Los republicanos rechazan el presupuesto de Obama que consideran “más de lo mismo”

La mayoría republicana en el Congreso de EEUU tildó hoy el presupuesto presentado por el presidente, Barack Obama, como "más de lo mismo" y consideró que el país no puede permitirse repetir planes de gasto y aumento de impuestos. El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, aseguró que el presupuesto presentado por Obama, cercano a los cuatro billones de dólares, es como el Día de la Marmota, que hoy se celebra, con "más impuestos, más gasto y más parálisis en Washington".

“Puede ser el Día de la Marmota, pero el pueblo estadounidense no puede permitirse repetir las mismas viejas políticas del pasado una y otra vez”, dijo el líder conservador tras la presentación que hizo Obama sobre su plan presupuestario.

“Al igual que los anteriores presupuestos del presidente, este plan nunca se equilibra, nunca. No contiene soluciones para hacer frente a las causas de nuestra deuda, y ningún plan para solucionar nuestro código impositivo de manera que se ayude a fomentar el crecimiento y crear empleo”, aseveró.

El republicano insistió en que el presupuesto que ha enviado hoy Obama al Congreso impondría nuevos impuestos y más gasto “sin un plan responsable para abordar con honestidad los grandes retos que afronta” el país.

Boehner defendió el proyecto planteado por su bancada como un presupuesto “de futuro”, mientras que el de Obama, dijo, se encuentra anclado en el pasado.

Los mismos argumentos usó el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, quien consideró que el presupuesto del presidente no es más que “una mirada hacia el pasado” que “complace a los jefes de la izquierda”.

Asimismo, el presidente del Comité Presupuestario de la cámara baja, el republicano Tom Price, y su homólogo en el Senado, Mike Enzi, aseguraron que el país se encuentra en “un camino fiscal y económico que es simplemente insostenible”.

“Las políticas fracasadas y el pensamiento rancio de Washington están contribuyendo a una creciente montaña de deuda y una economía de bajo rendimiento. Es por eso que es tan inquietante que el presidente Obama haya presentado una nueva propuesta de presupuesto que se centra en el mismo orden del día ya agotado que no ha logrado ayudar a las familias estadounidenses”, afirmaron.

El proyecto de Obama para el año fiscal 2016, que comenzará el próximo 1 de octubre, contempla un gasto de 3,99 billones de dólares y unos ingresos de 3,53 billones, con un pronóstico de déficit de 474.000 millones de dólares.

Para el Pentágono, el presidente solicita 585.300 millones de dólares, un 4 % más que en el ejercicio actual.

En conjunto, la propuesta de Obama representa un aumento del gasto público del 7 % sobre los niveles fijados por los recortes automáticos, conocidos como “secuestro”, que entraron en vigor en marzo de 2013 para reducir el déficit.

Obama anunció su presupuesto en la sede del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), agencia encargada de la lucha contra el terrorismo, entre otros asuntos, que se quedará sin fondos el 27 de febrero si no se llega a un acuerdo que despeje la amenaza republicana de no permitir que sea financiada salvo que se anulen las acciones ejecutivas del presidente en materia migratoria.