Una marcha racista en Colonia acaba en enfrentamientos entre la Policía y los antisistema

Más de 10.000 personas marcharon hoy en las calles de Colonia (oeste de Alemania) para mostrar su rechazo a la concentración de tintes racistas convocada en la ciudad por el grupo denominado "Hooligans contra salafistas" (Hogesa), que reunió a más de un millar de simpatizantes, según medios locales. Las concentraciones acabaron con enfrentamientos entre grupos antitisistema y de extrema izquierda y la policía, que utilizó cañones de agua para mantener separados a los manifestantes y detuvo a al menos dos personas.

Las fuerzas de seguridad desplegaron a más de 3.500 agentes, con apoyo de estados federados vecinos, para evitar disturbios violentos como los registrados justo hace un año en la ciudad.

En aquella ocasión varios centenares de hoolingans se enfrentaron a la policía y cincuenta agentes resultaron heridos.

Hoy las fuerzas de seguridad concentraron sus esfuerzos en evitar que los asistentes a la marcha de Hogesa y los contramanifestantes se encontraran y se enfrentaron a diversos grupos violentos con material antidisturbios.

La contramanifestación fue convocada por numerosas organizaciones sociales y vecinales bajo el lema “Protege a los refugiados y la dignidad humana”.

Un juzgado prohibió ayer a Hogesa concentrarse, como tenía previsto, junto a la estación central de Colonia y trasladó la marcha a otro barrio para, según argumentó, poder garantizar que el acto se desarrollaría de forma pacífica.

El pasado fin de semana, en vísperas de la elecciones municipales, un hombre con pasado neonazi hirió de gravedad a cuchilladas a la candidata a la alcaldía de la ciudad y responsable de la acogida de refugiados, Henriette Reker.

Reker, que ya ha salido de la unidad de cuidados intensivos, logró mayoría absoluta en esos comicios.