Rajoy intenta fidelizar a su electorado recuperando a Aznar en la Convención

El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, reúne este lunes en Génova al Comité Ejecutivo Nacional de su partido con la designación del comité de campaña de las municipales y autonómicas de mayo como uno de los asuntos pendientes. La gran cita política del partido es, sin embargo, la Convención que celebrará a finales de mes, en la que está previsto que participe José María Aznar.

La presencia del expresidente del Gobierno, que responde a una invitación personal de Rajoy, pone fin a meses de desencuentros que tuvieron su momento más crítico en la campaña de las elecciones europeas, cuando Aznar lamentó públicamente que no le hubieran llamado para colaborar. Después, Génova intentó remediarlo haciéndole un hueco en la agenda, pero ya era tarde y él se limitó a presentar un acto del candidato, Miguel Arias Cañete, por motivos de amistad. La frialdad en las relaciones entre el expresidente y el actual jefe del Ejecutivo ya se había visibilizado en la Convención del año pasado, cuando Aznar justificó su ausencia por compromisos internacionales previos.

Ahora, parece que está dispuesto a acudir a la Convención que se celebrará los días 23, 24 y 25 de enero en Madrid, probablemente en la sesión inaugural, aunque el programa aún no está cerrado. Se espera que la ‘fórmula Aznar’ contribuya a recuperar al electorado que respaldó al PP en 2011, cuando obtuvo su mayoría absoluta, y que según encuestas como la última del CIS estaría dispuesto a emigrar a otras opciones de voto o a quedarse en casa. Ese sondeo dice que 2,8 millones de sus votantes se abstendría o votaría en blanco de celebrarse ahora las elecciones.

Otra encuesta, la que publica este domingo El País, relega al PP a una tercera posición, por detrás de Podemos y el PSOE, con un 19,2% de los votos. Los que pierde, dice el sondeo, se redistribuyen entre otras fuerzas políticas entre las que Ciudadanos experimenta un notable ascenso, colocándose por encima de UPyD. La formación de Albert Rivera se beneficiaría, en gran medida, de antiguos votantes del PP, lo mismo que Podemos atrae a votantes socialistas. De ahí que Rajoy sienta la necesidad de transmitir un mensaje de mayor contundencia.

Aznar no deja de ser uno de los referentes más sólidos del PP y por eso constituye la gran baza de Rajoy para recuperar apoyos. Siempre cabe el riesgo de que el expresidente utilice su intervención en la gran cita de su partido para mandar algún recado al presidente del tipo de los que le envió cuando fue entrevistado en Antena 3 y sugirió que podría estar pensando en regresar a la primera línea política. Entonces, hizo una enmienda en toda regla a la política de su sucesor pidiéndole, entre otras cosas, que bajara los impuestos a las clases medias y reprochándole su falta de liderazgo. “Me encuentro -dijo- como la mayoría de los votantes del PP, a los que les gustaría ver un proyecto político muy claro y una acción política definida”. Después de aquello, la plana mayor del PP se abstuvo de acompañarle en la presentación de su segundo volumen de memorias.

Cuando estamos ya en pleno año electoral, Rajoy se ha decidido a olvidar viejas rencillas y a dar la imagen de unidad que, por cierto, le reclamó Ana Botella en la cena de Navidad del PP. En consonancia con ese deseo de la alcaldesa de Madrid, es de esperar que su marido se incline en esta ocasión por un tono más moderado y conciliador con el actual líder ‘popular’. Además, Rajoy ha dado un significativo giro para mimar al sector más conservador de su partido. En ese contexto, ha nombrado al último portavoz de Aznar para relevar a Alfonso Alonso en el Congreso, decantándose por un perfil duro ante una campaña que se presenta muy reñida. Rafael Hernando ha dado sobradas pruebas de esa contundencia que desea rescatar el presidente y que tantas críticas le han propiciado por parte de la oposición. En sus primeras actuaciones desde su nombramiento no ha defraudado.

Por lo que se refiere al equipo de campaña, previsiblemente el coordinaor será, por razón de su cargo, el vicesecretario general de Organización y Electoral, Carlos Floriano, al igual que en las europeas del año pasado. También se espera un papel protagonista para el responsable de Política Autonómica y Local, Javier Arenas.

El Comité Ejecutivo, que nombrará al comité de campaña a propuesta del presidente y de la secretaria general, María Dolores de Cospedal, avanzará también en el diseño de la estrategia electoral acordada por Rajoy y el comité de dirección durante su retiro de dos días este fin de semana en Toledo. No se espera, sin embargo, que la cúpula popular aborde la resolución de incógnitas como los nombres de sus candidatos al Ayuntamiento de Madrid y a la Comunidad Valenciana.

La previsión es que el nombre de todos los candidatos del PP se sepa en febrero -para lo cual será convocado el Comité Electoral-, aunque en el seno del partido no se descarta que parte de ellos se conozcan en la Convención Nacional.

Leer más noticias sobre
RELACIONADO