Dirigentes de IU piden el voto para Ahora Madrid y ahondan la crisis de la coalición

Dirigentes de Izquierda Unida Federal como Enrique Santiago, Alberto Arregui, Fran Pérez, Yolanda Díaz, Joan Josep Nuet, Sira Abed Rego y Victor Domínguez han firmado un manifiesto en apoyo a la candidatura de unidad popular Ahora Madrid, que encabeza la exjueza Manuela Carmena. La iniciativa pretende aprovechar una coyuntura que se adivina favorable para sus intereses con el objetivo de derrotar a la derecha que gobierna en la capital.

carmena-448El daño colateral ha sido resucitar las tensiones que desembocaron en la salida de los ganadores de las primarias de IU para liderar sus candidaturas, Tania Sánchez y Mauricio Valiente, ambos defensores de la confluencia con la plataforma inspirada por Podemos.

Mauricio Valiente abandonó la candidatura en plena polémica sobre la convergencia de IU con Ahora Madrid y alegó que se marchaba porque no podía celebrarse con garantías el referéndum entre militantes que la dirección federal exigía para permitir esa unión. Tras su renuncia, la dirección regional situó como cabeza de cartel a Raquel López, perdedora de las primarias contra Valiente. López se ha preguntado este martes “dónde tienen los valores y la lealtad” los simpatizantes que han suscrito el manifiesto pidiendo el voto para Ahora Madrid.

El manifiesto considera que “el Ayuntamiento de Madrid ha sido durante demasiados años el laboratorio y escaparate de la derecha más radical y su proyecto neoliberal. A la vez, ha sido el escenario de las más visibles movilizaciones sociales y luchas obreras durante estos años en los que hemos vivido la estafa de una crisis que se ha utilizado para fortalecer los intereses de la minoría privilegiada que detenta el poder político y económico”. A partir de ahí, el texto prosigue afirmando que “ahora es el momento de construir, desde el poder popular ejercido en las calles, una alternativa que sea un giro en la deriva de los últimos decenios del modelo político, económico y social defendido desde el bipartidismo. Una victoria en Madrid de quienes se han opuesto a los recortes, a las privatizaciones y al saqueo será todo un mensaje para la posibilidad de cambio en todo el Estado”.

Ese cambio, según los promotores del manifiesto, “pasa por la unidad, la profundización de la movilización y la organización popular, más la construcción de un programa de transformaciones reales que ponga a las instituciones al servicio de la mayoría social trabajadora”. Tras constatar que “en Madrid tenemos una oportunidad real de cambio con un potencial simbólico que no debemos desaprovechar”, los firmantes, “activistas de la izquierda social y política”, hacen un llamamiento “para apoyar y votar la candidatura de unidad popular Ahora Madrid”.

A las firmas de los dirigentes de IU ya mencionados se suman las de profesoras y catedráticos como Gerardo Pisarello, Jaime Pastor y Carlos Berzosa, eurodiputados de IU y Podemos -Javier Couso, Miguel Urban-, actores como Juan Diego Botto o Tristán Ulloa, escritores, abogados y analistas políticos como Manuel Monereo. Asimismo, el PCE de Madrid y varias asambleas de IU de la capital enfrentadas con la dirección regional del partido han decidido pedir el voto para Ahora Madrid. Figuran, por ejemplo, la asamblea de Tetuán, a la que pertenecía Mauricio Valiente, la de Arganzuela, la de IU centro y la de Hortaleza, y en el caso de estas dos últimas sus cuentas en Twitter -creadas respectivamente en marzo de 2013 y mayo de 2010- tienen como foto de perfil el logo de la plataforma de unidad popular.

La distancia entre el PP y Ahora Madrid se reduce en dos semanas

La propuesta de concentrar el voto de la izquierda en torno a la lista de Carmena llega justo después de que se haya conocido una nueva encuesta de Metroscopia, que publicó ‘El País’ el pasado domingo, en la que se refleja un empate técnico entre el PP y la plataforma instrumental impulsada por Podemos que aglutina a Ganemos, Equo y otras fuerzas pertenecientes a ese espectro político. Según el sondeo, la candidatura del PP, encabezada por Esperanza Aguirre, conseguiría 19 ediles y un 29,7% de votos, mientras que la exjueza obtendría 17 concejales y un 27,8% de papeletas. La diferencia de 1,9 puntos entre ambas significa que están empatadas, habida cuenta de que el margen de error de la encuesta es de 3,2 puntos. Pero lo más significativo del estudio era el ‘agotamiento’ que percibía en la campaña de la presidenta del PP madrileño, que había visto reducidas sus opciones en solo dos semanas. Quince días antes de esta última encuesta, la lista de Aguirre se distanciaba 10,3 puntos de la del partido que apoya Pablo Iglesias.

En cuanto al resto de los partidos, el PSOE conseguiría 11 concejales frente a los 15 que obtuvo en las últimas elecciones y Ciudadanos, que actualmente no tiene representación, 10. Tanto IU como UPyD, que en la actualidad disponen de seis y cinco ediles respectivamente, se quedarían fuera del Palacio de Comunicaciones. La principal conclusión es que Aguirre estaría obligada para ser alcaldesa a pactar con Ciudadanos, lo que le permitiría alcanzar los 29 concejales que marcan el umbral de la mayoría absoluta. Solo así podría disponer de un representante más que una hipotética coalición entre Ahora Madrid y el PSOE, que sumarían 28.

Lo cierto es que a medida que empeoran las expectativas de Esperanza Aguirre, que se beneficia del mayor grado de conocimiento del que disfruta entre los potenciales votantes en comparación con sus rivales, mejoran las de Manuela Carmena, más conocida ahora que cuando empezó la campaña. Y ello es así gracias, en buena medida, a la ‘lideresa’, que la convirtió en diana de sus ataques dándole una visibilidad que no tenía para el gran público. Carmena, una recién llegada a la política, le debe a Aguirre el favor de que haya buscado con ahínco el cuerpo a cuerpo con ella.

Aguirre le hace la campaña a Carmena

La candidata del PP acusó primero a la exjueza de haber alcanzado el puesto gracias al cuarto turno, es decir, no por oposición sino como “jurista de reconocido prestigio”. Una afirmación que se demostró falsa y que la exjueza se encargó de desmentir cuando explicó, en una rueda de prensa, que había logrado su plaza por oposición. Carmena reveló, además, una conversación telefónica que había mantenido con Aguirre en la que la candidata del PP aseguró que era consciente de su error y que “lo había leído en ABC”.

Después, Aguirre Aguirre volvió a recurrir a informaciones periodísticas para atacar a Carmena, concretamente a noticias publicadas en libertaddigital.es y luego en La Razón sobre los negocios del marido de la exjueza, Eduardo Leira. En las informaciones, varios extrabajadores de Leira acusaban al matrimonio de haber escondido los bienes de Leira para evitar pagar sus indemnizaciones. Es decir, de delito de alzamiento de bienes. La acusación se resolvió en los tribunales recientemente cuando el juez decidió sobreseer la causa. La candidata de Ahora Madrid también ha dado su explicación de los hechos y ha anunciado una querella contra los extrabajadores que han repetido en la prensa unas acusaciones que un juez ya desestimó en su día.

El caso es que los dardos de Aguirre contra la exjueza no parecen haber surtido el efecto perseguido sino el contrario, sobre todo por proceder de una dirigente política que si por algo se caracteriza es por la infinidad de casos de corrupción que han aflorado a su alrededor desde que, en 2003, logró el Gobierno regional madrileño. Gürtel, Púnica, las tarjetas black… son casos que están irremediablemente asociados a nombres de los que en su día fueron los colaboradores más estrechos de Aguirre. Más credibilidad para luchar contra la corrupción, uno de los problemas que más preocupan a la ciudadanía, tiene sin duda Manuela Carmena, exjueza, fundadora de la asociación progresista ‘Jueces para la Democracia’ y exvocal del Consejo General del Poder Judicial.

De hecho, en su entrevista con republica.com Carmena sitúa la lucha contra la corrupción como una de sus prioridades y asegura, al respecto, lo siguiente: Es posible acabar con esta lacra. Es solo cuestión de voluntad política. Si se quiere la corrupción se acaba. Además, hemos planteado la puesta en marcha de un Observatorio de la corrupción para analizar por qué se produce y para que todo el mundo que quiera puede poner una denuncia”.

De todas formas, las encuestas le son tan favorables que la candidata de la izquierda no ha podido ocultar cierto recelo ante la posibilidad de tengan el efecto de movilizar al electorado de la derecha. El lunes, tras impartir una conferencia en el Colegio de Ingenieros de Madrid, se mostró esperanzada por la conclusiones del sondeo del domingo pero añadió ante las preguntas de los periodistas: “También te da temor por si (por) tanto decir que esto va bien luego va peor”.

RELACIONADO