EEUU confirma la muerte de la cooperante secuestrada por el Estado Islámico

Obama desvela que Kayla Mueller estaba entre los rehenes que su Ejército intentó rescatar sin éxito el año pasado en Siria

Kayla Mueller, en una imagen de archivo

El Gobierno estadounidense confirmó este martes el fallecimiento de la joven cooperante Kayla Mueller, de 26 años, la cuarta muerte de un ciudadano estadounidense en manos del grupo yihadista del Estado Islámico (EI). Desde el pasado viernes, los servicios secretos estadounidenses trataban de corroborar la información de los yihadistas según la cual Mueller había muerto en los bombardeos realizados en Siria el 6 de febrero por las Fuerzas Aéreas de Jordania, como represalia por el anuncio de la muerte del piloto jordano Muaz Kasasbeh la pasada semana. La noticia de la muerte de la cooperante fue confirmada por la Casa Blanca y la familia de la joven en sendos comunicados.

El presidente estadounidense, Barack Obama, desveló que Mueller estaba entre los rehenes capturados por el EI que su Gobierno intentó rescatar el año pasado en una operación que no tuvo éxito.

“Hemos dedicado enormes recursos (para liberar a Mueller) y siempre dedicamos enormes recursos para liberar a rehenes o cautivos en cualquier rincón del mundo”, afirmó Obama en una entrevista con la publicación digital Buzzfeed.

“Precisamente porque tenemos ese compromiso, ordené el despliegue de toda una operación, con un riesgo significativo, para rescatarla no solo a ella, sino a los otros individuos que habían estado retenidos, y probablemente no lo logramos por un día o dos“, añadió el mandatario.

Estados Unidos reveló en agosto pasado que había lanzado una misión secreta en Siria para lograr la liberación de varios rehenes, entre ellos el periodista estadounidense James Foley, secuestrado en Siria en 2012 y decapitado en 2014, pero la misión no tuvo éxito porque no se acertó en su localización.

El mandatario defendió la política del Gobierno de Estados Unidos de no pagar rescates a cambio de la liberación de rehenes estadounidenses en el extranjero, a pesar de que los padres de Mueller estaban recaudando fondos con ese fin. “Haremos todo lo que podamos (para liberarlos), excepto proporcionar un incentivo para que secuestren a otros estadounidenses”, sostuvo.

Obama dijo que, aunque otros Gobiernos puedan decidir pagar rescates a organizaciones como el EI, Estados Unidos se mantendrá firme en su política al respecto. “La razón es que, una vez que empecemos a hacerlo, no solo estaremos financiando el asesinato de gente inocente y fortaleciendo su organización, sino que estaremos haciendo que los estadounidenses sean objetivos aún mayores en los futuros secuestros”, agregó.

Confirmado por unas fotografías

La confirmación definitiva de la muerte de Mueller se produjo después de que el FBI comprobase la autenticidad de unas fotografías enviadas a la familia de la joven en un correo electrónico por parte de los yihadistas durante el fin de semana.

Sin embargo, las autoridades estadounidenses no han ofrecido detalles del lugar ni las circunstancias de la muerte de la joven cooperante, que había sido capturada en agosto de 2013 cuando salía de un hospital en la ciudad siria de Alepo.

La familia de la joven aseguró que había guardado “silencio” desde 2013 para no dificultar una posible liberación de la trabajadora humanitaria, y cuyo nombre no se hizo público hasta el pasado viernes.

“Tenemos el corazón roto al informar que hemos recibido confirmación de que Kayla Jean Mueller ha perdido la vida”, señalaron sus padres.

“Kayla fue una humanista devota y compasiva. Dedicó toda su joven vida a ayudar a aquellos en búsqueda de libertad, justicia y paz”, agregaron.

La muerte de la joven cooperante es la cuarta de un rehén estadounidense en manos del Estado Islámico, después de las de los periodistas James Foley y Steven Sotloff, y del trabajador humanitario Peter Kassig el año pasado.

En su comparecencia ante los periodistas, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, adelantó que Washington tiene constancia de “al menos” otro ciudadano estadounidense retenido en Oriente Próximo, aunque eludió precisar el país o la identidad de sus captores.

“No voy a entrar en discusiones específicas sobre los casos de individuos que están retenidos, principalmente porque no creemos que sea positivo para sus intereses discutirlos públicamente”, dijo Earnest.

Podría tratarse del periodista Austin Tice, desaparecida en agosto de 2012 a las afueras de Damasco y cuyos padres han revelado su identidad para tratar de lograr su liberación.

Disqus Comments Loading...