Berlín enviará 650 soldados a Mali para descargar a Francia

El Gobierno alemán anunció hoy su intención de mandar a Mali hasta 650 soldados para aliviar a Francia de sus tareas de estabilización del país africano y que París pueda concentrarse en la lucha contra el Estado Islámico (EI) en Siria. La ministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyen, realizó este anuncio ante los medios tras comparecer en la comisión de Defensa del Bundestag (cámara baja).

merkel-ursula-448Tras los atentados del 13 de noviembre en París, en los que murieron 130 personas, el Gobierno francés recurrió a los tratados comunitarios para exigir a sus socios europeos solidaridad en la lucha contra el terrorismo islamista y redobló sus ataques aéreos al EI. Hace tres años los rebeldes islamistas del norte de Mali se levantaron contra el gobierno en Bamako y sólo una intervención militar francesa, antigua potencia colonial en la zona, logró detener su avance.

La misión de Alemania, que cuadruplicaría el número de efectivos que este país tiene en Mali, tendría como principal objetivo lograr que se cumpla el acuerdo de paz al que llegó el Gobierno maliense con los rebeldes islamistas del norte. En la actualidad, Alemania ha desplegado 200 soldados en el sur de Mali, la zona más tranquila del país, dentro de la misión comunitaria de formación de las fuerzas de seguridad locales, y cuenta con otros diez en los cuarteles generales de la misión de la ONU en la capital Bamako, calificado como más peligroso.

En una comparecencia paralela ante el pleno del Bundestag, la canciller Angela Merkel confirmó estas palabras sin detallar cifras indicando que su Ejecutivo estudia “reforzar su compromiso” en Mali y “prolongar” su misión en Afganistán, dentro de la lucha contra el terrorismo global. Allí donde “sea necesario más compromiso” militar alemán, será estudiado y Berlín “no lo descarta por principios”, aseguró Merkel afrontando indirectamente las reticencias alemanas a enviar soldados a conflictos en el exterior.

Este miércoles, Merkel tiene previsto reunirse en el Elíseo con el presidente francés dentro de la ronda de contactos que François Hollande lleva a cabo para impulsar una gran coalición internacional contra el ISIS, lo que ayer le llevó hasta Washington para entrevistarse con Barack Obama.

En ese encuentro, el presidente francés no logró hoy disipar el escepticismo de su homólogo de EEUU respecto a una posible coordinación con Rusia para combatir al ISIS, un objetivo que el líder estadounidense condicionó a un “giro estratégico” previo de Moscú. “El presidente Hollande y yo estamos de acuerdo en que Rusia podría desempeñar un rol más constructivo si cambiara el enfoque de su estrategia para derrotar al EI”, que ahora está “más centrada en fortalecer a Al Asad”, afirmó Obama en una conferencia de prensa junto a Hollande en la Casa Blanca.

“Hasta que eso ocurra, es muy difícil (cooperar), porque si su prioridad es atacar a la oposición moderada que puede integrar en el futuro parte de un gobierno sirio incluyente, Rusia no va a tener nuestro apoyo ni el de varios otros miembros de la coalición” a la que pertenecen EEUU y Francia, añadió.

Unas horas antes, se había producido un grave incidente relacionado con el conflicto sirio cuando Turquía derribó un avión de combate ruso por haber violado su espacio aéreo. Tras una durísima reacción del presidente ruso, Vladimir Putin, que acusó a Ankara de aliarse con los terroristas, Obama defendió el derecho de los turcos a defender su territorio.

RELACIONADO