Según un estudio

Los neandertales desaparecieron de la Península Ibérica antes que en el resto de Europa

Su desaparición progresiva coincidió con un cambio climático que provocó unas condiciones ambientales más frías y áridas

Los neandertales desaparecieron de la Península Ibérica hace unos 45.000 años, es decir, antes que en el resto de Europa, según un estudio en el que participan investigadores de la Universidad de La Laguna (ULL) y que se ha publicado en la revista Journal of Human Evolution.

La ULL indica en un comunicado que hasta ahora se atribuía la desaparición de los neandertales (Homo neanderthalensis) en Europa en torno a hace 40.000 años, según lo demostraban los restos fósiles hallados en yacimientos situados desde el Mar Negro en Rusia hasta la costa atlántica de España. Sin embargo, el nuevo estudio corrige esta fecha de acuerdo a los datos proporcionados por el yacimiento de El Salt en la Comunidad Valenciana.

“Ambas conclusiones son complementarias y no contradictorias”, afirma Bertila Galván, autora principal del estudio e investigadora del área de Prehistoria, Arqueología e Historia Antigua de la Universidad de La Laguna.

Hasta ahora, no existía ninguna datación directa en España sobre restos humanos neandertales que arrojara fechas recientes, pues “las escasas existentes proporcionan dataciones previas a los 43.000 y 45.000 años en todos los casos”, destaca Galván.

El proceso de desaparición “es complejo y se manifiesta de una manera regionalizada con singularidades en los distintos territorios”, añade Galván, que también colaboró en la investigación que fijaba la datación en torno a los 45.000 años.

El nuevo trabajo “pone en tela de juicio” la perduración de los neandertales en la península ibérica más allá de los 43.000 años y la nueva cronología “permite hacer una lectura de tipo regional, limitada a la península ibérica; y coincide con los restos hallados en otros yacimientos españoles”.

El registro de objetos líticos y de restos de fauna (cabras, caballos y ciervos principalmente), así como la amplia secuencia estratigráfica de El Salt, han permitido datar la desaparición de los neandertales en un yacimiento que abarca sus últimos 30.000 años de existencia.

A esta nueva datación se une el hallazgo de seis dientes que pertenecieron probablemente a un adulto joven de Homo neanderthalensis y que “pudieron representar a un individuo de uno de los últimos grupos de neandertales que ocuparon el yacimiento y posiblemente la región”, dicen los científicos.

El cambio climático, un factor clave

Los análisis con técnicas de alta resolución, que combinaron datos paleoambientales y arqueológicos, apuntan a “un progresivo debilitamiento de la población, es decir no hacia un final abrupto, sino gradual, que debió prolongarse a lo largo de varios milenios, durante los cuales los grupos humanos fueron cada vez menos numerosos”, indica Cristo Hernández, otro de los autores del trabajo e investigador en la ULL.

Esta desaparición progresiva coincidió con un cambio climático que provocó unas condiciones ambientales más frías y áridas, “lo que debió repercutir en la vida de los estas poblaciones finales”, añade Hernández.

Los humanos anatómicamente modernos no desempeñaron ningún papel en esta desaparición, sino que lo hizo “un importante deterioro climático, ya que la presencia de aquellos en estas tierras fue más tardía”, revela el investigador.

La nueva datación apunta a un despoblamiento de este territorio entre los últimos neandertales y los primeros humanos anatómicamente modernos.

Este hecho se ha manifestado arqueológicamente en un hiato sedimentario que no sólo se ha hallado en El Salt sino también en otros yacimientos de la península ibérica, concluyen los investigadores.