No aguanta temperaturas muy altas

Inventan un modo sencillo de combatir el ácaro Varroa que acaba con las abejas

En la República Checa, el 'Verroa' ha aniquilado ya el 35 por ciento de las abejas

Un profesor checo de Apicultura ha descubierto una manera sencilla de combatir mediante altas temperaturas al ácaro “Varroa”, un insecto que parasita larvas y abejas adultas y acaba con su población en el mundo, informa hoy el diario Právo.

En la República Checa, el “Verroa” ha aniquilado ya el 35 por ciento de las abejas y desde hace tres décadas es el principal enemigo de los colmeneros, señala ese diario.

Este parásito vive tanto en la larva como en la abeja adulta y absorbe la hemolinfa del insecto, el líquido circulatorio de los artrópodos, y así hace disminuir su masa corporal.

El descubridor de este sistema, Roman Linhart, se percató de que una colmena debajo de un tejado de chapa en su localidad estuvo casi dos décadas sin sufrir el asalto del ácaro.

Estimó que podía ser debido a las altas temperaturas que generaba aquel tejado y comprobó después que el ácaro no las soportaba.

De esta forma, ideó y patentó una colmena termosolar que se calienta por efecto del Sol hasta un máximo de 47 grados y aniquila a los parásitos.

“El ácaro no aguanta una temperatura superior a 40 grados más de dos horas, mientras que las abejas sobreviven y también el plástico termosolar”, dijo Linhart al rotativo checo.

Este tipo de colmenas y sus características caloríficas fueron investigados en la Universidad de Olomouc, y es el único producto de su tipo en el mundo.

Puede tratarse de una solución global para el problema que afecta a los colmeneros, ya que los quienes la han utilizado señalan declaran que una efectividad del cien por cien.