Sánchez insiste en una mayoría alternativa a Rajoy para no “agravar la confrontación” con Cataluña

El líder del PSOE mantiene su respaldo al Gobierno en funciones ante el desafío soberanista, pero incide en la reforma de la Constitución y afirma que "construir" frentes "no es la solución"

sanchez-ser-448El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha asegurado este lunes que la situación en Cataluña no le llevará a renunciar a buscar una mayoría alternativa al PP, porque cree que “cuatro años más” del líder del PP, Mariano Rajoy, al frente de la Moncloa “agravaría aún más la confrontación”.

Así lo ha señalado en una entrevista en la Cadena Ser, en la que ha defendido que no es incompatible que el PSOE apoye al Gobierno en funciones para que se respete la legalidad y el ordenamiento constitucional en España al mismo tiempo que busca una mayoría alternativa.

Sánchez ha asegurado que los socialistas no facilitarán la investidura de Rajoy como presidente del Gobierno y ha afirmado que en España es “más urgente que nunca propiciar un cambio” para que “se abra una nueva etapa de reformas, de diálogo, de negociación” y se llegue a un acuerdo para “superar de una vez por todas este conflicto”.

Así, el líder de los socialistas ha vuelto a defender que la salida a esta situación es la reforma de la Constitución. Por eso, ha insistido en que el PSOE apoya al Gobierno en todo lo que tiene que ver “la defensa de la legalidad”, pero esta convencido de que “construir” frentes ahora “no es la solución”.

Sobre las diferencias dentro de su partido, Sánchez ha anunciado que quiere reunir al Comité Federal de su partido el próximo 30 de enero para decidir la fecha del próximo congreso que tendrá lugar, ha dicho, “cuando se forme gobierno en España”.

Ha explicado que ésta es la propuesta que hará a la Ejecutiva Federal del partido que se reúne este lunes en Ferraz, una intención que ya ha trasladado durante los últimos días a los territorios.

En la cita de finales de enero se pondrá fecha definitivamente al 39 Congreso, al que Sánchez se presentará para su reelección como secretario general del PSOE. Este cónclave debe celebrarse con al menos 60 días desde su convocatoria, por lo que no podrá tener lugar ya antes de abril.

De esta manera, y a falta de concretar la fecha exacta y como ya se esperaba, se confirma el aplazamiento que había propuesto la dirección socialista un día después de las elecciones generales.

En el Comité Federal que celebró el PSOE a finales de diciembre, algunos dirigentes territoriales defendieron su celebración antes de primavera, entre febrero y marzo, una opción que ya no es posible.

Sánchez ha insistido este lunes en que el congreso se hará “cuando se garantice y se resuelva la gobernabilidad en el país” y ha asegurado que detrás de esta decisión no están sus ambiciones personales para continuar al frente del partido.

“No tengo ningún apego al cargo, lo que quiero es lo mejor para mi país y mi partido”, ha afirmado Sánchez, que ha asegurado que, hasta que tenga lugar esa cita, se empeñará en facilitar que haya un gobierno alternativo al del PP, que se amolde a “la voluntad de cambio” que, ha dicho, expresaron los españoles en las urnas.

La amenaza de Susana Díaz

Además, Sánchez ha negado que la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, pretenda sustituirle al frente del PSOE. Según ha dicho, la también líder de los socialistas andaluces tiene “un compromiso” con su región y ha afirmado que, aunque han tenido “debates intensos”, siempre se ha sentido “respaldado” por el socialismo andaluz.

De esta manera, ha enmarcado en el “debate interno” propio de la izquierda las diferencias entre la dirección y algunas federaciones que surgieron después de las elecciones. Y ha recalcado que el Comité Federal ha respaldado ya en su intención de decir no a la investidura de Rajoy y ha intentar formar un gobierno progresista si el PP fracasa.

Eso sí, ha reconocido que podrían haberlo hecho “mejor”, porque se trasladó a la opinión pública una discusión que no era “cierta”, como después se vio en la “unanimidad” en torno a la estrategia a seguir a partir de ahora.

Dicho esto, Sánchez también ha defendido que quien quiera presentarse a eses congreso podrá hacerlo, porque el PSOE no es un partido de “dedazo” ni “liderazgos mesiánicos”, sino que es democracia, participación y liderazgos compartidos.

Contra los cuatro grupos de Podemos

Sobre la petición de Podemos de contar con un grupo propio para sus marcas afines en Cataluña (En Comú Podem), Galicia (En Marea) y Comunidad Valenciana (Compromís-Podemos) volvió a mostrar su rechazo al asegurar que el Congreso no es una cámara de representación territorial.

“Negociar es ceder dentro de las líneas que marca el Reglamento. El Congreso no es una cámara territorial”, ha justificado Sánchez.

Ha recordado que en 1982, el PSOE tuvo la posibilidad de tener tres grupos parlamentarios -el nacional, el de los socialistas catalanes y el de los vascos-, pero renunció porque suponía “cierto ventajismo parlamentario”.

Sánchez ha apuntado que el Reglamento de la Cámara Baja impide constituir grupos a aquellas formaciones que no han competido entre sí en las elecciones, como ha sido el caso de Podemos en Cataluña, en Galicia y en la Comunidad Valenciana.

“Tenemos que adecuarnos a ese Reglamento. Si Podemos cree necesario tener cuatro grupos, tendrá que impulsar su posición en la reforma del Reglamento del Congreso”, ha sostenido el secretario general.

Sobre la candidatura del exlehendakari y secretario de Acción Política del PSOE, Patxi López, para presidir el Congreso, Sánchez ha opinado que “representa el cambio que se necesita ahora mismo en las Cortes”.

“Patxi López trasciende la figura partidista. Es una persona con experiencia institucional, que refleja la pluralidad que está recogida en el Parlamento de España y tiene la capacidad de diálogo y de reforma del Reglamento que necesita el Congreso para representar el nuevo tiempo en la política española”, ha argumentado.

Ha reconocido que aún no está cerrado el acuerdo para que López salga elegido con el apoyo de otros grupos, pero ha añadido que “hay buen ánimo” para que lo consiga.

RELACIONADO