Renzi cree que el Eurogrupo podría aprobar este sábado el tercer rescate a Grecia

El problema griego parece tener las horas contadas y este mismo sábado, un día antes de lo esperado, podría ponerse fin al quebradero de cabeza de Europa de los últimos meses. Esta posibilidad ha sido apuntada este viernes por el primer ministro italiano, Matteo Renzi,quien se ha mostrado confiado en que se pueda alcanzar un acuerdo sobre Grecia ya el sábado durante la reunión que mantendrán en Bruselas los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona, un día antes de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del domingo que podría ser finalmente desconvocada. Por otro lado, en la recta final de las negociaciones con los socios, Tsipras, busca este viernes el apoyo del Parlamento al paquete de reformas propuesto, en un esfuerzo por mostrar fiabilidad hacia afuera y cohesión interna, una votación que se espera para pasada la medianoche.

El último paquete de medidas presentado por Atenas es muy similar a la última oferta de la troika que fue rechazada por los griegos en un referéndum, según fuentes comunitarias, lo que puede acelerar el visto bueno de los socios europeos, algunos de los cuales ya han mostrado su apoyo al plan de reformas.

“Esperamos no volver a vernos otra vez el domingo. Eso quiere decir que el acuerdo sobre Grecia puede alcanzarse incluso la jornada del sábado por los ministros de Economía”, dijo Renzi. “Soy más optimista que en el pasado”, agregó Renzi sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo sobre la propuesta presentada anoche por el Gobierno griego.

“Trabajamos para ello y puede que lo cerremos antes del domingo”, dijo el jefe del Gobierno transalpino, quien agregó: “tenemos que salvar a Grecia con el apoyo de su Gobierno, de otra manera no es posible.

En la misma línea, el presidente de Francia, François Hollande, se mostró también este viernes  optimista de cara a que el Eurogrupo llegue a un acuerdo con Grecia porque el programa que presentó anoche Atenas “es serio y creíble”. “Ahora se deben lanzar las negociaciones, pero con la voluntad de concluirlas”, agregó el jefe del Estado francés, quien precisó que “hace falta disciplina” pero también “tender la mano” a un país “en dificultades”. No obstante, Hollande precisó en París y ante los medios de comunicación que “las próximas horas son importantes” porque “aún no hay nada hecho”.

El presidente francés, en el ala menos crítica con Grecia de entre los países de la zona euro, señaló que París hará “todo lo posible para llegar a un buen acuerdo, un acuerdo respetuoso” porque con su propuesta Atenas ha demostrado que “quiere permanecer en la zona euro”.

Alemania por su parte rechazó hacer este viernes declaraciones sobre la última propuesta de Grecia.  El portavoz del Ejecutivo, Steffen Seibert, señaló en una rueda de prensa que “el expirado segundo programa ya no existe” y que “lo que se requiere es un nuevo programa a largo plazo que vaya más allá en sus exigencias y obligaciones de los discutido a finales de junio”. Se trata, recordó, de diseñar un camino de reformas por varios años hasta 2018 “que pueda conducir al país de forma duradera hacia una situación más sostenible”.

Subrayó que sólo si Atenas describe de forma “seria y fiable” las “líneas maestras” de lo que está dispuesta a hacer en “este largo camino de reformas” e identifica “acciones prioritarias”, Berlín podrá acudir al Bundestag para solicitar un mandato que pueda dar paso al inicio de negociaciones para un nuevo programa.

Seibert rechazó evaluar el contenido de la propuesta griega y adelantarse así a las instituciones -Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Central Europeo (BCE) y Comisión Europea (CE)- y se limitó a señalar que “ha tomado conocimiento” de su presentación anoche “dentro del plazo acordado”. Recordó que la presentación de una lista de reformas era una condición para poder esclarecer “si existe una base para poder alcanzar un acuerdo” para un programa de ayuda del Mecanismo Europeo de Estabilidad Económica (MEDE), como solicita Atenas, y respetar “las normas comunes y las obligaciones vigentes”.

Por otro lado, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, tildó este viernes  de “buena propuesta” la lista de reformas que presentó a sus acreedores el Gobierno griego, que a su juicio “avanza ahora en la dirección correcta”. “A primera vista, creo que es una buena propuesta que puede ser la base para más negociaciones y espero que el análisis de mañana de los ministros de Finanzas logre un resultado constructivo”, aseguró el político socialdemócrata alemán.

Schulz, que no quiso avanzar los resultados del análisis que se realiza en Bruselas de esta propuesta, agregó que su “impresión” es que “el Gobierno griego avanza ahora en la dirección correcta”. “Seguro que no hemos llegado a nuestro destino, pero éste es un paso en la dirección correcta”, indicó.

En la misma línea,  el presidente del Eurogrupo, el holandés Jeroen Dijsselbloem, calificó de “meticulosas” las propuestas del Gobierno de Alexis Tsipras y advirtió de que “habrá que tomar una gran decisión, en un sentido o en otro”.

Posible acuerdo este sábado en el Eurogrupo

Las expectativas aumentan sobre la posibilidad de que, esta vez sí, el Eurogrupo cierre este sábado  con Grecia un acuerdo que asegure la permanencia del país en la eurozona y permita abrir las negociaciones sobre un tercer rescate.

Las instituciones que eran conocidas como la troika estudian el plan que el Gobierno de Alexis Tsipras envió el jueves  a sus acreedores y socios, en el que incluye medidas como subidas de impuestos directos e indirectos, aumentos de las cotizaciones sociales, privatizaciones y ajustes en las pensiones. Una “capitulación” ante las instituciones aunque “necesaria”, en palabras del propio ministro de Trabajo griego, Panos Skurletis.

La Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE), que también colaboran con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el delicado análisis de la sostenibilidad de la deuda griega, tienen la intención de trasmitir hoy mismo a los países de la zona del euro sus conclusiones sobre el plan griego. El análisis de las instituciones también observará si hay un riesgo para la estabilidad financiera de la zona del euro y cuáles son las necesidades actuales y potenciales de financiación de Grecia, que está en una situación delicada con unas arcas públicas exiguas y un corralito impuesto a la banca hace 12 días.

Los líderes de las tres instituciones, Jean-Claude Juncker (CE), Mario Draghi (BCE) y Christine Lagarde (FMI) han mantenido una teleconferencia para abordar directamente el análisis, de la que no han trascendido detalles.

Las instituciones presentarán sus conclusiones el sábado a partir de las 08:00 GMT a los segundos de los ministros de Economía y Finanzas del euro, que prepararán el encuentro del Eurogrupo que comenzará cinco horas más tarde.

Los ministros llegarán a su enésimo encuentro extraordinario en Bruselas con el ánimo puesto en sellar un acuerdo con Grecia, después de más de cinco meses de tensas negociaciones, siempre y cuando las instituciones aporten una conclusión positiva de las medidas presentadas por Atenas.

Grecia promete reformas inmediatas para cerrar el acuerdo

En las últimas semanas, Grecia ha visto expirar su segundo rescate sin un consenso con sus socios para acceder a los 7.200 millones de euros que seguían pendientes en el programa, justo el mismo día en el que incumplió el pago de 1.600 millones de euros que debía abonar al FMI.

Los griegos rechazaron en el referéndum -más del 61 % de los votantes– la última oferta propuesta por los acreedores, siguiendo el consejo defendido por el propio Gobierno de Tsipras, aunque las medidas ahora propuestas van, a grandes rasgos, en la misma línea.

“Viendo los últimos acontecimientos y escuchando al Gobierno de Grecia, uno puede preguntarse cómo de rápido una oruga puede transformarse en una mariposa”, afirmó el ministro de Finanzas de Eslovaquia, Peter Kazimir, uno de los países que más duros se han mostrado con Grecia.

En su ánimo de lograr un acuerdo para abrir las negociaciones de un tercer rescate lo antes posible y reforzar la confianza de sus socios sobre sus intenciones, el Gobierno griego ha prometido empezar a aplicar reformas ya a partir de la próxima semana, un movimiento bien acogido por sus socios.

Si se logra un acuerdo el sábado, se espera que se desconvoque una de las dos reuniones de jefes de Estado y de Gobierno que estaban previstas para el próximo domingo, probablemente la que iba a reunir a los líderes de los países del euro por separado, antes de la reunión a Veintiocho.

El lunes, los ministros de Economía y Finanzas se vuelven a reunir en un encuentro formal del Eurogrupo, en el que Grecia volverá a ser un punto destacado de la agenda, junto a la elección del nuevo presidente de este foro, puesto al que aspiran su actual presidente, el holandés Jeroen Dijsselbloem, y el ministro español de Economía, Luis de Guindos.

Si se acuerda comenzar las negociaciones para un tercer rescate, la decisión tendrá que recibir también el visto bueno de los parlamentos de Alemania, Holanda, Finlandia, Eslovaquia, Estonia y Austria, según fuentes europeas, proceso que se iniciaría ya el lunes y martes de la próxima semana.

El objetivo es llevar a cabo todos los trámites para lograr pactar el rescate lo antes posible, tras lo que sería necesario volver a consultar a los parlamentos nacionales, todo con la vista puesta en el pago de 3.500 millones de euros que Grecia debe devolver al BCE el próximo 20 de julio.

 

RELACIONADO