La CUP quiere que la declaración independentista se apruebe en el Parlament el 6 de noviembre

La CUP quiere que el mismo 6 de noviembre, cuando finaliza el plazo para que el PP catalán constituya su grupo parlamentario, se celebre el pleno para votar la propuesta de resolución con la que se iniciaría la ruptura con España y el camino hacia la constitución de la república independiente de Cataluña. De esta forma, la fuerza anticapitalista aspira a superar el escollo parlamentario debido a que la ausencia de uno de los grupos no permite reunir a la Junta de Portavoces que debe pronunciarse sobre las iniciativas del PSC y Ciudadanos para reconsiderar la propuesta de las dos fuerzas soberanistas, Junts pel Sí y la CUP.

cup-mas-448El día 9 es la fecha límite que marca la ley para celebrar la primera votación de investidura y, aunque es casi imposible aplicando estrictamente el reglamento de la Cámara, tanto la CUP como Junts pel Sí querrían aprobar el texto antes de este pleno.

Por otra parte, el diputado de la CUP Benet Salellas no ha querido confirmar en reiteradas preguntas durante su intervención en el programa ‘El Món a RAC1’ de Jordi Basté si el lunes pasado se celebró una reunión secreta con Artur Mas para negociar su investidura. Salellas se ha limitado a comentar que “esta reunión ni la negaré ni la confirmaré”, tras lo cual ha señalado que “trabajamos al máximo para que haya investidura y ratifico que el president no será Artur Mas”.

Según ha adelantado ‘El Confidencial’, Salellas y otra diputada de la CUP, Anna Gabriel, se habrían reunido en secreto con la dirigente de ERC, Marta Rovira, el cabeza de lista de Junts pel Sí, Raül Romeva, y el president en funciones de la Generalitat, Artur Mas.

La insistencia de la CUP en rechazar un apoyo a la investidura de Mas está demorando la constitución del nuevo Govern, puesto que choca frontalmente con el acuerdo pactado entre CDC y ERC antes de la convocatoria de las elecciones del 27S y la constitución de la lista unitaria de JxSí. En ese pacto se advierte específicamente que Mas sería, a pesar de ir en la lista como número cinco, el candidato a presidir el futuro Govern. El propio Mas se ha encargado de defender en reiteradas ocasiones la legitimidad de ese acuerdo a la luz de los resultados electorales, pero desde la CUP se ha reiterado por activa y por pasiva que su condición (de que Mas no sea el president) es y será insalvable.

 

RELACIONADO