Rosario Porto y su letrado sienten 'incredulidad compartida' por el veredicto

El abogado de Rosario Porto, el penalista José Luis Gutiérrez Aranguren, ha confesado hoy que su patrocinada está "en shock" y que ambos sienten "incredulidad compartida" ante el veredicto del jurado popular, que por unanimidad ha visto culpables a los padres de Asunta del asesinato de la menor.

El letrado que se ocupa de la defensa de la madre de la niña ha asegurado, a la salida del juzgado, que aunque este viernes "se cerró una puerta, todavía quedan muchas a las que llamar", en referencia a que llegará "a la última instancia, hasta que la situación se aclare como entiendo que debe".

Aranguren ha cuestionado las instrucciones previas del magistrado presidente de la sala al jurado para la deliberación y la posterior votación, que causaron más "confusión que explicación", aunque ha descartado que haya sido tendencioso: lo único es que "se quedó corto en la explicación de lo que era una prueba indiciaria" y en desgranar en qué consiste el in dubio pro reo, locución latina que expresa el principio jurídico de que en caso de duda, por ejemplo por insuficiencia probatoria, se favorecerá al imputado o acusado. "Cualquiera que haya estado en el juicio sabe que el veredicto y la prueba están absolutamente discordantes y que no encajan en absoluto", ha dicho Gutiérrez Aranguren, que ha aludido a "pruebas inexistentes que se han interpretado en contra del reo" para asegurar, acto seguido, que la duda "ha favorecido a la acusación". "Es comprensible desde el punto de vista de unos ciudadanos que no conocen el funcionamiento de la justicia", ha añadido el letrado.

En cualquier caso, ha manifestado, "no estoy echando la culpa a nadie, y probablemente sea yo el mayor responsable de este fracaso, que sin duda lo es, pero creo que sigo contando con la confianza de Rosario Porto", una mujer que está ahora "en shock", ha añadido. Al respecto de las razones de la unanimidad del jurado en el veredicto, Aranguren ha manifestado no tener una "opinión fundada", toda vez que "las deliberaciones son secretas y no puedo opinar", aunque sí ha discutido la motivación del jurado. "La motivación es fácilmente rebatible por muchas razones", ha asegurado, entre ellas que "no se puede presumir en contra de Alfonso Basterra que vaya en un vehículo por el hecho de que no haya sido visto", ha apuntado.

En referencia a la argumentación del jurado, Gutiérrez Aranguren ha señalado que "razones se dieron, pero pienso que no coinciden con las pruebas y con la interpretación que se debe hacer de las mismas". Ha añadido que "hay que esperar a que se nos notifique la sentencia para poder recurrir". "Hablaban de quince días y es razonable", ha destacado Gutiérrez Aranguren, que ha confesado estar "acostumbrado a estas situaciones" y que no dudará en "agotar la vía de los recursos hasta la última instancia; todavía queda mucho recorrido y lo voy a andar".

Aranguren ha asegurado que se encuentra todavía "digiriendo" el veredicto que declara culpable de la muerte violenta de Asunta a su patrocinada y ha admitido estar muy afectado: "Mantuve el tipo por oficio y experiencia, pero el abogado que no se ve afectado por una resolución desfavorable y en las circunstancias dramáticas de este caso, tendrá que darme la pócima". Con Rosario Porto ni siquiera ha podido hablar, "porque cuando salí, se la habían llevado ya a Teixeiro", ha apuntado su abogado. Alfonso Basterra y Rosario Porto eran los únicos acusados del asesinato de su única hija, Asunta. Ambos, en la vista oral, se declararon inocentes y repitieron, una y otra vez, que la pequeña era lo que más querían en el mundo. La pequeña fue localizada muerta en una pista forestal de Teo (A Coruña) el 22 de septiembre de 2013.