El Ministerio de Economía se plantea poner fin al programa de ayudas del Plan PIVE

Jaime García-Legaz insta a hacer una reflexión sobre si continuar con los estímulos "ahora que el mercado comienza a tener una vida intensa"

El Ministerio de Economía se estaría planteando poner fin a las ayudas del Plan PIVE, el programa de incentivos que fabricantes y concesionarios esperaban que este viernes fuera aprobada su séptima edición. Al menos es lo que se desprende de las declaraciones del secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, quien ha planteado esta posibilidad al entender que el sector del automóvil comienza a “tener una vida intensa”.

Legaz  ha destacado el crecimiento notable de las importaciones de automóviles, vinculado a la necesidad de renovar el parque un automovilístico obsoleto y a la apertura de crédito que permite a las familias comprar vehículo, así como a la incidencia del Plan PIVE.

El secretario de Estado ha manifestado la necesidad de hacer una reflexión sobre si continuar "ahora que el mercado comienza a tener una vida intensa" con toda la política de estímulos para reactivar el sector del automóvil, "que ha tenido sentido durante los momentos de debilidad, cuando el mercado estaba deprimido".

Así, ha recordado que en 2014 ha aumentado la importación de vehículos de transporte y la de material de transporte por carretera, pero también la de automóviles de gamas alta, media y baja y a tasas elevadas.

García-Legaz ha valorado el impulso que han experimentado las exportaciones españolas durante 2014, con un alza del 2,5 % respecto a 2013, tasa que dobla la comunitaria (1,3 %). Ha explicado que España ha aumentado sus ventas al exterior por delante de países europeos como Italia, Reino Unido, Francia y sólo por detrás de Alemania, "el gran gigante exportador" que incrementó sus exportaciones el 3,9 %.

En cuanto a las ventas fuera de la UE, que actualmente acaparan el 37 % del total de exportaciones españolas, García-Legaz ha mostrado su insatisfacción por dicha cuota y ha asegurado que España dirigirá todos sus esfuerzos a aumentar su presencia en estos países extracomunitarios.

En este sentido, ha valorado el comportamiento "excepcionalmente bueno" registrado en Estados Unidos, Corea del Sur, Taiwan y Japón, pero ha resaltado el mal resultado obtenido en Brasil y otros latinoamericanos y lo ha achacado a su debilidad económica.

Por último, ha asegurado que "España sigue recuperando competitividad", algo que se debe a la moderación salarial, a la deflación, a la depreciación del euro y al incremento del número de empresas exportadoras, mejoras que influirán en la actualización de los datos del cuadro macroeconómico que "se va a producir dentro de pocos días".