Rajoy avisa a Puigdemont: ‘no pasará ni una’ ni le permitirá un poder ilimitado

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha garantizado hoy que velará por el cumplimiento de la ley y que, tras escuchar el discurso de Carles Puigdemont "basado en una ilegalidad", el Ejecutivo "no dejará pasar ni una" contra la unidad de España ni permitirá que nadie "se arrogue poderes ilimitados". "Tenemos más instrumentos que nunca para defender nuestra unidad; las principales fuerzas políticas estamos de acuerdo en ello", ha dicho Rajoy en una comparecencia en el Palacio de la Moncloa mientras se celebraba el pleno de investidura de Puigdemont en el Parlamento de Cataluña.

Rajoy ha insistido en que el discurso de investidura de Puigdemont ha estado “basado en una ilegalidad ya constatada” y ha sido una repetición del pronunciado por Artur Mas el pasado 9 de noviembre.

Un discurso que ha añadido que se basa a su vez en una declaración del Parlamento de Cataluña que el Tribunal Constitucional ya ha anulado y dejado sin efecto. “El discurso soberanista no ha cambiado, pero en estos dos meses el Estado de derecho ha certificado que ese discurso carece de legitimidad democrática”, ha añadido.

El presidente ha informado de que ha dado instrucciones para que cualquier actuación que pueda adoptarse por parte del nuevo Gobierno de Cataluña, de su presidente, de su Parlamento o de cualquier institución que suponga la vulneración de la Constitución y del ordenamiento jurídico sea estudiada para que tengan la respuesta del Estado de derecho con el fin de defender la democracia y la ley.

Por ello, ha asegurado que los españoles pueden estar tranquilos porque “ni se va abrir un proceso constituyente al margen de la ley ni se van a crear estructuras al margen de las legítimas del Estado”. “El Gobierno no dejará pasar ni una sola actuación que suponga contravenir la unidad y la soberanía que vaya en contra de la ley y de las decisiones de los tribunales”, ha proclamado.

Rajoy ha asegurado que las principales fuerzas políticas están de acuerdo en ello y ha explicado que cuando se han puesto en juego las reglas de convivencia, los demócratas han sabido alejar sus diferencias para defender la unidad de la nación.

En ese contexto, ha informado de que ha hablado hoy con el líder socialista, Pedro Sánchez, y con el de Ciudadanos, Albert Rivera, y ambos le han dado su respaldo para que vele por que se respete la ley y la Constitución. También ha intentado hablar con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, pero por ahora no ha podido hacerlo y espera ponerse en contacto con él mañana.

Rajoy ha aprovechado para recordar a los diputados del Parlament que “el Estado funciona siempre y que la democracia tiene la misma fortaleza de siempre, con independencia de que el Gobierno esté o no en funciones”.

El presidente ha recordado también que el pasado 2 de diciembre el TC dictó que la resolución soberanista del 9 de noviembre ha sido anulada en todos sus efectos porque es contraria al propio principio democrático, a la Constitución y al Estatuto de Autonomía de Cataluña. También porque supone, según ha resaltado, una clara violación de los derechos de los ciudadanos españoles y, sobre todo de los que viven en Cataluña.

Rajoy ha destacado que la mayoría de la sociedad española está unida ante el desafío secesionista, mientras que en la sociedad catalana las pretensiones soberanistas sólo han provocado incertidumbre y división que han culminado en el pleno del Parlament de hoy para investir “a un candidato que no lo era”. Asimismo, ha explicado que entiende la política desde el diálogo y la ejerce siempre desde la moderación.

“Pero no me ha faltado ni me faltará firmeza y determinación para seguir defendiendo la unidad de España, la soberanía del pueblo español y la convivencia democrática que ampara nuestro proyecto común”, ha dicho. Por ello, ha ratificado que el Gobierno sigue contando con los instrumentos que le brinda la ley y el Estado de Derecho para seguir defendiendo esos principios.

Rajoy ha subrayado que España es una nación libre y europea, una democracia consolidada y avanzada, una sociedad madura, de ciudadanos libres e iguales. “Nos lo hemos ganado con nuestro esfuerzo y vamos a preservar todo lo bueno que juntos hemos logrado. Por eso -ha añadido- no permitiré que nadie se arrogue poderes ilimitados y sin control fuera de la ley y de la democracia y voy a defender la soberanía que reside en el conjunto del pueblo español”.