La izquierda lusa puede hacer caer este martes al Gobierno conservador de Passos Coelho

La incertidumbre que rodea el futuro político de Portugal está pasando hoy factura al país en los mercados, con fuertes caídas en la Bolsa de Lisboa y un aumento significativo de la presión sobre la deuda soberana lusa. El principal selectivo lisboeta, el PSI-20, llegó a retroceder durante la sesión más del 3 %, con los tres bancos que cotizan en este índice entre los valores que acumulaban mayores pérdidas.

En el mercado secundario -donde se compran y venden los títulos adquiridos en subasta pública-, la deuda portuguesa con vencimiento a diez años cotizó por encima del 2,9 %, un incremento de más de dos décimas respecto a la jornada previa. La tendencia al alza se observa -aunque con leves altibajos- desde las elecciones legislativas del pasado 4 de octubre, cuando estas mismas obligaciones presentaban una penalización del 2,3 %.

Analistas lusos vincularon estos movimientos del mercado con la inestabilidad política que vive el país estos días, ya que se prevé que los tres partidos de izquierda aprueben este martes en el Parlamento una “moción de rechazo” que provocaría la inmediata destitución del actual Gobierno, de centro-derecha. El Ejecutivo conservador encabezado por el primer ministro Pedro Passos Coelho tomó posesión hace apenas diez días tras ser el candidato más votado en los comicios, pese a perder la mayoría absoluta con la que contaba en la anterior legislatura.

Los socialistas, segunda fuerza más votada en las elecciones, llegaron a un acuerdo después de semanas de negociaciones con los marxistas del Bloque de Izquierda y el Partido Comunista para derribar a este Gobierno e intentar acceder al poder.  La decisión, sin embargo, corresponde al jefe del Estado, el también conservador Aníbal Cavaco Silva, que en ese caso deberá volver a pensar a quién encarga la formación del Ejecutivo. “La luz verde del Partido Comunista -al pacto con los socialistas- provoca temores sobre la credibilidad de la economía portuguesa”, señaló hoy en una nota de análisis el gestor de la firma de inversión XTB Portugal, Pedro Ricardo Santos.

En su opinión, las críticas de los comunistas a las normas de la Unión Europea (UE) -entre ellas el cumplimiento de los objetivos de reducción del déficit- generan “dudas sobre la capacidad de un nuevo Gobierno de izquierda de restaurar la credibilidad externa” del país.

RELACIONADO