Wyoming rompe su techo de ‘share’ con Cristina Cifuentes

'El Intermedio' dispara su cuota de pantalla tras los comicios municipales y autonómicos

Es la referencia nocturna del análisis televisivo de la resaca electoral. Pero no es un informativo, es un show de humor. Este martes, por segundo día consecutivo, ‘El Intermedio’ de El Gran Wyoming ha batido su propio récord histórico en cuota de pantalla con un 17,6 por ciento de ‘share’.

Más de 3,2 millones de espectadores acuden al espacio de La Sexta para informarse de los movimientos políticos diarios. Un excelente dato, por encima de telediarios tradicionales, que se ha conseguido gracias a que el formato (de la productora Globomedia) ha sabido entender el tiempo en el que vivimos: donde el espectador valora la mirada crítica y corrosiva, que habla el lenguaje de la calle frente a los guiones de trincheras preestablecidas de la vieja política.

En este sentido, ‘El Intermedio’ ha logrado el más difícil todavía: poner en contexto la actualidad a través de la comedia más lúcida. Un trabajo fruto del equipo de guionistas, redactores y realizadores que sabe diseccionar el torbellino noticioso sin olvidarse de dar voz a todos los partidos en juego. Grandes o pequeños. De esta forma, el espacio de La Sexta también está potenciando las entrevistas, en su propio plató.

Este lunes, acudió Manuela Carmena. El martes, Cristina Cifuentes. Lo que ha supuesto un acierto, pues ha disparado la expectación por ver cómo se desenvuelven los representantes electos junto a Wyoming, Sandra Sabatés y la maldita hemeroteca.

Porque el éxito de ‘El Intermedio’ es que es un informativo muy serio. Porque el humor es un trabajo muy serio. Más aún, cuando ejemplifica el sano ejercicio de masticar la cruda realidad con la más brillante de las comedias. Una comedia que ha conectado con una importante parte del público que se sentía huérfano de informativos próximos e identificables que no se quedaran sólo en la rueda de prensa, el titular prefabricado o la nota de gabinete de comunicación.