Detenido el líder de la facción legal de los Latin Kings y otras 28 personas en Cataluña

Los Mossos d'Esquadra dan por desmantelada la asociación Unión de Culturas después de una operación que se ha desarrollado en diferentes poblaciones

Los Mossos d'Esquadra han detenido al cabecilla de Unión de Culturas, una facción legal de los Latin Kings relacionada con varias agresiones, entre ellas una a un exmiembro de la banda al que el pasado noviembre amputaron los dedos, en la operación desplegada este miércoles en varias poblaciones catalanas. La operación, que se ha iniciado a las 6:30 horas de esta mañana y permanece abierta, ha comportado ya al menos 29 arrestos y trece registros en domicilios y locales de Barcelona y varias poblaciones del área metropolitana, donde los agentes buscan fundamentalmente armas y drogas.

Los detenidos, pertenecientes a la Unión de Culturas, una facción de los Latin Kings que se inscribió legalmente como asociación cultural hace unos años, están acusados de los delitos de lesiones, extorsiones y tráfico de drogas.

Entre otras agresiones, se les acusa de las lesiones causadas a un disidente de la banda al que el pasado mes de noviembre supuestamente cortaron un dedo como represalia por haber abandonado la organización, en un ataque planificado con navajas y machetes.

Por esa agresión, la policía catalana detuvo a ocho jóvenes, varios de los cuales entraron en prisión preventiva acusados de los delitos de homicidio en grado de tentativa, lesiones y pertenencia a grupo criminal.

Con la detención del supuesto cabecilla de la banda, los Mossos d'Esquadra consideran desmantelada la estructura de la organización, fuertemente jerarquizada y con un reparto estricto de funciones entre sus miembros, por lo que además podría imputarse a los detenidos su pertenencia a un grupo criminal o un delito de asociación ilícita.

'Los torcidos'

La organización desmantelada tramitó su inscripción como asociación cultural, bajo el nombre Unión de Culturas, a raíz de los procesos que el Ayuntamiento de Barcelona impulsó en 2004 para que los Latin Kings, con una importante presencia en la capital catalana, se legalizara y abandonara la violencia.

En marzo del año pasado, otra operación de los Mossos d'Esquadra descabezó a la Almighty Latin Kings Nation (ALKN), una de las tres facciones rivales en que los Latin Kings se dividieron en el año 2006, junto a la Almigthy Latin Kings and Queens Nation (ALKQN) y la Unión de Culturas, conocida despectivamente como 'los torcidos'.

El dispositivo policial ha comportado ya trece entradas y registros en domicilios particulares y locales supuestamente controlados por la banda en Barcelona (principalmente en los barrios de Clot y Poblenou) y en Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), donde se ha arrestado al supuesto líder de la red.

También se han practicado registros en las poblaciones barcelonesas de Sant Boi de Llobregat, Santa Coloma de Gramenet, L'Hospitalet de Llobregat, Rubí, Badalona, Caldes d'Estrac y Terrassa.

Una de las entradas se ha producido en el número 630 de la calle Mallorca de Barcelona, donde los Mossos han roto el cristal de la puerta para acceder al interior del edificio, del que se desprende un fuerte olor a marihuana.

En el edificio, ante el que se encuentran dos camiones de la Brigada Móvil (Brimo), los Mossos han encontrado un centenar de plantaciones de marihuana y un aparato de aire acondicionado para ventilar la zona.