Un ‘muro popular’ rodea a 3 condenados de Segi buscados por la Policía

Un "muro popular" protege en Vitoria desde primeras horas de esta tarde a los tres jóvenes de Segi condenados a seis años de prisión "por integración en banda armada" y a los que busca la Policía para su detención. Los tres jóvenes son el navarro Ibon Esteban y los vitorianos Aiala Zaldibar e Igarki Robles, que están rodeados por cientos de personas ataviadas con pelucas, antifaces y camisetas naranjas en la Plaza de la Virgen Blanca de la capital alavesa.

El “muro popular” se ha formado al finalizar la “marcha naranja” que este mediodía ha recorrido las calles de Vitoria en apoyo a los siete jóvenes condenados por la Audiencia Nacional debido a su pertenencia a la organización juvenil Segi, declarada ilegal. De esos siete encausados, la Policía no ha logrado localizar todavía a tres, que son los que se encuentran en la capital alavesa protegidos por el “muro popular”.

La organización de la marcha ha anunciado por megafonía hacia las 15.00 horas la presencia de los tres jóvenes en el “muro popular” y uno de ellos, Igarki Robles, ha tomado la palabra y ha agradecido a los asistentes su solidaridad. También se ha dirigido a la Audiencia Nacional y al Gobierno para decir que los allí presentes no consienten “que sigan deteniendo, encarcelando y torturando a ciudadanos vascos” y que van a continuar siendo “disidentes”.

Asimismo, ha pedido al Gobierno vasco que mantenga una actitud “firme y coherente” ante estas “leyes de excepción” y que dé pasos prácticos para solucionar el conflicto político. “Es hora de vaciar las cárceles y no llenarlas más”, ha indicado.

Los organizadores de esta protesta han llevado a cabo varios simulacros para prepararse para el momento en el que pueda intervenir la Ertzaintza y han conminado a los asistentes a mostrar una resistencia pasiva y a no identificarse para dificultar las labores de la Policía vasca. Es probable que utilicen una red de grandes dimensiones para envolverse con ella y complicar aún más la actuación policial.

Los tres jóvenes a los que busca la Policía se han mostrado en varias ocasiones a rostro descubierto pero a continuación se han mezclado entre las cientos de personas que conforman el “muro popular”.

Por otro lado, los dos jóvenes que permanecían colgados desde ayer en la torre de la Iglesia San Miguel de Vitoria para pedir la libertad de los siete condenados por la Audiencia Nacional han puesto fin a su acción a primera hora de esta tarde y han descendido de la pared de este edificio por su propio pie.

Leer más noticias sobre