Los empresarios catalanes a Pedro Sánchez: ‘El PSOE ha perdido votos, contribuya a la gobernabilidad’

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha reprochado hoy al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ser en la actualidad el mayor factor de inestabilidad política, económica y territorial que hay en España. Sánchez ha tenido que escuchar antes del presidente del Círculo de Economía la petición de "reducir incertidumbres en el ámbito de la gobernabilidad", tras recordarle que ha perdido votos en las elecciones municipales y autonómicas.

“El factor de inestabilidad política en España se encuentra en la Moncloa y se llama Mariano Rajoy”, ha subrayado Sánchez en su intervención en las XXXI Jornadas del Círculo de Economía que se celebran en Sitges y ante los riesgos de inestabilidad que se apuntan tras las elecciones del pasado 24 de mayo.

El secretario general del PSOE ha subrayado que “hay que apostar por la estabilidad de verdad” y ha considerado que la reforma laboral, la amnistía fiscal o la falta de asunción de responsabilidades por parte de Rajoy en el caso Bárcenas es lo que está provocando la inestabilidad en el país.

Previamente, el presidente del Círculo de Economía, Antón Costas, ha planteado hoy al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, la necesidad de reducir, “en la medida de lo posible”, las incertidumbres políticas que puedan existir tras las elecciones del 24M y que se hagan las reformas necesarias para impulsar la recuperación de España.

Costas, que ayer apeló en este mismo encuentro al presidente catalán, Artur Mas, a abandonar las vías “unilaterales”, ha defendido hoy ante Sánchez la conveniencia de que en el horizonte de la nueva legislatura se lleven a cabo una serie de reformas en el ámbito político que impulsen la recuperación del país.

El presidente del Círculo de Economía ha trasladado asimismo a Sánchez la necesidad de que se reduzcan las incertidumbres políticas derivadas de las elecciones municipales y autonómicas del pasado domingo. Costas ha recordado que el PSOE ha perdido votos en estos comicios, aunque “todo hace pensar que va a tener cuotas de poder muy importantes”, por lo que le ha emplazado a “reducir incertidumbres en el ámbito de la gobernabilidad”.

Pedro Sánchez, por otra parte, se ha referido al proceso soberanista catalán para exigir al presidente de la Generalitat, Artur Mas, que renuncie a su “estrategia frentista” con el Estado, y al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que abandone su “inmovilismo” y avale una reforma de la Constitución.

El secretario general del PSOE ha reiterado su defensa de la Constitución “frente al rupturismo de unos y el inmovilismo de otros”. A su juicio, la posición del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de “no hacer nada”, y la de los que abogan por “liquidar la Constitución de 1978 insultando la memoria de generaciones que lucharon por que España tuviese una democracia”, “rompen el pacto entre generaciones” que representa el texto constitucional como marco de convivencia ciudadana. “Nosotros -ha dicho Sánchez- rechazamos ambos frentes y defendemos el reformismo constitucional para modernizar una España plural sin exclusiones”.

Ha reconocido que la tarea no es fácil ni de corto plazo pero ha insistido en que España debe salir de sus inercias más conservadoras y de la “miopía” de Rajoy. A su juicio, Cataluña se sitúa en el centro de este debate como síntoma de la necesidad de renovar el modelo autonómico. “Defendemos la unión de España, no el neocentralismo del actual Gobierno ni el independentismo, y denunciamos -ha añadido- la incapacidad del Gobierno para resolver los problemas de funcionamiento del modelo, su bloqueo para reformar el Senado, su incumplimiento de renovar el sistema de financiación autonómica y su desprecio absoluto a la cooperación entre administraciones”.

Frente a ello, ha explicado que la alternativa que plantea el PSOE no rompe con el modelo autonómico, pero “lo hace evolucionar hacia fórmulas federales exitosas”. Se trata, ha insistido, de reformar la Constitución para hacer del Senado una verdadera Cámara de representación territorial, clarificar las competencias, mejorar la financiación autonómica, aumentar la cooperación institucional, corregir duplicidades y reconocer la singularidad de pueblos como Cataluña. Pero al mismo tiempo ha insistido en el rechazo frontal al “independentismo” porque llevaría “a la ruptura de la convivencia de toda la vida”.

En ese contexto, ha insistido en que la reforma de la Constitución es un problema de España en su conjunto y ha denunciado una “manipulación de la sociedad catalana por parte del independentismo catalán que inexplicablemente ha abrazado Mas”.  Por ello, ha exigido al presidente de la Generalitat que reconsidere su “estrategia frentista” porque considera que si algo han dicho los catalanes el pasado 24 de mayo es que no quieren que siga abriéndose esa brecha. “Es hora de tender puentes, no de seguir abriendo frentes”, ha añadido antes de reconocer, no obstante, que es evidente que hay que blindar competencias en asuntos como la lengua o la cultura para pueblos con singularidades como el catalán.

Ha dicho que lo que desea el PSOE es que los catalanes expresen su opinión en dos votaciones, una con el resto de España para votar la reforma de la Constitución y una segunda que sea el nuevo Estatuto adaptado al nuevo texto constitucional.

RELACIONADO