Indignación de los trabajadores de TVE ante el trato ‘amable’ a la reportera húngara que agrede a refugiados

En contraste con la ola de indignación que se ha levantado en todo el mundo ante las imágenes que muestran a una reportera húngara, Petra Lazlo, agrediendo a los refugiados que huyen de la policía en la frontera con Serbia, TVE se ha significado por justificar tan abominables hechos.

El Telediario Matinal de TVE oreció una versión endulzada de las patadas y las zancadillas de la reportera húngara a un padre cargado con su hijo y a un par de menores, hablando de “interferir” y de un despido por “conseguir la noticia”. El texto de la noticia decía lo siguiente: “Y ahí, en medio de la tensión entre la policía y los refugiados se vivió este momento. Una reportera húngara interfiere en el camino de varios inmigrantes. Un padre cae al suelo con su hijo… Conseguir la noticia le ha costado su puesto de trabajo”.

Trabajadores de la televisión pública han afirmado que la editora del informativo matinal, Indira García, fue la autora del maquillaje del texto original, que era: “Y allí, en medio de la tensión entre la policía y los refugiados llama la atención el comportamiento de esta reportera húngara que le ha costado ya su puesto de trabajo. Mientras graba imágenes, agrede a varios de ellos. Incluso a uno le pone la zancadilla y cae al suelo con un niño… Una muestra más del drama humano que vive Europa, el mayor éxodo de personas desde la II Guerra Mundial”.

Las protestas de la redacción, consiguieron que en las edición del Telediario de la tarde-noche se presentara la noticia en el mismo tono que el resto de los medios, esto es, describiendo a la reportera como una agresora.