Susana Díaz arremete contra Podemos por poner líneas rojas en Andalucía y pedir cheques en blanco en Madrid

La líder del PSOE andaluz cree que no debe cerrarse un acuerdo global con Podemos, sino que debe analizarse caso por caso. Concretamente, Susana Díaz ha arremetido contra la formación de Pablo Iglesias por poner "poner líneas rojas" al PSOE en sitios donde tiene que apoyarle -ese es el caso de Andalucía donde la investidura de la presidenta en funciones sigue empantanada- y, en cambio, "pedir cheques en blanco en aquellos sitios donde creen que puedan gobernar", como es el caso del Ayuntamiento de Madrid.

635684306842906669wLa presidenta en funciones de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha pedido este jueves a su partido que en materia de pactos en municipios y comunidades autónomas, no esté “frente de nadie, ni en ningún bloque”, sino que sepa gestionar en cada sitio las alianzas que mejor responden a lo que piden los ciudadanos. Díaz ha expresado este mensaje en declaraciones a los periodistas después de la reunión que ha mantenido con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en la sede de Ferraz de Madrid para analizar la política de pactos tras las elecciones municipales y autonómicas.

“Lo que no podemos hacer nunca es estar enfrente, contra nadie, ni a favor de nadie, ni ser los escudos frente a nadie, ni ser la pasarela para otros. Si somos capaces de hacer eso bien, estaremos respondiendo a la confianza que han depositado los votantes en el PSOE“, ha sostenido la líder del PSOE andaluz.

Díaz ha arremetido contra Podemos por “poner líneas rojas” al PSOE en sitios donde tiene que apoyarle y, en cambio, “pedir cheques en blanco en aquellos sitios donde creen que puedan gobernar”. “Eso no es diálogo, ni entendimiento. Espero que recapaciten”, les ha reclamado la presidenta andaluza.

En cuanto a las primarias socialistas, Susana Díaz, ha afirmado que “a la gente no le preocupa en estos momentos” las primarias del PSOE, sino la formación de los gobiernos en las comunidades autónomas y ayuntamientos y cómo se resuelven sus problemas.

En declaraciones a los periodistas al término del encuentro, ha rechazado opinar sobre si le gustaría que se retrasara la consulta o si ella va a ser rival de Sánchez. “Saben que no voy a entrar en el proceso de primarias. No voy a opinar, no lo he hecho en ningún momento. Me voy a mantener neutral y no voy a cambiar mi posición en estos momentos”, ha asegurado. Según la presidenta andaluza, las primarias no han sido “en absoluto” asunto de debate en la reunión con el secretario general, que se ha prolongado durante casi hora y media.

“Tengo toda la energía puesta al servicio del mandato que nos han dado en las urnas los ciudadanos el pasado domingo. En eso es en lo que tenemos que estar, que es lo que le preocupa la gente”, ha comentado. Díaz ha hecho hincapié en que “a la gente no le preocupa en estos momentos unas primarias, sino su ayuntamiento, su comunidad, su gobierno, quién le va a resolver sus problemas y atender los servicios públicos”.

El Comité Federal, máximo órgano del partido entre congresos, aprobará el próximo sábado las bases reguladoras de las primarias del 26 de julio, a las que Sánchez ya ha garantizado que se presentará.

El diario El Mundo publicó este jueves que el PSOE andaluz ha pedido a Ferraz que se retrase la fecha. Preguntado por este asunto, Díaz ha respondido: “Ni he entrado, ni voy a entrar en eso. Pregúntenle al medio de comunicación que lo haya publicado, que creo que a mí no me ha preguntado antes de publicarlo”.

La líder del PSOE andaluz ha explicado que ha hablado con Sánchez de lo que en estos momentos interesa a los ciudadanos y en cómo responder “al nuevo tiempo de pluralidad” que se da en las instituciones tras el 24M, que “necesitan de diálogo, consenso y entendimiento”. “Por encima de todo, hay que poner los intereses de la gente por delante de los intereses de los partidos”, ha remarcado.

Ante la expectación que suscita la falta de sintonía que aparenta en su relación con Sánchez, la presidenta andaluza ha dicho tajante: “Para estas historias, ya no estoy”. “Con la que está cayendo en España, con la situación que tiene este país, que tengamos que estar en que si se miran más, se miran menos, hablan más o hablan menos, me parece a mí que esto es también ridículo. Me parece un poco cosa de niños”, ha lamentado Díaz.

RELACIONADO