La farmacia del siglo XXI apuesta por las nuevas tecnologías, la formación y la información

Y tiene que tener en cuenta factores como el envejecimiento de la población, la soledad de las personas mayores y la era digital

Farmacia y tecnología en la UIMP | EP

La consolidación de las nuevas tecnologías y la formación son dos de los principales retos en el mundo de la farmacia del siglo XXI, ha detallado hoy en Santander el presidente de Cofares, Carlos González Bosch.

González Bosch ha inaugurado hoy en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en Santander, junto a representantes del ministerio de Sanidad, el curso “Formación, información y nuevas tecnologías en la farmacia del siglo XXI”.

El presidente de Cofares ha subrayado que la farmacia tiene que responder a la demanda que le plantea la propia sociedad, porque “se enfrenta a un nuevo reto relacionado con la labor asistencial y la integración con el equipo multidisciplinar del que se compone”.

El rector de la UIMP, César Nombela, quien también ha intervenido en la inauguración de este encuentro -patrocinado por la cooperativa de distribución de medicamentos y productos sanitarios Cofares y el Instituto de Formación Cofares-, ha remarcado que la Universidad “requiere de una actualización para el avance del conocimiento”.

En el acto también han estado el vicepresidente del Consejo Asesor de Sanidad, Julio Sánchez Fierro, y el director general de Cartera de Servicios y Farmacia, Agustín Rivero, quienes han compartido la idea de que las nuevas tecnologías constituyen una “nueva forma de hacer farmacia”.

Según Sánchez Fierro, director de este curso, la farmacia no sólo requiere estar gestionada de otra manera sino que también tiene que tener en cuenta otros factores como “el envejecimiento demográfico, la soledad de las personas mayores y la era digital en la que estamos”.

González Bosch ha matizado que actualmente el 16 % de la población es mayor de 65 años y estima que a mediados del presente siglo esa cifra se incremente al 36 %.

Para Sánchez Fierro, “España tiene que poner en marcha una estrategia nacional de salud que se traducirá en beneficios para el sistema”.

Por su parte, Agustín Rivero ha incidido en que “todos debemos apostar por un farmacéutico cada vez más vinculado con el sistema nacional de salud”.

De hecho, ha señalado que hay que impulsar el uso responsable de los medicamentos por la población, porque hay muchos lugares en los que el farmacéutico se constituye como el único sanitario que da información a los pacientes.

Según Rivero, hay que seguir el camino de la informatización pero teniendo en cuenta los nuevos horizontes que se plantean como es el caso del Big Data -encargado de la gestión de datos.

Gracias al Big Data, ha dicho, ya cuentan, por ejemplo, con datos relevantes acerca de los pacientes con hepatitis C debido al registro de su número y la medicación que utilizan junto a los resultados que obtienen.

El director general de la Cartera de Servicios y Farmacia ha explicado que hay que trabajar hacia líneas de trazabilidad y seguimiento de los medicamentos para evitar su falsificación.