El ‘Cercle’ rechaza la secesión unilateral pero pide una consulta si los soberanistas ganan el 27-S

El Círculo de Economía ha emitido hoy una nota de opinión en la que se opone a la posibilidad de que las fuerzas soberanistas proclamen la independencia de Cataluña de forma unilateral en el caso de ganar las elecciones del próximo 27 de septiembre. No obstante, el importante lobby catalán que aglutina a empresarios y académicos defiende que si se produjera esa victoria de los independentistas debería convocarse "una consulta legal, acordada y bien informada". En definitiva, se puede decir que el Círculo ha plasmado en su documento varias sensibilidades después de que se evidenciara la división interna ante el proceso soberanista de la que este miércoles informa 'La Vanguardia'.

Según el periódico catalán, los empresarios afines a Artur Mas, encabezados por el vicepresidente del Círculo Artur Carulla (Agrolimen), frenaron el consenso del documento que el presidente, Antón Costas, presentó a la junta de la institución este lunes. Con el título “Ante las próximas elecciones del 27S: en defensa de la dignidad de la política”, el texto era crítico con la posibilidad de una declaración de independencia después de las elecciones y negaba que se trate de un plebiscito.

Ante la rebelión interna, Costas tuvo que revisar el documento y su nueva propuesta es menos crítica con las opciones independentistas. Reconoce que “en Cataluña existe un deseo mayoritario de mejora del autogobierno y del reconocimiento legal de las singularidades de lengua, cultura y estatus político propio”. Además, admite el derecho a consultar a los catalanes. “Si de forma mayoritaria y reiterada los ciudadanos de Cataluña diesen su apoyo a formaciones que llevan en su programa la opción de la independencia, el principio democrático de nuestra Constitución obligaría moralmente a los poderes públicos a encontrar una vía legal y acordada que permitiese celebrar una consulta específica para conocer el sentido preciso de los ciudadanos”, dice el texto.

El documento añade que, si por contra, obtienen mayoría los partidos contrarios a la independencia, “no podrá interpretarse en el sentido de que la sociedad catalana es partidaria del ‘statu quo’ y que no es necesario cambio alguno”, ya que en Catalunya hay un deseo ampliamente mayoritario de mejora del autogobierno, sin que ello implique privilegios en perjuicio del resto de españoles, constata.

Según la encuesta del CIS que se conoció la semana pasada, Junts pel Sí -el partido que integra a Convergència Democrática de Cataluña (CDC) y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC)- ganará holgadamente las elecciones, aunque no logrará mayoría absoluta, fijada en 68 diputados. Solo con la suma de la CUP logaría una ajustada mayoría absoluta en escaños. En porcentaje de votos, la suma de ambas formaciones no alcanzaría el 50%.

RELACIONADO