Barómetro del CIS sobre las elecciones generales

El PP ganaría pero necesitaría a Ciudadanos para gobernar y el PSOE a C’s y a Podemos

El Partido Popular ganaría las elecciones generales con el 28,6 por ciento de los votos y entre 120 y 128 escaños en el Congreso, aunque no tendría mayoría suficiente y necesitaría apoyos para lograr la investidura como presidente del Gobierno de Mariano Rajoy. El CIS ha hecho pública esta jueves su última encuesta previa a las elecciones del 20 de diciembre, con más de 17.000 entrevistas, a escasas horas de que comience la campaña electoral.

cis_diciembre_articuloEl Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) mantiene en segunda posición al PSOE con el 20,8 por ciento de los sufragios y una estimación de 77 a 89 escaños, mientras que Ciudadanos obtendría un 19 por ciento, con entre 63 y 66 diputados, y Podemos obtendría el 9,1 por ciento de los apoyos y entre 23 y 25 representantes que, sumados a los de otras formaciones afines, se ampliarían a 45-49. Es decir, entre el PSOE y Ciudadanos se daría un empate técnico en número de votos. En voto directo, el PP seguiría siendo el partido con más apoyos, con el 16,2 por ciento -1,2 puntos más que en octubre-. El PSOE habría perdido 1,7 puntos hasta el 14,9 por ciento; Ciudadanos sería el tercer partido más elegido con el 11,6 -seis décimas más- y Podemos tendría un 6,9% frente al 8,8 del anterior sondeo.

A Izquierda Unida, ahora Unidad Popular, se le otorgan entre 3 y 4 escaños y un respaldo del 3,6%, mientras que UPyD quedaría fuera con un 0,7%. Entre las fuerzas de ámbito territorial aparecen la coalición de Convergència (9 diputados), Esquerra (siete), Bildu (seis o siete) y PNV (los cinco que tiene ahora). No entrarían ni el BNG, ni Unió ni Geroa Bai. Con estos resultados, el Congreso de los Diputados podría contar en la próxima legislatura con una docena de grupos parlamentarios, frente a los ocho actuales.

El análisis de los resultados obtenidos por todas las fuerzas políticas que obtienen representación parlamentaria arroja una representación más amplia para Podemos que sumaría a sus propios escaños los de las formaciones afines con las que gobierna en coalición con la Comunidad Valenciana, Cataluña y Galicia: Compromís, que obtendría 7 diputados, En Comú Podem, que lograría 10 u 11, y En Marea, con 5-6. La suma de todos ellos colocaría al partido de Pablo Iglesias en 45-49 escaños.

El PP, a pesar de su victoria, sufre un retroceso respecto a 2011 de entre 58 y 66 diputados. Pero los resultados de este barómetro son especialmente malos para el PSOE, que hace cuatro años obtuvo el peor resultado de su historia con 110 escaños, y que ahora bajaría del listón de los 100, lo que puede poner en serios aprietos a su líder Pedro Sánchez. El secretario general de los socialistas se somete el 20 de diciembre a su primer gran examen de ámbito nacional un año y medio después de haber accedido al cargo para relevar a Alfredo Pérez Rubalcaba, que se vio obligado a dimitir tras la debacle de su partido en las elecciones europeas de 2014.

En cambio, las expectativas de Ciudadanos siguen mejorando. En el último barómetro del CIS, publicado en noviembre, obtenía un 14, 7% de las estimaciones de voto y en solo un mes ha subido más de cuatro puntos, hasta el 19%. Podemos continúa en la senda descendente pero en Cataluña, donde concurre con ICV bajo la marca En Comú Podem, se sitúa por delante de los partidos nacionalistas. La encuesta le da un 3,2% de intención de voto y entre 10 y 11 escaños frente a los 9 de Democràcia y Llibertat -la marca con la que concurre Convergéncia- que se llevaría un 2,2% de los sufragios, y los 7 de ERC (1,9%). DyL cosecharía el peor resultado de CDC en unas elecciones generales, tras haber obtenido 16 diputados en 2011 presentándose en coalición con UDC como CiU. El partido de Josep Antoni Duran Lleida se quedaría esta vez fuera del Congreso. El PSC, que se presenta integrado en el PSOE, obtendría entre 7 y 8 escaños.

En el País Vasco, donde solo se eligen 18 de los 350 diputados, los resultados que ofrece el CIS son totalmente distintos a los del resto de España, con los nacionalistas, PNV y EH Bildu, pugnando por ganar; socialistas y populares por mantenerse y Podemos por ser la primera fuerza de ámbito estatal, mientras Ciudadanos sigue en un “agujero negro”.

En 2011, el PNV se impuso en votos (324.317, el 27,72 %) pero no en escaños, ya que EH Bildu (285.290, el 24,39 %) logró 6 diputados, frente a los 5 de los “jeltzales”. Desde entonces la coalición abertzale ha ido perdiendo apoyo y el PNV, con una política moderada y centrada en la gestión económica y social, ganándolo. El sondeo del Gobierno Vasco, realizado en octubre, da la victoria al PNV con 6 escaños y otorga 4 diputados a EH Bildu. El CIS le da al PNV 5 diputados y a EH Bildu 6-7.

Albert Rivera, el líder mejor valorado

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, es el político mejor valorado entre los candidatos a presidente del Gobierno, con una nota de 4,98, por delante del de IU, Alberto Garzón (4,62), y el del PSOE, Pedro Sánchez (4,59), y algo más distanciados, el de Podemos, Pablo Iglesias (3,87), y el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy (3,31). A la hora de hacer la lista de los líderes políticos más valorados en sus barómetros mensuales, el CIS pregunta por los portavoces parlamentarios, entre los que no figura Rivera, Iglesias y Garzón, pero al tratarse de un sondeo sobre las elecciones, se ha optado, como ya ha hecho otras veces, por incluir a candidatos.

Rivera es el que mejor calificación obtiene de los ciudadanos, rozando el aprobado (4,98), y en segunda posición se sitúa Garzón, de IU, con 4,62. Sánchez es tercero (4,59), si bien mejora su nota respecto al barómetro de octubre, cuando obtuvo un 3,84. A continuación, están Alfred Bosch, de ERC, con un 4,23; la diputada y candidata de CC, Ana Oramas (4,13); el candidato de Geroa Bai Koldo Martínez (4,07); el portavoz parlamentario de Convergencia, Perez Macías (4,03); la diputada del BNG Olaia Fernández (4,02) y el de Compromís Joan Baldoví (3,96).

Iglesias se sitúa en el décimo puesto con una nota de 3,87, por delante del portavoz del PNV, Aitor Esteban (3,84); el candidato de UPyD Andrés Herzog (3,82); el portavoz de Amaiur, Xabier Mikel Errekondo (3,63); el de Unió, Josep Antoni Duran i Lleida (3,60), y el de UPN, Carlos Salvador (3,54). Mariano Rajoy, con 3,31, es penúltimo en la clasificación, aunque ve mejorada su valoración porque en octubre tuvo un 2,82. Cierra la lista el diputado de Foro Asturias, Enrique Álvarez Sostres, con un 3,17.

Sólo un 13,4% ve “buena” la gestión del PP en sus años de Gobierno

Aunque el PP es el partido más votado, solo un 13,4 por ciento de los españoles hacen un balance positivo de esta legislatura y califican la gestión desarrollada en estos cuatro años de Gobierno de Rajoy como “buena” o “muy buena” frente al 55,9 por ciento que consideran que ha sido “mala” o “muy mala”, y un 28,2 por ciento de “regular”. Tampoco sale muy bien parada la labor de oposición del PSOE, que sólo es puntuada como “buena” o “muy buena” por un 7,1 por ciento de los españoles, frente al 73,8 por ciento que la califica de “mala” o “muy mala”. Además, y preguntados los ciudadanos si creen que el PSOE lo hubiera hecho mejor que el PP en el Gobierno, son más los que consideran que lo habría hecho peor -23,7- que los que creen que su gestión sería mejor -11,5 por ciento. No obstante, más de la mitad -51,8- opina que habría dado igual que el PSOE hubiera ocupado el Palacio de la Moncloa.

Por otro lado y con vistas a futuro, los españoles consideran que el PP es el partido “más capacitado” para afrontar la economía, el desempleo o la seguridad ciudadana, frente al PSOE, partido preferido por los ciudadanos para las políticas de sanidad, educación y vivienda. Los ciudadanos prefieren al PP en nueve de las catorce áreas de gobierno: empleo, economía, políticas europeas, seguridad ciudadana, inmigración, estado de las autonomías, medioambiente, política exterior e infraestructuras, con porcentajes entre el 15 y el 21 por ciento de los encuestados.

Especial diferencia con el PSOE y con cualquier otro partido se observa cuando a los ciudadanos se les pregunta por quién lo haría mejor en la economía. Un 21 por ciento de los encuestados creen que el PP es el más capacitado para dirigir la política económica frente a un 13,4 por ciento que apuesta por el PSOE. Por contra, los socialistas superan al PP en la sanidad -19,1 frente a 16,9-, políticas sociales e igualdad entre hombres y mujeres -18,1 frente al 15 por ciento del PP. Ningún otro partido supera al PP y PSOE en la valoración de los ciudadanos para afrontar los principales retos del país. Podemos saca sus mejores notas en política social y vivienda, mientras que Ciudadanos lo hace en economía, empleo y estado de las autonomías.

El paro se mantiene como primer problema y el nacionalismo sube al octavo puesto

El paro se mantiene como el principal problema de los españoles, con un 77,5 por ciento, a gran distancia de la corrupción (40,1 %), mientras que la preocupación por los nacionalismos sigue creciendo y sube un punto hasta el 5,1 por ciento respecto al pasado mes de octubre. La encuesta revela que la inquietud de los españoles por el desempleo baja ligeramente del 79,1 por ciento que se registró en octubre al 77,5 del último sondeo. En segundo lugar, se mantiene la corrupción, con el 40,1 por ciento, con un ligero crecimiento respecto al mes pasado (39,4). A continuación, están los problemas de índole económica (24 por ciento); los políticos en general (20,4); la sanidad (11,9); los problemas de índole social (11) y la educación (9,7).

Coincidiendo con el debate sobre la crisis política catalana y el desafío independentista, los nacionalismos pasan del décimo al octavo puesto, con un 5,1 por ciento, cuando en octubre fue del 4,2. El tope histórico de los nacionalismos como problema de los ciudadanos se registró en enero 2006, con un 6,6 por ciento, en pleno debate sobre el Estatut catalán. Los problemas relacionados con la calidad del empleo pasan al noveno lugar, con el 4,8 por ciento, mientras que la inmigración queda relegada al décimo al bajar hasta el 4,1 por ciento (6,5 en octubre).

El CIS también pregunta por la situación económica en España, que para un 65,5 por ciento es negativa (64,6 en octubre), frente al 4,1 que la ve positiva y el 29,8 que la califica de regular. Dentro de un año, la mayoría de los ciudadanos presagia que será igual (52,3 por ciento), mientras que el 24,1 piensa que será peor y el 21,9 que mejorará.

En cuanto a la situación política, más de dos tercios (68,2 por ciento) la ve mal y el 24,1, regular, y solo el 4 por ciento la considera buena. Uno de cada cuatro (39,3 por ciento) estima que será igual dentro de un año, mientras que el 20,4 tiene la impresión de que será mejor, mientras que un 15 por ciento augura que irá a peor.

 

RELACIONADO