Una ola de frío ‘congelará’ toda España a partir de este miércoles

La Agencia Estatal de Meteorología advierte de la llegada de una borrasca que dejará heladas generalizadas y nevadas en numerosas regiones, especialmente el tercio norte peninsular, pero también en puntos como las playas cantábricas o Mallorca

Mientras Phil, la famosa marmota de Pensilvania (EEUU) pronostica un largo invierno en EEUU, en España no vamos a la zaga: nieve, lluvia, frío y viento afectan este lunes a todo el país, si bien las previsiones advierten de que a mediados de semana las condiciones meteorológicas empeorarán.

Sin embargo, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) coincide este año con el simpático roedor y ha anunciado la llegada de una ola de frío que recorrerá España miércoles y jueves dejando heladas generalizadas y nevadas en numerosas regiones, especialmente el tercio norte peninsular, pero también en puntos como las playas cantábricas o Mallorca.

La culpable es una borrasca que entra por Galicia y se desplazará progresivamente hacia el este dando paso a nuevos temporales que castigarán con especial crudeza la cordillera Cantábrica, Sistema Central, Pirineos y Sierra Nevada y, en el mar, las costas gallegas, asturianas, cantábricas y andaluzas (Almería y Granada).

A lo largo de las últimas horas, la nieve ya ha provocado problemas en bastantes puntos de la geografía española al cerrar puertos y carreteras y forzar la suspensión de actividades en los colegios.

En las regiones donde las temperaturas no bajen lo suficiente, lloverá durante los próximos días como lo hace hoy en numerosas zonas de España, con una intensidad y persistencia que alimentará el riesgo de desbordamiento en el Ebro y del Duero y las cuencas cántabras y vascas.

En Aragón, la punta de la crecida del Ebro llegaba hoy a la ribera alta zaragozana, con el agua cerca de los 7 metros de altura en la localidad de Novillas y avanzando hacia Alagón y Zaragoza, aunque el consejero de Política Territorial e Interior del Gobierno de Aragón, Antonio Suárez, explicaba que la crecida sólo afecta a cultivos y cosechas pero no a los cascos urbanos.

Embalses como el de Ullibarri en Álava (País Vasco) que surte a Bilbao y Vitoria se han visto forzados a desembalsar agua ante la previsión de nuevas y fuertes precipitaciones en las próximas horas.

Además, la Aemet mantiene la alerta roja o riesgo extremo en Navarra, Huesca y Lérida por el riesgo de aludes debido a la acumulación de nieve.

En cuanto a los colegios, la provincia más afectada ha sido León donde cerca de 700 alumnos no han podido asistir a clase por culpa del hielo y la nieve, sumando los escolares de Burgos, Segovia y Zamora que tampoco han podido acceder a las aulas, en total 1.787 alumnos se han quedado sin clase en la comunidad autónoma castellanoleonesa.

Ante la previsión de nuevas nevadas, el consistorio leonés ha activado un dispositivo de más de 200 personas para atender las necesidades de la ciudad.

El temporal ha provocado daños económicos todavía oficialmente no evaluados, aunque en algunos casos como Almería, el Ayuntamiento ha cifrado en 88.000 euros los desperfectos, especialmente en la playa de la capital.

Algunas administraciones han anunciado ya medidas como el gobierno autonómico de Cantabria, que estudia habilitar “mecanismos financieros” que le permitan anticipar indemnizaciones a los municipios afectados por las inundaciones, o la Diputación de Vizcaya que ha acordado eximir a todos los afectados de las tasas derivadas de las intervenciones del cuerpo foral de bomberos en domicilios y locales particulares inundados.

También en Castilla y León, el consejero de Economía Tomás Villanueva ha anunciado que las zonas afectadas por catástrofes o causas de fuerza mayor tendrán acceso a créditos blandos para ayudar a la recuperación de sus empresas de todo tipo.