Forcadell da por cerrada la etapa autonómica con un ‘Viva la República catalana’ y divide al Parlament

La nueva presidenta del Parlament, Carme Forcadell (Junts pel Sí), ha dado este lunes por "cerrada la etapa autonómica" y ha propuesto a los catalanes dejar de ser "esclavos del pasado" para pasar a ser "creadores de futuro", en un discurso que ha concluido proclamando "Viva la República catalana". En ese momento, la mitad izquierda del hemiciclo, la independentista, ha arrancado a aplaudir en pie mientras la otra mitad se quedaba sentada en silencio, metáfora de una evidente división.

forcadell-600En su primer discurso tras ser elegida presidenta de la cámara, la número dos de Junts pel Sí y expresidenta de la Asamblea Nacional Catalana ha señalado que hoy se constituye en Cataluña un “Parlament soberano que quiere representar a un pueblo libre” y ha pedido a los diputados que estén “a la altura” en este “proceso constituyente” que ahora se abre. “Estamos viviendo un momento trascendental en la historia de Cataluña”, ha proclamado Forcadell, que ha definido esta nueva legislatura como “momento fundacional”, con la formación de un “Parlamento nacional con plenas atribuciones” que debe “convertirse en el lugar donde la utopía se manifiesta”.

“Viva la democracia, viva el pueblo soberano, viva la República catalana”, ha exclamado al término de su intervención, en la que ha blandido una copia de las “constituciones catalanas”, las normas promulgadas por el conde de Barcelona y aprobadas por las Cortes catalanas entre los siglos XII y XVIII: “Queremos recuperarlas”, ha dicho Forcadell, que también ha evocado la figura de Lluís Companys, expresidente de la Generalitat republicana, fusilado hace 75 años por el régimen franquista.

Forcadell, que ha sido nombrada presidenta del Parlament con el apoyo ya previsto de Junts pel Sí y la CUP y el inesperado voto a favor de cinco de los diez diputados de Catalunya Sí que es Pot (ICV, EUiA y Podemos), ha imprimido también un marcado tono de reivindicación social a su discurso. Además de reclamar que la presencia de mujeres en cargos de alta responsabilidad sea “una normalidad y no una excepcionalidad”, ha subrayado que el Parlament debe ser “ejemplo de austeridad y transparencia”, con diputados “leales a la ciudadanía y al bien común”, que aprueben “leyes para los que más lo necesiten”. “Estamos aquí para servir al pueblo”, ha afirmado Forcadell, que ha tendido la mano al conjunto de grupos parlamentarios para que la cámara sea “el Parlament de todos” y esté “al servicio de toda la ciudadanía, hablen lo que hablen, vengan de donde vengan”.

Como gesto para simbolizar esta voluntad de respeto a la “diversidad y pluralidad” representada en el Parlament, ha avanzado que propondrá que en las reuniones de la Mesa de la cámara asistan, con voz pero sin voto, representantes de PP y la CUP, los únicos dos grupos que se han quedado sin presencia en este órgano. Además de comprometerse a defender que todo el mundo se exprese “de manera ecuánime y justa” en el Parlament, ha apostado por mantener las “ventanas abiertas para escuchar la voluntad popular”.

Críticas al discurso de la nueva presidenta del Parlament

De momento, el discurso de Forcadell no ha gustado a la mitad de la Cámara, que no comparte la proclama independentista de la presidenta. Uno de los más críticos ha sido el líder del PPC, Xavier García Albiol, para quien el discurso ha sido inadmisible”, “lamentable” y una “perversión del Parlament”. Para el dirigente popular, que “la presidenta se haya atrevido en su discurso a proclamar el inicio del proceso hacia la República catalana cuando en las pasadas elecciones menos de la mitad de catalanes apoyó esta opción y cuando el Parlament debe ser la institución de todos, ha puesto en evidencia que no ha estado a la altura de las circunstancias”.

A su juicio, demuestra la “auténtica manipulación de las instituciones y la perversión del Parlament”: “Avisamos a la presidenta de que si sigue en esta dirección de intentar ser la presidenta de unos cuantos frente al resto, desde el PP no vamos a permitir que se desvíe ni un solo centímetro de lo que tiene que ser su labor”. Albiol ha considerado así que Forcadell debe “cumplir con un papel institucional y dar cobertura a todas las sensibilidades y formas de opinar”.

También el líder del PSC, Miquel Iceta, ha criticado que Forcadell haya dedicado parte de su discurso a hacer una “proclama de independentistas para independentistas”, y le ha pedido que separe sus ideas políticas de su función al frente de la Cámara. Iceta ha reconocido que le ha “gustado” la primera parte del discurso, en el que “hablaba de un parlamento como casa de todos, para todos, de diálogo y acuerdo”. “Pero no puedo compartir la segunda parte, que es un discurso de parte, una proclama de independentistas para independentistas”, ha señalado Iceta, que ha admitido que “hubiera preferido que se mantuviera el tono institucional”.

Aunque ha dicho no estar “preocupado”, Iceta ha confiado en que Forcadell “sepa distinguir lo que es su función como presidenta de sus ideas políticas, que por legítimas que sean, son solo de una parte”. El dirigente del PSC sí ha mostrado en cambio su preocupación por un inicio de una legislatura que “será probablemente muy muy corta si se cumplen los planes y la hoja de ruta de Junts pel Sí”, además de que “podría no empezar con buen pie” ante los problemas para investir a un presidente de la Generalitat “con mayoría sólida”.

Por su parte, la líder de Ciutadans en Cataluña, Inés Arrimadas, ha calificado de “excluyente” el discurso y ha cuestionado que desde ese cargo institucional pueda así representar a “todos” los catalanes. La dirigente ha denunciado que la presidenta del Parlament haya hablado “claramente” de que el nuevo parlamento tiene como objetivo “declarar la independencia” de Cataluña. En este sentido, la jefa de la oposición en el Parlament ha considerado que, en su discurso, Forcadell ha excluido a la mayoría de los catalanes, que en las elecciones del 27 de septiembre se pronunciaron en contra de la secesión.

La presidenta del grupo de Ciutadans en la cámara catalana ha recordado que en 2013 Forcadell afirmó que los votantes de su partido y del PPC “no eran catalanes”, y por ello ha cuestionado que Forcadell “cambie de forma radical su manera de ser” para poder ser la presidenta de “todos los catalanes”. En este contexto, Arrimadas ha señalado que un cargo como el de presidenta de la cámara catalana debe ser representativo y moderar los debates parlamentarios de acuerdo con su pluralidad.

Rabell cree que Forcadell ejercerá su papel con ecuanimidad

En cambio, desde Catalunya Sí que es Pot, su líder Lluís Rabell cree que la nueva presidenta de la Cámara ejercerá su cargo con “ecuanimidad” y “responsabilidad” pese a expresar sus “deseos políticos” en su discurso, y ha limitado a una cuestión “técnica” que la mitad de su grupo votase a Forcadell. Rabell ha constatado que la nueva presidenta del Parlament ha expresado en parte de su discurso su “parecer”, sus “deseos políticos” y el de la candidatura que ganó las elecciones, Junts pel Sí respecto a la independencia de Cataluña, hecho que el líder de la candidatura de confluencias de las izquierdas ve “totalmente legítimo”.

Rabell cree que no hay que dar mayor “trascendencia” al discurso con el que se ha estrenado Carme Forcadell como presidenta de la cámara: “Han sido unas palabras introductorias y una declaraciones de intenciones”, ha dicho, aunque ha vaticinado una legislatura “complicada”. “Desde su óptica independentista, es perfectamente respetable -su discurso- y tenemos la convicción de que ejercerá su papel con ecuanimidad y responsabilidad, y lo ha demostrado en otras circunstancias desde la sociedad civil”, ha agregado Rabell.

 

RELACIONADO