Embajador español y exdiputado popular

La esposa de De Arístegui colaboró con los servicios secretos marroquíes

El 'Wikileaks marroquí' desvela 150 correos electrónicos en los que fundamentalmente trataba de defender la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara

Nadia Jalfi, esposa del exdiputado popular y actual embajador español en la India, Gustavo de Arístegui, colaboró entre 2008 y 2011 con los servicios secretos marroquíes, según ha desvelado el perfil anónimo que desde el pasado 2 de octubre ha difundido en Twitter cientos de correos electrónicos confidenciales de la diplomacia marroquí a modo de un nuevo Wikileaks, según informa El Mundo.

Jalfi, que tras dos años de relación se casó en octubre del año 2010 con Arístegui, entonces portavoz de asuntos exteriores del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados, intercambió en esos tres años 150 correos electrónicos con Mourad el Ghoul, jefe de Gabinete del director de la Dirección General de Estudios y Documentación (DGED) de los servicios secretos marroquíes, y en alguno de ellos colaboraba en temas tan espinosos como la soberanía histórica de Marruecos sobre el Sáhara.

Trabajó por la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara

El diplomático y cineasta español “nos propone plasmar en imágenes, de manera pertinente, la soberanía histórica de Marruecos sobre el Sáhara. Asegura poseer documentos inéditos sobre el asunto. No hace falta explicar el provecho que podríamos sacar de un proyecto de esta naturaleza”, detalla incluso en uno de esos correos tras un viaje a Madrid.

El tema del Sáhara ocupa gran cantidad de los emails de Jalfi. En 2008 envió un correo a El Ghoul para que lo aprobase y permitiera su publicación por parte de la agencia de prensa oficial (MAP) en la que relata la visita a Rabat del presidente de La Rioja, Pedro Sanz, en la que el español afirmaba que “la solución más lógica y la única viable para resolver el conflicto del Sáhara es una amplia autonomía” como la propuesta por Marruecos.

En ese año, una periodista italiana de la revista ‘Tempi’ le escribe asegurando que va a publicar un reportaje prometido de tres páginas sobre ex del Polisario que se han incorporado a Marruecos tras sus malas experiencias en los campamentos de refugiados.

En diciembre de 2010, El Ghoul escribe a Jalfi que por fin la Fox News estadounidense ha colgado en internet el artículo “sobre los nexos entre el Polisario y Al Qaeda en el Magreb Islámico” y le pedía que lo divulgara “al máximo” entre todos sus contactos, pese a que un mes antes, el coordinador antiterrorista del Departamento de Estado, Daniel Benjamin, había negado públicamente ese vínculo.

En declaraciones a El Mundo, una allegada de Nadia Jalfi asegura que “algunos de los correos han sido manipulados”, aunque no explica cuáles y dónde. Según esta persona, “Nadia desempeñaba un empleo de rango medio en una agencia de comunicación, en Rabat, que recibía encargos de administraciones y empresas privadas”.

Esa misma fuente añade que Jalfi “mantenía correspondencia con múltiples clientes, pero no conoce al tal El Ghoul” si no que básicamente trataba temas culturales, porque muchos de sus clientes querían “que les ayudara a promocionar, a través de la prensa europea, eventos que se celebraron en Marruecos, como el Festival de Cine de Marrakech”.

Sin embargo, el contenido de los mensajes, no desmentido por Rabat, que se ha limitado a cerrar esa cuenta de Twitter, deja clara la estrecha relación de Jalfi con la DGED, y que llegaba más allá de los aspectos culturales.