Junqueras: 'Había que darle un empujón a Mas para atajar todo atisbo de duda'

Oriol Junqueras ha puesto a ERC en la cima histórica del soberanismo catalán y presume con fundamento que su partido está limpio de corrupción y ambigüedades. Al hilo de la comparecencia de Artur Mas en el Partlament de Catalunya, en una entrevista exclusiva con República.com, asegura confiar en que el president dejará claras las cosas. Pero no se moja sobre la confianza política o personal en él. “ La confianza –asegura- se gana con el día a día. Cada día. Cumpliendo los acuerdos”.

-Pregunta: ¿Con qué ánimo inicia ERC este año eminentemente electoral?

-Oriol Junqueras: Con la voluntad de articular mayorías políticas y sociales por el cambio. Primero, en los ayuntamientos. Ese es el primer reto. Necesitamos una mayoría aplastante de ayuntamientos en Catalunya que sean un reflejo del clamor de la calle: para votar por la independencia y para construir un nuevo estado al servicio de los ciudadanos, al servicio de los intereses de la mayoría. Ese proceso debería culminar el 27 de septiembre en las elecciones al parlamento de Catalunya, en que se va a dirimir si hay una mayoría de diputados por la independencia y su carácter transversal que definirá también la voluntad de cambio social. Por eso estamos hablando de elecciones plebiscitarias y constitutivas.

-P.: ¿Cree que la corrupción, en Catalunya y en el conjunto del Estado, influirá de manera determinante en los comicios municipales, autonómicos y generales?

-O. J.: Ya está influyendo. Ya hay un hartazgo notable de la ciudadanía, incluso hastío, ante los múltiples casos de corrupción y la falta de transparencia y eficacia en la gestión de los recursos públicos. Sólo hay que ver como persiste la idea de dedicar el mayor grueso de las inversiones a un AVE ruinoso y altamente ineficaz.

-P.: ¿Por qué ERC apoyó definitivamente la comparecencia de Artur Mas en la Comisión investigadora del Parlament sobre los Pujol?

-O. J.: Porque era necesario que el President compareciera para poderse explicar. La Cámara catalana debe dar ejemplo. Al contrario que las Cortes donde pese a los muchos incidentes que afectan directamente al PP y al presidente del Gobierno español, o al mismo PSOE, se niegan sistemáticamente a dar explicaciones en sede parlamentaria.

-P.: ¿Es cierto que la aprobación de la comparecencia, además de responder a un deseo claro de ERC de desmarcarse de cualquier atisbo de corrupción, como corresponde a su trayectoria política, es una especie de castigo a Mas por haber incumplido la hoja de ruta pactada con usted para que las elecciones consideradas plebiscitarias se celebrasen nada más empezar 2015?

-O. J.: No es cierto. Ahí no mezclamos ningún tipo de componenda. El President Mas debe comparecer porque es necesario. Nosotros hubiéramos preferido la comparecencia en la Comisión de Asuntos Institucionales (CAI) tal y como por otra parte se había comprometido el President. Pero esa comparecencia no llegaba. Y creímos razonable dar un empujón para atajar cualquier atisbo de duda. Es bueno que el President comparezca y se explique y estamos convencidos que sus explicaciones serán razonables y convincentes.

-P.: ¿Considera que el retraso de las autonómicas hasta septiembre se debe al hecho de que CIU y ERC no hayan llegado a un acuerdo sobre las listas únicas?

-O. J.: La convocatoria de las elecciones corresponde en exclusiva al President del Govern. Nosotros defendimos hasta el último instante que las elecciones fueran en marzo. No ha sido posible y finalmente serán en septiembre. Si ese es el acuerdo hay que respetarlo y velar por su cumplimiento. Lo importante es que vamos a acabar votando y lo imprescindible es que el próximo Parlament tenga una mayoría absoluta de diputados comprometidos con la independencia. En desarrollo de ese acuerdo nosotros intentaremos dibujar una candidatura amplia de la izquierda catalana por la independencia. Espero que todas las fuerzas políticas que concurran con un programa netamente independentista tengan el mejor resultado y la mayor capacidad de penetrar en un electorado que es muy plural y sensible. Diversificamos las candidaturas para llegar al mayor número de gente. Eso es lo más eficaz cuando lo que está en juego es lograr una mayoría absoluta de diputados por la
independencia en el Parlament.

-P.: ¿Piensa que Mas quería aprovechar esas listas únicas para "refundar" CDC con independientes, enterrando el "pujolismo" y engendrando el "masismo" en un intento de quitarle a ERC la hegemonía n el frente soberanista?

-O. J.: Eso debería responderlo el President Mas o CDC. No me gusta especular ni opinar sobre lo que hacen o pretenden otros.

-P.: ¿Está dispuesto a aguantar carros y carretas por la independencia haga lo que haga Mas?

-O. J.: Jamás cejaremos en la voluntad de que la ciudadanía catalana decida el futuro de Catalunya. De hecho estamos ansiosos por dejar de ser independentistas y ejercer la soberanía sin tapujos. Por eso a menudo decimos que más que independentistas, “estamos” independentistas. Catalunya necesita ser un estado independiente, como cualquier otro, para poder progresar social, económica y culturalmente.

-P.: ¿Sigue confiando personal y políticamente en Mas?

-O. J.: La confianza se gana con el día a día. Cada día. Cumpliendo los acuerdos. Nosotros confiamos en la gente y estamos convencidos de que en función de ese cumplimiento se genera la confianza.

-P.: ¿Cree que los casos abiertos sobre la familia Pujol responden a una estrategia del Gobierno de Mariano Rajoy para desgastar al independentismo catalán?

-O. J.: Desconozco a ciencia cierta cuál es la implicación del Gobierno español en todo este feo asunto. Pero es muy cierto que si durante tantos años se mantuvo un mutismo absoluto sobre este caso, y sobre muchos otros, es porque la Hacienda española no tuvo interés alguno en airear nada. El Gobierno ha dado muestras significativas de su control de la Fiscalía y de su actitud poco o nada acorde con el principio de separación de poderes.

-P.: ¿Hasta qué punto considera que el comportamiento de la familia Pujol puede ser perjudicial para la causa soberanista catalana?

-O. J.: A mí me parece que la sociedad catalana está superando con nota este asunto, con un aplomo y capacidad de autocrítica envidiable. Afrontando de cara un tema espinoso y triste, muy triste para todos. El Parlament ya ha hecho comparecer al President Pujol para dar explicaciones. Y lo volverá a hacer si cabe. Me parece que en otras latitudes hay quién debiera tomar ejemplo. Porque puestos a hablar de corrupción con mayúsculas nadie supera al PSOE y al PP en número de imputados y condenados por corrupción política.

-P.: ¿Puede la corrupción hacer variar la relación de fuerzas, medida en votos, entre quienes son partidarios de seguir formando parte del Estado español y los que desean la independencia de Catalunya?

-O. J.: Eso debe estar en manos de los ciudadanos. Me gustaría tener una sociedad exigente y crítica como creo que es la ciudadanía catalana. Y no me cabe duda alguna que los ciudadanos valoran y exigen que sus representantes sean escrupulosos.

-P.: ¿Los resultados de Grecia pueden fortalecer el eje de debate entre izquierda y derecha en detrimento del debate entre Catalunya y España?

-O. J.: Ese debate persiste a todas luces. Por eso seguimos hablando de elecciones legislativas y constituyentes. Por eso entendemos que debemos preservar el carácter transversal del soberanismo y que en función de esa correlación de fuerzas podremos implementar un Gobierno con mayor o menor sensibilidad social, con mayor o menor voluntad de servir al interés de la mayoría.

-P.: Usted, que se apoya en ambos ejes, el social y el soberanista, ¿cuál tendrá más en cuenta a la hora de forjar pactos para acceder a las alcaldías tras las municipales?

-O. J.: Ambos van estrechamente relacionados. En todo caso también es cierto que la lista ganadora siempre debe tener un plus, siempre que eso no impida la gobernación. Lo mejor es construir mayorías sólidas. Y para nosotros, en estos momentos, esas mayorías tendrían poco o ningún sentido que fueran hostiles a la mayoría social que se ha expresado de manera nítida en la calle. Debemos, a su vez, priorizar programas y acuerdos y que éstos puedan ir mucho más allá de lo que a menudo puedan representar unas o otras siglas políticas.

-P.: ¿Confía en que ERC salga de las municipales siendo la fuerza más votada de Catalunya?

-O. J.: Confío en que ERC haga el mejor resultado posible y que sirva para lograr mayorías claras en el mayor número de ayuntamientos a favor de la independencia y la justicia social.

-P.: ¿Cómo valora el ascenso electoral de Podemos en el conjunto del Estado y cómo cree que eso podría influir de cara al futuro independiente o no de Catalunya?

-O. J.: La gente que vote Podemos, esté o no de acuerdo con la independencia, debe respectar la opinión o decisión de la mayoría. Luego estamos todos convocados a construir ese Estado y a definir sus bases y principios inspiradores, empezando por toda la gente que pueda o no votar Podemos.

-P.: ¿Teme, por otra parte, la irrupción de Podemos en Catalunya tras sumarse a Guayem?

-O. J.: La fuerza de Podemos dependerá del apoyo ciudadano. Y yo no puedo más que limitarme a respetar y asumir la decisión de los ciudadanos. Lo mismo que espero de Podemos o de cualquier otra fuerza política. Lo que debe prevalecer y lo que debe respetarse es la opinión de la mayoría. En eso, fundamentalmente, consiste la democracia.