Cospedal presionó al TC para que tumbase su ‘pucherazo electoral’ al no calcular el ascenso de Podemos y C´s

El pasado 24M, María Dolores de Cospedal fue víctima de la ‘trampa electoral’ que su Gobierno aprobó en Castilla-La Mancha el pasado julio. Y es que cuando pensó en reducir el número de diputados calculando que así ganaría las elecciones no tuvo en cuenta un factor: los partidos emergentes como Podemos ni Ciudadanos. Un grave error que trató de subsanar sin éxito meses después dirigiéndose de manera informal al Tribunal Constitucional (TC) para que tumbase su propia ley aceptando el recurso que los socialistas presentaron el pasado julio.

El alto tribunal rechazó la manera en que la presidenta manchega y secretaria general del PP trató de influir en sus decisiones y posibles veredictos y le recordó que sus miembros y veredictos no están al servicio de ningún Gobierno o partido, según fuentes jurídicas.

Meses después, en diciembre, Cospedal vio con horror como su ‘pucherazo electoral’ era validado por el TC al ser rechazado el recurso del PSOE contra la reforma del Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha y después, en febrero, también era tumbado el recurso que presentó el Grupo Parlamentario Socialista en el Senado contra la reforma de la ley electoral de Castilla-La Mancha.

Las elecciones andaluzas reafirmaron sus temores con el ascenso no sólo de Podemos sino también de Ciudadanos.

Lo irónico es que el pasado 24M Cospedal cayó en su propia ‘trampa electoral’, ya que el partido más afectado por la reducción de escaños fue el PP y además impidió a Ciudadanos entrar en la Cortes manchegas, que podía haberse convertido en un posible aliado para mantenerse en el poder.