Pero apuesta por estar alerta

Interior: España no tiene mayor nivel de amenaza yihadista que otros países

El ministro, Jorge Fernádez Díaz, señala que uno de los mayores riesgos lo constituyen los lobos solitarios, "terroristas solitarios, que se radicalizan a través de las redes sociales"

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha afirmado que España “no tiene mayor nivel de amenaza que otros países” respecto al terrorismo yihadista y ha precisado que no se puede decir que Cataluña o Madrid sean objetivos prioritarios, porque toda la comunidad civilizada está amenazada. Fernández Díaz se ha pronunciado en este sentido en declaraciones a los periodistas en Fitero (Navarra) al ser preguntado por la operación policial llevada a cabo el viernes en la que fueron detenidos ocho presuntos yihadistas integrantes de una célula de propaganda y reclutamiento dirigida por la organización Daesh o Estado Islámico.

Tras precisar que “no hay novedad” respecto a esa operación que se encuentra bajo secreto de sumario, ha sostenido que con ella se pone de manifiesto que España comparte amenaza “con todas las democracias y la comunidad civilizada”.

“Evidentemente no tenemos un mayor nivel de amenaza que los demás países, pero no debemos olvidar que España padeció en marzo de 2004 el mayor atentado terrorista del yihadismo que se ha producido tras el 11 de septiembre, el mayor atentado terrorista de la historia de Europa”, ha remarcado.

“Uno de los mayores riesgos son los lobos solitarios, terroristas solitarios, que se radicalizan a través de las redes sociales, de forma que la cadena de transmisión de la radicalización se produce muy rápidamente”, ha sostenido, de ahí, ha dicho que “el trabajo sea muy denso en las redes sociales y en el ciberespacio”, así como en las prisiones y en los centros de culto.

En relación con esta última cuestión ha destacado que “la colaboración con la comunidad islámica española es muy intensa, provechosa y positiva“. “No se puede perder ni un segundo para actuar cuando hay pruebas de su radicalización”, ha aseverado el ministro quien ha asegurado que no bajan la guardia.

En este sentido ha sostenido que han sido “numerosísimas las operaciones, las desarticulaciones de redes yihadistas”. En concreto ha dicho que más de 500 yihadistas han sido detenidos y puestos a disposición judicial y en lo que va de año son 27 los detenidos.

El ministro, quien ha insistido en que “el modelo español de seguridad funciona”, ha reconocido que la “seguridad absoluta no existe y estamos expuestos a la amenaza”. Sobre si Madrid y Barcelona pueden ser objetivos prioritarios de este tipo de terrorismo, ha manifestado “toda la comunidad internacional civilizada, y por supuesto España está entre los amenazados”.

“Hace unos días se decía que eran Ceuta y Melilla los más amenazados, ahora se dice que Cataluña, Barcelona, y Madrid”, ha indicado el ministro quien ha puntualizado que en esta operación se han realizado detenciones también en Ávila y Ciudad Real, por lo que no ha querido entrar en concreciones.

Cuestionado sobre si el aeropuerto del Prat puede ser “puerta de entrada y salida”, ha asegurado que “se están llevando los controles adecuados” y aunque ha dicho que “no tiene en absoluto el monopolio” de esa amenaza, ha indicado que “es evidente que es un punto especialmente sensible como otros”.

Tras apuntar que las cifras de españoles que se desplazan para combatir a Siria o Iraq con el Estado Islámico son inferiores a las de otros países del entorno, ha reiterado que están haciendo su trabajo “desde la convicción” de que no pueden perder ni un segundo.

La captación es “muy intensa de manera muy especial a través de las redes sociales“, hasta 2012 el 80 % se llevaban a cabo entre las prisiones y centros de culto y desde entonces hasta ahora el 80 % de esos procesos se producen en internet y en las redes sociales.

De ahí, ha remarcado que en el ámbito de Europol se haya decidido a partir de julio poner en marcha una unidad especial para colaborar a limpiar de la red todos los mensajes que tienen como objetivo incitar al odio, el racismo, la xenofobia y la comisión de delitos terroristas.

RELACIONADO