Pablo Iglesias se presenta como estadista, promueve las taifas y alerta contra la ‘gran coalición’

"O se entiende que España es un país diverso y plurinacional o se está entregando el Gobierno al PP, que ha sido sexta fuerza en Cataluña y quinta en Euskadi", ha dicho Pablo Iglesias, en una comparecencia en la que ha liquidado la soberanía nacional tal y como la contempla la Constitución al asegurar que “el referéndum en Cataluña es ‘absolutamente’ una línea roja para Podemos”. El líder de Podemos ha certificado que “el café para todos ahora no satisface a nadie" y ha añadido que su partido quiere incluir en la reforma constitucional el "derecho a decidir" porque España "necesita un nuevo encaje territorial".

En una rueda de prensa para valorar los resultados de las elecciones, Iglesias ha hecho un llamamiento al PSOE para que no permita la investidura de Mariano Rajoy. “Me preocupa que el PSOE quiera una gran coalición con el PP”, ha dicho. En sentido contrario presionaban esta mañana el PP y Ciudadanos, que pedían a los socialistas que no bloqueen la investidura del líder popular. El líder de Podemos ha apelado a la calma y la altura de miras, ante el escenario inédito que se ha abierto tras las elecciones de este domingo.

Iglesias se ha mostrado preocupado ante la posibilidad de que los dirigentes del PSOE estén buscando el pacto con el PP y no cuenten con Podemos para abordar esta “nueva transición”, cuando han obtenido los peores resultados de su historia y el 20D ha confirmado el fin del “sistema del turno”. “Ni por activa ni por pasiva, Podemos va permitir un Gobierno del PP, ni con votos a favor ni con la abstención”, ha enfatizado Iglesias, quien ha pedido “reflexión constituyente” y ha marcado como ejes irrenunciables en sus negociaciones el blindaje constitucional de los derechos sociales, la prohibición de las puertas giratorias, la reforma del sistema electoral, la independencia judicial y el derecho a decidir.