Se agrava el enfrentamiento del líder de Podemos con Mas y Santamaría y Duran salen en defensa de Iglesias

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha garantizado hoy que su partido no facilitará "ni por activa ni por pasiva" la investidura de Artur Mas, y ha dicho que si el presidente de la Generalitat teme que gane Podemos en España es porque sabe que "se le acaba el chollo". "Mas sabe que si ganamos en España la mayor parte de Cataluña no se querría ir", ha enfatizado Iglesias en una entrevista en la Cadena Cope tras asegurar que Podemos no votará a favor ni se abstendrá en la investidura de Mas. Por otra parte, en un mitin ante más de 2.500 personas en el parque de la Muntanyeta de Sant Boi de Llobregat, Iglesias ha contestado a la declaración del presidente de la Generalitat comparándole con José María Aznar y la ultraderecha.

“Permítame señor Mas que le diga que es usted un irresponsable, permita señor Mas que le hable de lo que significa la ultraderecha para mi familia: A mi tío abuelo lo fusilaron, a mi abuelo lo condenaron a muerte y estuvo en la cárcel, a mi abuela le cortaron el pelo y mi padre, que tiene su misma edad, estuvo en la cárcel por combatir la dictadura”, ha dicho Iglesias y ha lanzado esta petición al presidente de la Generalitat: “Un respeto señor Mas, un respeto”.

Por otra parte, el líder de Podemos le ha dirigido una pregunta: “¿Se acuerda usted de cuando en 1996 su partido ayudó a hacer presidente a Aznar? Tenga usted memoria señor Mas”. “Le pido señor Mas que tenga memoria y no se burle de la memoria de los catalanes”, ha añadido Pablo Iglesias, que ha dicho a Mas que “un presidente debe ser responsable. No diga que somos José María Aznar. Sabe que nosotros sabemos escuchar, nosotros decimos lo mismo aquí y en Madrid y no tenemos problemas con la voluntad de Cataluña, pero si tenemos problemas con los corruptos”.

Además, Iglesias le ha acusado de preferir al Partido Popular, “porque sabe que gobernando el PP en España es más fácil mantenerse en el sillón”, ha continuado Iglesias replicando a Mas, al que ha acusado de “estar anteponiendo sus intereses políticos a los nacionales. Cataluña merece un presidente responsable, que dé la cara”.

En su enfrentamiento con Artur Mas, a Pablo Iglesias le han salido dos aliados inesperados: la vicepresidenta del Gobierno y el líder de Unió. Soraya Sáenz de Santamaría ha calificado de “absolutamente delirante” la comparación de Iglesias con José María Aznar. En declaraciones en los pasillos del Congreso, tras su intervención en el Pleno de Presupuestos, la vicepresidenta del Gobierno ha reclamado al presidente de la Generalitat que tenga un “respeto a la pluralidad”. “Da la sensación de que solo lo que dice él está bien. Esto, que yo recuerde, es una democracia y nos gustaría que siguiera siendo”, ha concluido.

Por su parte, Josep Antoni Duran Lleida ha considerado que ese tipo de ataques no son la mejor manera de reconducir la situación en Cataluña y volver a la senda del diálogo.