Un total de 225 personas mueren en las carreteras en verano, cinco más que en 2014

La DGT destaca sin embargo que en lo que del 1 de enero al 2 de septiembre ha habido 727 fallecidos, 16 menos que en 2014

Un total de 225 personas han fallecido en las carreteras durante la Operación Verano, desplegada por la Dirección General de Tráfico (DGT) en los meses de julio y agosto, lo que representa un aumento del 2 por ciento (cinco fallecidos más) respecto al mismo periodo de 2014, según ha señalado la Directora General de Tráfico, María Seguí, durante la presentación del balance de siniestralidad estival, por lo que se invierte la tendencia a la baja registrada en los últimos años.

Aunque esta cifra supone cinco víctimas mortales más que en el mismo periodo del año anterior, Seguí ha destacado que, hasta las 24 horas del 2 de septiembre, se llevan contabilizados un total de 727 fallecidos, 16 menos que en 2014, lo que supone un descenso del 2 por ciento en comparación con la misma fecha del año pasado.

Por meses, hubo seis fallecidos más en julio y uno menos en agosto. En cuanto a las comunidades autónomas, los mayores incrementos de siniestralidad durante el verano se han registrado en Cataluña (con 19 víctimas mortales más, un 20%) y País Vasco (con 19 víctimas mortales más), mientras que en el resto hay 54 fallecidos menos, lo que supone un descenso del 8,5%.

Seguí, que ha destacado que este verano no se han producido retenciones significativas en los accesos a las grandes ciudades, ha señalado que, “aunque estamos en un momento de peligro” que obliga a seguir tomando medidas, mantiene la esperanza el objetivo de “cero accidentes”, para lo cual ha dicho que es innegociable la reducción de la velocidad en las carreteras secundarias. También ha opinado que hay que tomar medidas para que los conductores usen más las autovías y las autopistas que son más seguras.

Durante los pasados meses de julio y agosto se han registrado 81 millones de desplazamientos por carretera, un 3 % más que el verano pasado, y el 27 % de las víctimas mortales ocurrieron en los tramos de especial peligrosidad identificados por la Dirección General de Tráfico (DGT) y han descendido las que viajaban en furgoneta, 17 frente a los 26 del verano pasado.

Treinta de los fallecidos en turismo o furgoneta no hacían uso del cinturón de seguridad y seis de los usuarios de vehículos de dos ruedas no llevaban casco.

El número de accidentes en los que hubo víctimas mortales ha sido de 219, diecinueve más que en el verano anterior, mientras en el caso de heridos que requirieron ingreso hospitalario se produjo un descenso del uno por ciento, al pasar de 1.034 a 1.021.

Para los responsables de la DGT hay que tener en cuenta que el número de turistas que han visitado España ha crecido un 4,7 %, alcanzando los 38 millones en el primer semestre del año y solo en julio lo hicieron 8,8 millones, un 6,3 % más, casi dos millones de ellos por carretera.

En julio se realizó una campaña de vigilancia de la velocidad, en la que se controló a 581.000 conductores, de los cuales casi 28.000 superaban los límites permitidos. En la campaña de intensificación de controles para la detección de alcohol y drogas, entre los días 10 y 16 de agosto, se realizaron 157.000 pruebas y se detectaron casi dos mil conductores que dieron positivo, un 1,2 %, mientras que de drogas se efectuaron casi 1.400 resultando positivas 486, el 34,83 %.

Respecto al verano pasado han aumentado las víctimas mortales que viajaban en ciclomotor, motocicleta y camión y se han reducido los fallecidos que se desplazaban en furgoneta, bicicleta y turismo.

La edad media de los vehículos en los que viajaban los fallecidos sigue incrementándose respecto al del verano pasado de tal forma que los turismos han aumentado su antigüedad en un año más, llegando a los casi doce años, y las motos han pasado de 8,9 en 2014 a 11,2 este año, mientras que las furgonetas se mantienen en los 11,8.

Además, han aumentado en doce los fallecidos en carreteras convencionales al pasar de 158 a 170. Estas carreteras, que solo tienen un carril en cada sentido, siguen siendo las que más víctimas registran, el 85 %, frente a las autovías y autopistas, que este verano han dejado siete muertos menos (55) que en 2014, lo que supone una reducción del 28 %.

Las salidas de la vía siguen siendo el tipo de accidente más frecuente con el 44 por ciento de las víctimas mortales (98 personas), mientras que en colisiones frontales fallecieron 47, 49 en otro tipo de colisiones entre vehículos y 19 en atropellos.