Interior renunciará a las escuchas sin orden judicial ante ‘la mínima duda constitucional’

Los ministros de Justicia, Rafael Catalá, y de Interior, Jorge Fernández Díaz, se reúnen hoy con el portavoz socialista en el Congreso, Antonio Hernando, para abordar las medidas contra el terrorismo yihadista. El encuentro tendrá lugar por la tarde y en él ambas partes plantearán las medidas que consideran necesarias para prevenir y combatir este tipo de terrorismo. El titular de Interior ha avanzado que su departamento renunciará al proyecto que permite escuchas telefónicas sin autorización judicial previa si hay dudas de su encaje constitucional.

En declaraciones a la Cope, Fernández Díaz ha valorado así la aprobación por parte del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) de un informe que contempla que existen “serias dudas” de constitucionalidad respecto a los pinchazos telefónicos sin autorización judicial previa, algo que se desarrolla en el anteproyecto de nueva Ley de Enjuiciamiento Criminal (Lecrim) que promueve el Gobierno.

A este respecto, el titular de Interior dijo que las escuchas telefónicas sin permiso judicial previo están contempladas en la Carta Magna para delitos terroristas y que es algo que se desarrolla en la Lecrim vigente, que data de 1988. El responsable de Interior añadió que la sociedad ha evolucionado desde entonces y que “hay que prever supuestos adecuados” a la nueva realidad a la hora de combatir los fenómenos delictivos y terroristas.

El ministro dijo, en referencia a las escuchas telefónicas sin control judicial previo, que su departamento no tiene la “más mínima intención” de promover una iniciativa que tenga “la más mínima duda de encaje constitucional”. Por este motivo dijo que renunciarán a la propuesta si órganos como el CGPJ plantean estos reparos de constitucionalidad. No obstante, Fernández Díaz, en referencia a la amenaza del yihadismo y a los atentados de París de la semana pasada, declaró que “Occidente tiene que reaccionar con todas las consecuencias contra lo que es una amenaza global”.

Jorge Fernández Díaz añadió que seguridad y libertad son conceptos “complementarios”, ya que “sin seguridad no hay libertad” y “son la cara y cruz de una misma moneda”. Destacó que “el problema surge al encontrar el adecuado equilibrio” cuando hay un “nivel de amenaza superior”, como sucede en estos momentos tras lo ocurrido la semana pasada en la capital gala.

Los reparos del PSOE

El pasado viernes, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, dejó claro que la lucha contra el terrorismo es la “defensa de las libertades y también de la legalidad y de los derechos de los ciudadanos” y que, por ello, los socialistas se sentían “muy lejos” de la reforma del Código Penal que plantea el PP en esa materia. “Los socialistas nos sentimos muy lejos del planteamiento de la reforma del Código Penal que ha hecho el grupo parlamentario popular y el Gobierno de Mariano Rajoy”, afirmó Sánchez preguntado por propuestas como la de penalizar el consumo de web yihadistas o el archivo de pasajeros de las líneas aéreas.

De todos modos, el PSOE quería esperar a conocer las propuestas del Gobierno para ver exactamente cuál es la voluntad del Ejecutivo en esta materia. Mientras, ayer mismo Antonio Hernando pidió en Valencia al Gobierno “tiempo suficiente” para poder llegar en los próximos días a un acuerdo para “mejorar” los instrumentos jurídicos para luchar contra el terrorismo yihadista. De todos modos, ya avanzó que su partido no está dispuesto a apoyar medidas como las escuchas sin autorización judicial, porque “no entran dentro” de la Constitución.

Por la noche, en declaraciones a la Cadena Ser, afirmó que “cualquier recorte de las libertades tiene que estar suficientemente justificado y ser proporcional y limitado en el tiempo”, puntualizando que se refería concretamente al PNR, el registro de datos de pasajeros: “Creemos que el PNR puede ser útil, es a lo que me refería”.

Con toda probabilidad, Fernández Díaz, como ha anunciado ayer, trasladará a los socialistas la intención del Gobierno de aprobar en las próximas semanas un plan de lucha contra el terrorismo yihadista y la radicalización violenta a través de internet. Una medida que, según el ministro, tiene como objetivo elaborar una ‘contranarrativa’ frente al relato yihadista que a través de internet intenta incitar al odio, a la comisión de delitos y a la captación, reclutamiento, adoctrinamiento, financiación y logística de las organizaciones terroristas yihadistas.

Los comentarios de Disqus están cargando....