Operación para investir a Díaz y traerla a Madrid como candidata a la Moncloa

La situación de bloqueo institucional que vive Andalucía podría resolverse solo tres días después de las elecciones autonómicas y municipales. El 27 de mayo, una vez concluido el periodo de gracia que la Justicia concede con motivo de los procesos electorales, se espera que el Tribunal Supremo decida si finalmente imputa o no a Manuel Chaves por el caso de los ERE fraudulentos.

diaz-448Y, según la Cadena SER, esa es la señal que están esperando Susana Díaz -que se comprometió a prescindir de todo cargo que hubiera sido imputado por los tribunales- y Ciudadanos, que a partir de la resolución del tribunal y de lo que en consecuencia haga la presidenta en funciones de la Junta andaluza tendría el pretexto para mutar su voto a la investidura del ‘no’ a la abstención.

Como explica la SER, si el Alto Tribunal decide seguir adelante con la imputación de Chaves y pedir el suplicatorio a las Cortes, el PSOE tendría que exigirle el acta y que abandone del escaño, cumpliendo la línea roja marcada por Susana Díaz y la dirección federal. De esa forma, se habría resuelto el problema. En el caso de que la causa contra el dirigente andaluz se archivara, quedando exonerado, el partido de Rivera no tendría por qué pedir su salida inmediata de la vida pública, con lo que también se resolvería el problema para que esta formación facilite la investidura de Díaz. Sobre todo teniendo en cuenta que el propio ex presidente de la Junta, ahora diputado en el Congreso, se ha comprometido a no concurrir a las próximas elecciones en ninguna candidatura.

De todas formas, la abstención de Ciudadanos no será suficiente para que la dirigente andaluza supere el trámite parlamentario. Sus 47 votos seguirían chocando con la barrera de los 33 (PP) + 15 (Podemos) + 5 (Izquierda Unida) que suman una cifra de 53 en contra, muy por encima de los apoyos con los que cuenta. Solo si Ciudadanos se decantara por el sí, podría oponer un resultado (56) superior al que frena que su presidencia ‘de facto’ se convierta en presidencia ‘de iure’ y se alejaría el fantasma de unas nuevas elecciones autonómicas.

Independientemente de lo que acabe haciendo el partido de Albert Rivera, parece que hay prisa por resolver un asunto que empantana la situación política andaluza y, de paso, la situación política nacional, al menos desde la óptica de los que aspiran a relevar a Pedro Sánchez como líder del PSOE ante unas elecciones generales en las que la quiebra del bipartidismo es vista por los poderes fácticos del Estado como un auténtico drama. En ese contexto, el papel del juez Alberto Jorge Barreiro, el encargado de sentenciar si hay que seguir o no adelante con el procedimiento contra Chaves, es determinante.

Barreiro está considerado como uno de los jueces progresistas de la Sala Segunda del Supremo. Eso no significa que el pasado 14 de abril, cuando interrogó a Manuel Chaves, no le apretara las tuercas. La transcripción del interrogatorio ha revelado esta demoledora reflexión del magistrado: “Yo me pongo en su lugar y, claro, el primer día cuando me piden una ayuda, a lo mejor me lo pienso, dos, tres, pero cuando ya lleva usted años con el sistema de ayudas parece que aunque sea por curiosidad uno se pregunta ¿cómo se están dando? Me han pedido de aquí y de allí, etc…. Me han pedido el último mes diez empresas o quince empresarios. ¿Cómo la estamos concediendo? Porque a todo el mundo no se podría dar la ayuda, habría que guardar un orden. ¿Usted nunca se planteó como presidente que dirige una Comunidad en crisis la pregunta anterior: qué sistema de prioridades se está aplicando para dar las ayudas?”

Del planteamiento del juez cabría inferir que no está precisamente a favor de exonerar al expresidente de la Junta y dar el asunto por zanjado. En cualquier caso, lo menos importante para que se desatasque la investidura de Susana Díaz es hacia qué lado se incline la balanza del Supremo. Ambos son igualmente válidos, siempre que haya una decisión, que se produzca lo antes posible y que permita a la propia dirigente andaluza y a su partido trasladar a la práctica los compromisos que han adquirido verbalmente, en reiteradas declaraciones públicas.

El atolladero andaluz y la maltrecha imagen de Susana Díaz

Junto al apremio judicial, hay otra urgencia, esta circunscrita al ámbito de lo político. Se trata de reparar el daño que tres fracasos seguidos en el Parlamento andaluz han causado a la imagen de estadista y líder de talla nacional con la que se ha querido revestir a Susana Díaz. Mientras todo el mundo se pregunta qué puede haber inducido a la dirigente andaluza a concurrir a esas tres votaciones sin tener bien atado un resultado a favor de su investidura, una encuesta publicada el pasado domingo por ‘El País’ se ha encargado de publicitar que el varapalo ha sido mucho mayor para el PP que para la marca que de hecho se ha anotado la derrota.

El sondeo de Metroscopia, realizado mediante consulta telefónica a 1.000 personas, dice que el Partido Popular bajaría 6,8 puntos en intención de voto y Ciudadanos subiría 6,2, con respecto al resultado obtenido por ambas formaciones en las pasadas elecciones andaluzas de marzo, si éstas se repitieran, mientras que el PSOE reforzaría su resultado con 1,7 puntos más. Concretamente, el PSOE obtendría un 37,1% de los votos, cuando en las elecciones de marzo logró el 35,4%; el PP un 20%, por un 26,8% en las anteriores; Ciudadanos desbancaría a Podemos como tercera fuerza política en el Parlamento andaluz y del 9,3% de apoyo conseguido, pasaría al 15,5 por ciento. Podemos subiría ligeramente, un 0,3 por ciento, y del 14,8 por ciento de los sufragios conseguidos en marzo pasaría al 15,1%; mientras que Izquierda Unida bajaría un 0,2 por ciento y pasaría del 6,9% al 6,7 por ciento de voto estimado.

Albert Rivera se ha apresurado a celebrar en Twitter esta encuesta y otras publicadas este lunes que apuntan a una subida de su partido en las elecciones municipales y autonómicas: “Si queremos cambio en las formas y en el fondo en la política, hay que votar cambio sensato en las urnas #24M” Cabe preguntarse, sin embargo, hasta qué punto la encuesta es un intento de desagraviar a Díaz y convencer al resto del arco parlamentario andaluz para que levante el pie del freno y permita que culmine el proceso de investidura antes de que la situación se vuelva irreversiblemente en su contra.

Susana Díaz sigue siendo, hoy por hoy, el recambio más creíble para liderar un PSOE en el que Pedro Sánchez no acaba de cuajar, un problema que el 24M puede agravar si, como indican las encuestas, los socialistas no consiguen arrebatar al PP muchas de las autonomías y los municipios en los que los populares perderán la mayoría absoluta y quedan relegados al papel de comparsas desde un discreto tercer puesto de la tabla, por detrás de Podemos. Si la noche del 24M el Partido Socialista no puede ondear sin complejos la bandera de la victoria, su secretario general se verá envuelto en una nueva crisis, casi en vísperas de las primarias que han de decidir en julio quién será el candidato a la presidencia del Gobierno en las elecciones generales.

El disputado liderazgo socialista y Felipe González

Ante lo que se prevé que ocurra el próximo domingo, está en marcha una ‘operación recambio’ a la que no es ajeno el expresidente del Gobierno, Felipe González, que lleva toda la campaña electoral sin participar en ningún acto de su partido. González está inmerso en la defensa de los opositores venezolanos presos -este lunes, 17 de mayo, pensaba emprender viaje a Caracas para hacerse cargo de esa tarea, aunque finalmente lo ha pospuesto por el retraso de la vista oral de Leopoldo López y Antonio Ledezma- pero se ha echado de menos su presencia desde que el 8 de mayo, en un desayuno informativo, alertó sobre la ‘italianización’ de la política española o, lo que es lo mismo, reivindicó el sistema tradicional bipartidista frente a la fragmentación que auguran las citas electorales pendientes durante este año. “Vamos hacia un Parlamento italiano, pero sin italianos que lo gestionen”, llegó a ironizar.

La última vez que se le vio en un acto del PSOE fue el 12 de abril, en la clausura de la Conferencia Municipal del partido, cuando en un giro de la postura que había mantenido hasta entonces expresó “todo” su apoyo a Pedro Sánchez, tras revelar que no le había votado en las primarias que le situaron al frente de la secretaría general. Fue un chute de liderazgo para Pedro Sánchez frente a Susana Díaz, cuyo entorno siempre ha presumido de que González la prefiere a ella antes que a Sánchez. Y es que a González se le atribuye la paternidad de muchas de las decisiones de la dirigente andaluza. Y, ¿quién dice que el expresidente no pueda virar de nuevo en función de lo que dicten las urnas el 24 de mayo y de cómo se solucione el problema andaluz?

De momento, Díaz y Sánchez vuelven a enfrentarse. Si no hay acuerdo con la oposición, la presidenta en funciones de la Junta solo tiene una salida para lograr su ansiada investidura: un acuerdo con el PP para que gobierne la lista más votada. La cuestión es que Ferraz no quiere atarse las manos con un compromiso que despojaría al PSOE de hacerse con numerosos gobiernos municipales que podrían ser suyos previo acuerdo con Podemos y Ciudadanos y que, por otra parte, alentaría el fantasma de la gran coalición entre los dos partidos mayoritarios, algo que considera perjudicial para sus expectativas de cara a las generales. La gran coalición, sin embargo, no disgusta a Felipe González, quien lanzó la propuesta durante la campaña para las elecciones europeas de hace un año. El expresidente considera prioritario frenar el ascenso de los emergentes, sobre todo de Podemos, y no cree que ni Sánchez ni Díaz hayan hecho lo suficiente en ese sentido.

Así las cosas, lo que ocurra el 24M no solo va a dar un vuelco al tablero político. A nivel interno, puede ser un revulsivo que desencadene sendas crisis internas en el PP y en el PSOE. Las cúpulas, socialista y popular, se tientan la ropa ante la rendición de cuentas que les van a exigir sus bases y sus cuadros si los votantes les dan la espalda.

Leer más noticias sobre
RELACIONADO