La crisis del Madrid rememora el ocaso de los galácticos

Ancelotti, acusado de reaccionar tarde con los cambios, de no rotar y de ser muy condescendiente con sus estrellas

La crisis que atraviesa el Real Madrid, que comenzó con su eliminación copera frente al Atlético, continuó con la goleada encajada en Liga en el Vicente Calderón y se confirmó con los tres partidos seguidos sin ganar ante el Villarreal, el Athletic y el Schalke, estos dos últimos con derrota madridista, han llevado las alarmas a la entidad de Concha Espina, donde planea la sombra del Madrid de los galácticos, que en 2003 cerró la temporada fracasando en la Liga, la Copa y la Champions frente a un excepcional inicio de temporada.

Hay muchos paralelismos entre el Real Madrid de Queiroz y el de Ancelotti, comenzado porque los dos entrenadores son considerados ‘de mano izquierda’, realizan pocas rotaciones en sus onces, y reaccionan tarde a la hora de efectuar cambios. En los dos casos, la prensa, y los aficionados del Real Madrid en las encuestas promovidas por ésta, llegaron a comparar sus dos equipos con el Madrid de Di Stéfano que hizo historia.

Si hace doce años, Raúl, Ronaldo y Figo eran incuestionables en el once de Queiroz, ahora Bale, Benzema y Cristiano lo son en el de Ancelotti. Y si en los prolegómenos de aquella temporada el club traspasó a uno de sus hombres claves en el centro del campo -Makelele-, esta campaña ha hecho lo propio in extremis con Xabi Alonso e incluso cediendo a Casemiro, que está sobresaliendo en el Oporto.

Por último y en ambos casos, el mal estado físico puede ser uno de los causantes de los males del equipo. Este martes, el Real Madrid corrió 9,4 kilómetros que el Schalke pese a que el conjunto alemán controló la posesión del balón en muchas fases del juego. En el vestuario, jugadores y técnico son conscientes de su mal momento y así lo reconocieron tras el choque ante el Schalke.

Casillas: “Hemos tocado fondo de una manera estrepitosa”

El capitán del Real Madrid, Iker Casillas, se mostró muy crítico tras la derrota y reconoció que han “tocado fondo de una manera estrepitosa”.

“Hemos sufrido demasiado. El único consuelo llegará el viernes cuando veamos el nombre del Madrid en el bombo. Esto hará olvidar todo lo de los últimos 10 días. No sé lo que está pasando, lo que tenemos que hacer es estar más unidos que nunca”, comentó en declaraciones a Canal Plus.

“Lo principal es entender y comprender la crítica, comprender al aficionado. Hoy no hemos estado a la altura del Real Madrid (…) Este equipo sigue estando en un lugar privilegiado, tenemos que pensar ya en mañana, en levantarse y cambiar el chip”, añadió el mostoleño.

Además, Casillas no se escondió y asumió la responsabilidad en los tres primeros goles del equipo alemán. “La gran parte de culpa es mía, no ha sido uno de mis mejores partidos”, espetó el meta, que desconoce si el problema es “falta de confianza, angustia o ansiedad”.

“A pesar de no haber hecho los deberes hemos sacado la nota justa para pasar”, sentenció Casillas, que reunió a sus compañeros al término del encuentro para disculparse con la afición. “Cuanto antes estemos con el aficionado, mucho mejor”.

Ancelotti: “Los pitos sirven para despertarnos”

Por su parte Ancelotti, señaló “los pitos” de la afición blanca “sirven para despertar” a su equipo, con lo que la “afición ha mostrado cariño” por este hecho.

“En el fútbol las cosas cambian muy rápido y hemos visto como un equipo que ha ganado 22 partidos seguidos está en un momento muy difícil que nadie podía imaginar. Creo que la afición ha mostrado cariño al equipo porque los pitos sirven para despertarnos”, destacó Ancelotti en rueda de prensa tras el encuentro.

Debido a la derrota, el italiano pidió perdón porque su equipo ha “jugado muy mal” y eso “no es bueno” para su “imagen”. “Lo siento mucho y los pitos son totalmente merecidos. Nos va a motivar más para los próximos partidos y sigo teniendo confianza en esta plantilla. Sé lo que puede dar, pero tenemos que hacer más”, confesó.

“Todos sabemos que hemos jugado mal y no tenemos problemas en decirlo. Tenemos todas las ganas de hacerlo mucho mejor porque a nadie le gusta este momento y este tipo de partidos y claro que he hablado con los jugadores”, apuntó al respecto.

Sin embargo, a pesar de los malos resultados tras caer ante el Athletic y el Schalke, el de Reggiolo no cree que los jugadores hayan “perdido la confianza en el entrenador”. “Hay que decir claro estamos jugando muy mal. Es bastante incomprensible después de lo que hemos hecho hasta diciembre. Tenemos que hacer algo más para cambiarlo”, reiteró.

Además, el técnico señaló que no piensa que su puesto esté en juego. “Sigo haciendo mi trabajo e intento hacerlo lo mejor. Es la responsabilidad de un entrenador poner un equipo para jugar mejor de lo que lo hemos hecho esta noche”, continuó. “Tengo confianza total en todos estos jugadores. La llave para solucionar este problema son los jugadores y el entrenador, también. Hemos perdido la confianza en nuestro juego y en nuestra identidad. Nos cuesta mucho jugar como queremos”, asumió el italiano.

Al estar al borde de la eliminación, Ancelotti reveló que han “sufrido mucho hasta el final y hasta el último minuto”. “El partido no ha salido como hemos querido y después podía pasar de todo”, reconoció. “No creo que el equipo haya hecho el ridículo. Jugamos mal y fallamos, aunque intentamos hacer lo máximo para valorar la camiseta que nos da honor, intentamos trabajar de manera seria y cometemos errores pero no hacemos el ridículo”, expuso.

Cuestionado por las indicaciones en el descanso, Ancelotti comentó que intentaron “arreglar la parte defensiva”. “Es donde hemos fallado más. Ningún equipo nos metía cuatro goles, salvo el Barcelona que lo hizo el año pasado con dos penaltis. Queremos arreglar la defensa porque es en lo que hemos fallado”, reconoció.

Faltaba confianza y físicamente hemos bajado un poco. Hemos tenido problemas y sobre todo en todos los aspectos del juego defensivo, ofensivo de ganas y de lucha. Creo que fue bastante claro”, expresó al respecto.

Finalmente, Ancelotti señaló que la “presencia de Modric” les da “control de baló y posesión”. “No tenemos que pedirle mucho porque ha estado fuera tres meses. Creo que lo ha hecho bien, estando cómodo y con confianza. Nos va ayudar en los próximos partidos al igual que Sergio Ramos por su personalidad y su carácter”, sentenció.