Un león mecánico, fuegos artificiales y una espectacular Katy Perry para amenizar el descanso

La cantante estadounidense interpretó sus temas más conocidos con la colaboración de Lenny Kravitz y Missy Elliott en un gran espectáculo de luz y color

El espectáculo dentro del espectáculo no defraudó. Katy Perry cumplió las expectativas en el descanso de la Super Bowl con un breve concierto con impresionantes efectos, un león mecánico y la colaboración de Lenny Kravitz y Missy Elliott. La cantante estadounidense interpretó algunos de sus temas más conocidos y sus estilismos provocaron todo tipo de montajes (‘memes’) en Internet.

Katy Perry hizo su aparición en el estadio de la Universidad de Phoenix a lomos de un enorme león que representaba a la perfección el espíritu de su tema ‘Roar’. Este primer traje, con un estampado que imitaba al fuego, fue de los más comentados de la noche, comparado con algunos de los trajes que viste la original ‘chica en llamas’, Katniss Everdeen, protagonista de ‘Los juegos del hambre’.

Otra de las actuaciones que más parodias ha provocado fue la de ‘Teenage dream’ y ‘California girls’, con un ambiente surfero y colorido y un cuadro de baile formado por dos tiburones algo arrítmicos.

Perry retomó su versión más sensual para interpretar junto a Lenny Kravitz ‘I kissed a girl’, el atrevido tema con el que se dio a conocer en todo el mundo. Después, sacaría su faceta más rapera junto a Missy Elliott.

El colofón fue la interpretación de ‘Fireworks’ subida en una plataforma voladora, en la que se alzó a varios metros del suelo mientras los asistentes a la final de la Liga de Fútbol Americano espoleaban a la protagonista de la noche (con permiso de los Patriots y de los Seahawks).