Los candidatos de los dos grandes partidos, el PP y el PSOE, huyen de sus siglas

Si hacemos caso de las encuestas, ni los populares ni los socialistas tendrán resultados espectaculares el próximo 24 de mayo, cuando se celebren las elecciones municipales y autonómicas. Muchos de sus electores están hartos de su forma de gestionar la crisis y ahora tienen otras marcas electorales hacia las que derivar sus deseos de cambio: Podemos y Ciudadanos.

En consonancia con ese análisis, los candidatos del PP y del PSOE parecen haber llegado a la conclusión de que explotar sus respectivas siglas ya no vende y que es mejor lanzarse a la arena electoral con un discurso más personalista y más pegado al territorio donde cada cual aspire a recolectar votos. La reciente experiencia de las elecciones andaluzas avala esa tesis: el líder nacional del PP, Mariano Rajoy, se volcó apoyando a su candidato a la presidencia de la Junta y su partido obtuvo un pésimo resultado. La socialista Susana Díaz fue por libre -Pedro Sánchez, el secretario general del PSOE- solo la acompañó en dos mítines- y logró ser la más votada.

Ahora, en los prolegómenos de la campaña para el 24M están proliferando herramientas electorales en las que apenas aparecen logos o siglas. Ocurre, por ejemplo, en el vídeo-rap del presidente de Extremadura, en el que el logo del PP solo aparece unos segundo, casi al final del montaje. El título es "Extremadura como única doctrina", que recoge el espíritu que llevó a Alberto Núñez-Feijóo a la victoria en Galicia en las elecciones de 2012. Su slogan era “Galicia primero” y otros barones del partido de Rajoy se están planteando seriamente seguir su ejemplo haciendo oídos sordos a la recomendación del líder de potenciar las siglas como garantía del triunfo.

El valenciano Alberto Fabra es uno de los que podrían apuntarse a la moda, haciendo además una campaña alejada de mítines multitudinarios y más a pie de calle.

En el PSOE, la tendencia se ha plasmado en la precampaña del castellano-manchego Emiliano García-Page, que ha prescindido del rojo socialista en su web y ha optado por un color vino muy parecido al magenta de UPyD. En la foto del candidato socialista a la presidencia de la Junta, sobre un fondo de ese color, se aprecian las siglas del partido y el logo con la rosa en un tamaño minúsculo en el extremo inferior izquierdo de la imagen. La organización regional del partido no reconoce que se trate de un intento de alejarse de la marca PSOE, pero los comentarios al respecto no han hecho más que empezar.