En el Mont Ventoux

Descartan que el cráneo hallado en Francia perteneciera a Publio Cordón

Los primeros indicios apuntan a que los restos no son los del empresario zaragozano, secuestrado por el GRAPO hace diez años y enterrado en la zona, según un arrepentido

El cráneo humano hallado en el Mont Ventoux (Francia) por unos cazadores “no tiene a priori nada que ver” con el empresario Publio Cordón, secuestrado en 1995 por los GRAPO, reveló a Efe una fuente de la Gendarmería francesa. La fuente, sin embargo, pidió esperar al análisis de ADN de los restos, que se practicará “en los próximos días”, para confirmar si estos pertenecen o no al industrial español.

“Según los investigadores, a priori el cráneo no tiene nada que ver con el caso de Publio Cordón”, señaló la fuente, quien recordó que la zona del Mont Ventoux, donde el grapo arrepentido Fernando Silva Sande confesó haber enterrado el cadáver de Cordón, es “muy extensa”.

El cráneo había sido encontrado el lunes por unos cazadores y ha sido sometido a un examen forense.

Los investigadores barajan la hipótesis de que los restos hallados -además del cráneo hay huesos, un pantalón y un pañuelo- pertenezcan a una persona que murió “de forma accidental”, según el mismo rotativo, que añade que las pruebas forenses podrían prolongarse hasta dos meses.

La Guardia Civil ya rastreó esa zona en busca del cadáver de Publio Cordón Munilla, fundador de la aseguradora Previasa y del Grupo Hospitalario Quirón, secuestrado por los Grapo el 27 de junio de 1995 cuando practicaba ‘footing’ en los alrededores de su casa de Zaragoza.

En 2009 se conoció que la Guardia Civil buscaba en el sureste de Francia el cadáver de Cordón y el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska reabrió el caso tras la confesión de Silva Sande, condenado a 28 años de cárcel por el secuestro del empresario, de que Cordón murió tras saltar por una ventana cuando intentaba huir de su secuestro.

Según Silva Sande, exjefe de los GRAPO arrepentido, él mismo enterró su cadáver en el sur de Francia.

El pasado octubre Silva Sande se sometió al denominado test de la verdad en el Instituto de Medicina Legal de Zaragoza, después de que lo autorizara el juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez de Bermúdez y de que él mismo aceptara la prueba de forma voluntaria.

Según informaron entonces fuentes del caso, el resultado fue aceptable y se marcaron “varios puntos” como probables para localizar el cuerpo del empresario en el sur de Francia.

Las fuentes añadieron que las conclusiones del estudio, que fue pagado por la familia de Publio Cordón, no arrojaron sorpresas.