El PP urge a PSOE y C’s a un pacto que frene a Puigdemont

En línea con el comunicado de Moncloa que se hizo público nada más conocerse el acuerdo entre Junts pel Sí y la CUP para investir a Carles Puigdemont, el PP ha decidido airear los peligros de que el proceso independentista siga adelante y está utilizando el acuerdo catalán para urgir otro pacto a nivel nacional, entre populares, socialistas y Ciudadanos, para hacer frente al desafío. El argumentario que el PP ha distribuido entre todos sus cargos públicos, para aunar mensajes una vez que sea investido Puigdemont, deja claras sus intenciones desde el titular: “Sin excusas: un gobierno amplio frente al separatismo”.

El PP avisa de que el nuevo presidente catalán es “un independentista radical” y con él a la cabeza el nuevo Govern tiene solo el propósito de fracturar España. El argumentario recoge una cita de Puigdemont para apoyar estas críticas: “Los invasores serán expulsados de Cataluña y nuestra tierra volverá a ser, bajo la República, en la paz y en el trabajo, señora de sus libertades y sus destinos”.

De ahí que el PP insista en que, dada la situación creada en Cataluña, “el chantaje separatista exige ya un gobierno de PP, PSOE y Ciudadanos. Recuerda, además que como presidente de la Asociación de Municipios por la independencia, Puigdemont “ha impulsado la insumisión fiscal. La retirada de símbolos españoles de los ayuntamientos” y ha dado apoyo institucional a la resolución aprobada en el Parlament catalán. Todo ello, subraya el argumentario, “mientras calificaba al Estado de “cloaca” y denunciaba una imaginaria “trama policial” contra el independentismo”.

El PP emplaza a PSOE y a Ciudadanos a formar un gobierno fuerte y estable: “No hay equidistancia posible ni cabe llamarse a engaño.(…) “El nuevo gobierno catalán no tiene intención de respetar la ley, la Constitución y la democracia”. Concluye el argumentario que “no es momento de líneas rojas partidistas”, porque España “necesita un gobierno que garantice la unidad de la nación, el cumplimiento de la ley, la igualdad de los españoles, los derechos de los catalanes, y el funcionamiento de las instituciones y la democracia”.

El “Gobierno de España”-asegura el texto- garantiza que “la ley se respetará” y que todas las instituciones cumplirán con su deber de defensa de la soberanía nacional y de los derechos y libertades de todos los españoles, “también de los que viven en Cataluña”.