Tras la disolución de las cortes

Más de 11.000 euros de golpe en sus cuentas, el ‘privilegio’ de ser diputado y senador en España

Cobrarán sin trabajar la mayoría de ellos hasta las elecciones generales los sueldos de noviembre y diciembre a la vez, además de recibir si no son reeelegidos una indemnización de 2.813 euros por cada año en el escaño

La austeridad y los recortes son dos de los ‘castigos’ a los que se ha sometido a los ciudadanos españoles durante estos años de crisis económica. Duras medidas de las que se han salvado prácticamente los parlamentarios españoles gracias a muchos de sus ‘privilegios’ como representantes del pueblo español. Aunque la semana que viene se disuelvan las Cortes para la celebración de las elecciones generales del 20 de diciembre, senadores y diputados cobrarán las nóminas de noviembre y diciembre, de golpe, y además recibirán una cuantiosa indemnización si no son reelegidos.

Una vez disueltas las Cortes, continuarán trabajando una minoría de parlamentarios, 103 diputados y 38 senadores, en las respectivas Diputaciones Permanentes. Éstos seguirán cobrando su nómina. Pero es que también lo harán todos aquellos que este miércoles han abandonado el escaño y se han despido de las dos Cámaras.

Según el Reglamento de pensiones parlamentarias y otras prestaciones económicas a favor de los exparlamentarios, estos parlamentarios que no forman parte de las Diputaciones Permanentes tienen derecho a una ‘indemnización de transición’, que se traduce en cobrar de golpe su sueldo íntegro de dos meses, más de 11.000 euros de media.

Pero es que además si no son reelegidos el próximo 20 de diciembre en las urnas, pueden solicitar lo que se llama una indemnización por cese: 2.813 euros por cada año que hayan sido parlamentarios.

Estos dos privilegios pagados con dinero público, tanto la indemnización de transición como la indemnización por cese, deben ser siempre solicitados por los propios parlamentarios.