres más, de En Comú Podem, En Marea y Compromís-Podemos, en las que ya se comunicaría el nombre de quien ejercerá de portavoz.

En el caso de Podemos parece viable que ese portavoz pueda ser el número dos del partido, Íñigo Errejón, aunque la formación morada no ha confirmado todavía oficialmente el nombre.

El plazo para presentar la solicitud concluye el martes a las ocho de la tarde y será el miércoles cuando la Mesa del Congreso tenga que pronunciarse por primera vez sobre la petición de Podemos de tener cuatro grupos parlamentarios.

De momento, este viernes, en su primera reunión, la Mesa les ha concedido a los diputados de esas alianzas una prorroga de 3 días -los mismos que tienen para presentar alegaciones si se rechazan los cuatro grupo parlamentarios- para que los diputados de las confluencias no pasen directamente al Grupo Mixto y tengan tiempo de comunicar cómo se van a organizar.

Los parlamentarios de las distintas confluencias han intercambiado este viernes sus opiniones sobre la primera reunión de la Mesa y, según las fuentes consultadas por Efe, han acordado que este fin de semana trasladarán a sus organizaciones el resultado y cada una de ellas decidirá su futuro de forma independiente.

En lo que todos coinciden es en lamentar la postura “intransigente” y “beligerante” del PSOE, que les aplica a ellos el “embudo” negándoles que tengan grupo propio mientras mantiene otra con formaciones como ERC y Democracia y Libertad.

Este viernes, el secretario cuarto de la Mesa del Congreso, Marcelo Expósito (En Comú Podem) ha admitido que siempre hay un “plan B” al ser preguntado por cuál será el futuro de sus diputados si se rechaza su petición de tener grupo.

Una de las posibilidades que se barajan es la formación de subgrupos autonómicos dentro del matriz de Podemos o, en la línea de lo hecho en el Senado, donde la lista de Pablo Iglesias ha formado un grupo y las marcas territoriales otro conjunto.

Unidad Popular-Izquierda Unida -con solo dos diputados- también tratará de formar grupo con los diputados de Compromís, en el caso de que la marca de Podemos en la Comunidad Valenciana no logre su propio grupo y no le interese quedarse en el central del partido de Iglesias.