Bárcenas atribuye la responsabilidad de la caja B del PP a Rajoy y a los secretarios generales

El ex tesorero del PP Luis Bárcenas atribuye a los secretarios generales del partido y al líder, Mariano Rajoy, la responsabilidad de la caja B en un recurso contra el auto de apertura de juicio oral del juez. En dicho auto el magistrado constataba la existencia de una doble contabilidad en la formación política pero señalaba a los extesoreros Bárcenas y Álvaro Lapuerta, cosa que el primero niega en su escrito, en el que se recuerda que "los administradores o legales representantes del Partido Popular son aquellos a los que el Congreso Nacional del Partido Popular otorga los poderes generales y habilitaciones especiales".

barcenas-763En el recurso el abogado de Luis Bárcenas, Francisco Maroto, afirma: “Nuestro patrocinado no tiene la condición ni actuó en ningún momento como administrador o responsable legal de la formación política”. Y añade que “los administradores o legales representantes del PP son aquellos en los que el Congreso Nacional del PP otorga los poderes generales y habilitaciones especiales con carácter indistinto y solidario, con las más amplias competencias para la administración, disposición y representación de los bienes e intereses del partido y para la comparecencia con plenas facultades ante todos los organismos de la Administración pública”.

De hecho, según los estatutos del PP, la administración del partido la ejercen en este momento y en el sentido más amplio el presidente y su número dos, como se desprende de una escritura de 2008 en la que ha quedado plasmado que “el Partido Popular otorga los poderes generales y habilitaciones especiales a don Mariano Rajoy Brey y doña María Dolores de Cospedal, (…) con plenas facultades ante todos los organismos de la Administración Pública y tribunales de todo el Estado en todas sus jurisdicciones e instancias, en los términos que dichos poderes han sido conferidos con anterioridad y dentro de las previsiones estatutarias”.

Aunque Bárcenas no se refiere a ellos en su recurso, los señalados serían también Francisco Álvarez-Cascos, Javier Arenas y Ángel Acebes, ya que la investigación a la que se refería el juez Ruz atañe a las épocas en las que ellos estuvieron al frente de la secretaría general. El magistrado afirmaba en su auto que el Partido Popular dispuso de una caja b (una contabilidad opaca) entre 1990 y 2008 con la que sufragó campañas electorales, sobresueldos a dirigentes y reformas en las sedes de su partido, incluidas las obras realizadas en su sede central de la calle Génova, 13, en Madrid.

Ruz atribuye al PP haber colaborado a un fraude fiscal de la empresa de arquitectura Unifica por pagarle con dinero negro la reforma de la sede de la calle Génova, y cree que hay indicios de otro delito fiscal, en calidad de autor, por los donativos de empresarios que Bárcenas anotó en 2008 en su contabilidad manuscrita y que no se tributaron en el impuesto de sociedades.

Sin embargo, la defensa del extesorero afirma, por un lado, que de las diligencias practicadas no ha quedado acreditado ningún delito contra la Hacienda Pública y añade que, en el caso de los donativos de 2008 no declarados, Bárcenas no era el administrador o representante legal del partido, como sostiene el juez. “(Bárcenas) no tiene la condición ni actuó en ningún momento como administrador o responsable legal de la formación política”, asegura su abogado.

Además, recuerda que los peritos de Hacienda concluyeron que, según la ley, estas donaciones no tributarían, por lo que subraya que las conclusiones de la Agencia Tributaria son “absolutamente contrarias al criterio del magistrado”. “Difícilmente puede sostenerse la existencia de ilícito penal cuando la Agencia Tributaria sostiene que no existe infracción en materia tributaria y por ende no existe cuota tributaria defraudada”, afirma el recurso. Pero es que, además, el letrado Francisco Maroto subraya que “el Sr. Bárcenas no fue responsable ni lo ha sido nunca de la elaboración y conformación de las liquidaciones practicadas por el PP ante la Agencia Tributaria” y que “los criterios jurídico tributarios establecidos por el PP recaen en otros sujetos intervinientes y no en la figura del gerente y tesorero”.

Respecto al delito de apropiación indebida que le atribuye el juez por permitir que Lapuerta se llevara 139.400 euros de la caja B de PP, su defensa afirma que esos hechos ya se llevan en otra pieza del caso Gürtel, la de la llamada primera época de la trama, en la que ya se ha abierto juicio oral contra los dos extesoreros. El letrado recuerda que Bárcenas ya está acusado en esa pieza por la compra para el PP de acciones de libertad Digital con dinero de la caja B, una operación que realizaron Lapuerta y Bárcenas sin devolver luego los fondos, por lo que no podría ser imputado de nuevo por los mismos hechos en esta otra pieza. En cualquier caso, aclara que Bárcenas, que le dio el dinero a Lapuerta para que comprara las acciones del medio de comunicación, no sería responsable de que el segundo decidiera no devolver esa cantidad a las arcas del partido.

 

RELACIONADO