EEUU desplegará 250 tanques y artillería pesada en el este de Europa

Las tres repúblicas bálticas reciben con satisfacción el anuncio y agradecen el apoyo de Washington frente a las amenazas rusas

El secretario de Defensa de EEUU, Ashton Carter |

El secretario de Estado de Defensa de EEUU, Ashton Carter, avanzó este martes que su país desplegará temporalmente tanques, vehículos blindados y artillería en Bulgaria, Polonia, Rumanía, Estonia, Letonia y Lituania. Carter detalló los proyectos de la Administración estadounidense en una rueda de prensa en Tallin, la capital de Estonia, junto a los ministros de Defensa de las tres repúblicas bálticas, que recibieron con satisfacción el anuncio y agradecieron el apoyo de EEUU frente a las amenazas rusas.

El secretario de Estado explicó que Bulgaria, Polonia, Rumanía, Estonia, Letonia y Lituania han aceptado acoger equipamiento militar pesado para una compañía o a un batallón.

Un comunicado del Ejército de EEUU eleva el armamento a 250 tanques y más de un millar de vehículos de infantería, suficientes para equipar hasta a 5.000 soldados. Una gran parte está ya en Europa y han participado en maniobras militares recientes en la región.

El objetivo es que las dotaciones militares estadounidenses se muevan en la región para participar en maniobras y entrenamientos.

Carter visitó Tallin antes de participar este miércoles en Bruselas en la reunión de ministros de Defensa de los países de la OTAN y después de visitar el lunes Alemania, donde confirmó la participación de EEUU en la fuerza aliada de reacción rápida.

En Berlín, Carter ratificó el compromiso estadounidense con la OTAN para defender a Europa “de las acciones rusas y de los intentos de crear una esfera de influencia como en los tiempos de la Unión Soviética”.

Aunque subrayó que su país no quiere una nueva Guerra Fría, también instó a los aliados europeos a prepararse para hacer frente a nuevas amenazas y alentó a Alemania a asumir un papel de liderazgo.

Su agenda en Tallin incluyó reuniones con el presidente estonio, Toomas Hendrik Ilves, y con el primer ministro del país, Taavi Roivas.