Miles de personas llenan la Meridiana de Barcelona en la marcha independentista del 11-S

La tradicional marcha de la Diada del 11 de septiembre se ha celebrado este año en el primer día de la campaña para las elecciones del 27 de septiembre lo que le ha dado una dimensión especial. Desde 2012, el secesionismo se ha apoderado de la celebración de la Diada pero este año ha sido aún más evidente. De hecho, el lema de la Vía Lliure, que es como se conoce a la marcha, ha sido “Vía libre hacia la república catalana. Vayamos todos a votar el 27-S”. Un lema que coincide palabra por palabra con el de Junts per sí, la candidatura unitaria del independentismo en la que figuran Artur Mas y Oriol Junqueras.

mani-aerea-900
La coincidencia no es de extrañar teniendo en cuenta que en esa lista y por delante de Mas y Junqueras figura Carme Forcadell, expresidenta de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), que es la organizadora de la marcha. Su intención era llenar los 5,2 kilómetros de la avenida Meridiana de Barcelona, desde el acceso a la ciudad hasta el Parque de la Ciutadella, donde se encuentra el Parlament. Y, según las estimaciones, lo ha conseguido sobradamente aunque las cifras discrepan según la fuente. La participación ha sido de 1.400.000 personas según la Guardia Urbana y de dos millones según los organizadores. El año pasado la situaron en 1.800.000. A mucha distancia están las cifras que maneja la Delegación del Gobierno en Cataluña, que asegura que los participantes en la manifestación han sido entre 520.000 y 550.000. El año pasado redujo la asistencia a una horquilla de entre 470.000 y 520.000 manifestantes.

Lo cierto es que, como ha reconocido el socialista Miquel Iceta, había “muchísima gente” en la manifestación, pero también “mucha que no ha ido”, por lo que ha llamado a votar para tener datos certeros de lo que opinan los catalanes.”La única manera que tenemos de saber exactamente cuál es el pensamiento de los ciudadanos de Cataluña es hacer un llamamiento a la participación el próximo 27 de septiembre y que cada uno diga la suya”, ha sostenido en declaraciones a los medios durante una visita a las fiestas del barrio de Bellvitge de L’Hospitalet de Llobregat.

No cabe duda de que serán las urnas las que de verdad digan qué piensan los catalanes, pero no deja de ser un tanto excesiva la reacción de otros políticos que se oponen a la independencia como el popular Xavier García Albiol, que ha llegado a decir que esta ha sido “una de las Diadas más tristes que recuerdo”. “Queda confirmada la expulsión de la Cataluña real” de esta jornada, ha certificado el candidato a la presidencia de la Generalitat del PP.

Fuera de esa “Cataluña real” a la que aludía Albiol, cerca de 500.000 personas ya se habían inscrito previamente para ir ocupando los diferentes tramos en los que se ha dividido la avenida de la Meridiana, en la que se ha procurado dejar vacío un carril central de seis metros de ancho, por el que a las 17.14 horas ha empezado a avanzar un puntero gigante portado por varios deportistas, en dirección al escenario situado en uno de los ángulos de la Ciutadella, donde tendrán lugar los parlamentos y actuaciones.

La manifestación, teñida de blanco por las camisetas que visten los participantes y que levantan punteros de colores a medida que avanza el puntero gigante por el centro de la Meridiana, tiene lugar en medio de un clima electoral y festivo. Durante el recorrido, se han podido escuchar consignas alusivas a algunos de los mensajes que vienen lanzando los candidatos de Junts pel sí, empezando por el propio Artur Mas. “¿Qué quiere esta tropa? Seguir en Europa. ¿Qué quiere esta gente? Cataluña independiente”, ha sido una de las más repetidas.

Miembros de las dos candidaturas independentistas han acudido a la manifestación, pero no así el presidente de la Generalitat, número cuatro de la lista de Junts pel Sí que encabeza Raül Romeva. Al inicio de la marcha, el cabeza de lista de Junts pel Sí, Raül Romeva, ha pedido que “se respete” la voluntad mayoritaria de los catalanes, expresada por cuarto año consecutiva en las calles durante la Diada, “pero también en las urnas”, puesto que se trata “de un movimiento que va de abajo arriba”, ha dicho. Según Romeva, “un año más, lo que se pone de manifiesto es la gran capacidad de movilización”.

El presidente de ERC, Oriol Junqueras, se ha mostrado muy satisfecho al empezar la marcha por “la movilización extraordinaria” para participar en la manifestación independentista en la avenida Meridiana y ha expresado su deseo de que “se convierta en un gran resultado político” en las elecciones del 27 de septiembre. “Estamos viendo una movilización extraordinaria, de esto todos somos testigos”, ha afirmado Junqueras en la cabecera de la llamada Vía Libre a la República Catalana.

El candidato de la CUP a las elecciones del 27S, Antonio Baños, ha asegurado por su parte que la Meridiana, donde se celebra la manifestación independentista de la Diada, es el “punto de salida” a la “lucha por la libertad del pueblo catalán”. En declaraciones en la manifestación, se ha mostrado “convencido” de que “para llenar el Parlament primero se tienen que llenar las calles”.

En los discursos con los que se ha cerrado el acto, los presidentes de la ANC, Jordi Sánchez, y de Òmnium Cultural, Quim Torra, han dicho que estarán al lado de los futuros diputados en el camino hacia la independencia y les han pedido que sean “leales” a las urnas y no “claudiquen” ante las dificultades. Torra y Sánchez han intervenido desde el escenario principal de la “Via Lliure”. Sánchez ha pedido a los futuros diputados que sean valientes y que no nos fallen” y ha abogado por un “Estado catalán de acogida, abierto al mundo y sin corrupción”. “Cuando declaréis el inicio del proceso de independencia estaremos allá con vosotros, si llegan momentos difíciles estaremos allá con vosotros y cuando redactéis la constitución de la República catalana estaremos allá con vosotros”, ha dicho Torra.

Artur Mas no ha estado en la manifestación para reservar su rol institucional, pero a su término ha hecho una declaración institucional para valorarla. “Dejad esta miopía política, este orgullo imperial, dejad de amenazar con las leyes como si fuéramos casi delincuentes” en vez de poner la ley al servicio del diálogo y la democracia”, ha dicho el presidente de la Generalitat y ha añadido que la manifestación le ha hecho sentir orgullo, confianza e ilusión: orgullo por el civismo y capacidad de movilización de la gente; confianza, porque ya van cuatro años seguidos de grandes movilizaciones; e ilusión, porque “significa que tenemos un pueblo en marcha” en favor del derecho a decidir y en contra de nadie.

El candidato de Junts pel Sí ha considerado que después de “tantas manifestaciones, tanto apoyo institucional y tantas urnas puestas en la calle” los catalanes tienen derecho a ser “escuchados” y ser “ayudados” en lo que debería ser “la implementación” de los “mandatos democráticos” de las urnas. Ha resaltado la “inmensa capacidad de movilización” de Cataluña y su “civismo”, que es, ha apuntado, un mensaje “potentísimo de cara a Europa y a todo el mundo”. Tras recordar que Cataluña ya está en el primer día de la campaña electoral, ha subrayado que el 27S los catalanes “tienen la posibilidad no solo de influir sino de decidir”. El presidente catalán ha difundido este mensaje institucional, que ha grabado en catalán, castellano e inglés, tras una reunión con los presidente de la ANC y de Òmnium Cultural.

Repartidos por toda la Meridiana se han concentrado nombres conocidos como el del central azulgrana Gerard Piqué, el economista Xavier Sala i Martí, el expresidente del FC Barcelona Joan Laporta o el actor y concejal de ERC en Barcelona Juanjo Puigcorbé. La de hoy es la cuarta gran movilización promovida por la ANC, después de la multitudinaria manifestación de 2012 por el centro de Barcelona, la cadena humana que cruzó Cataluña de norte a sur en 2013 y la concentración que se extendió en forma de V por la Gran Via y la Diagonal en la capital catalana.

RELACIONADO