Fútbol: Copa del Rey

El Atlético deja al Real Madrid al borde del K.O. en la Copa (2-0)

El Atlético acaricia la clasificación para los cuartos de final de la Copa del Rey tras superar al Real Madrid (2-0) en un encuentro en el que el equipo madridista generó más ocasiones pero echó en falta en su ataque a Cristiano Ronaldo, sorprendentemente suplente de inicio, y en el que Fernando Torres pasó completamente desapercibido. Un claro penalti y una jugada a balón parado condenaron a un conjunto blanco en el que Arbeloa y Sergio Ramos deberían haber sido expulsados. En los otros encuentros de Copa de este miércoles, el Villarreal superó a la Real Sociedad (1-0), el Valencia venció al Espanyol (2-1) y el Almería y el Getafe igualaron (1-1).

La ausencia de Cristiano Ronaldo fue la más llamativa entre las varias novedades registradas en uno y otro equipo. La mano izquierda de Ancelotti con el portugués, ávido de goles en los encuentros en los que su equipo va goleando y no es sustituido, ordenó esta vez el camino de la suplencia de la estrella lusa en una de las citas más trascendentales de la temporada.

El Real Madrid empezó mandando. No se había cumplido el primer minuto cuando Benzema forzó un córner que terminó en cabezazo de Ramos y despeje de Oblak. El fantasma de la final de la Champions volvió a aparecerse de inicio en el Calderón. El equipo blanco mandaba, era dueño y señor del choque y al conjunto rojiblanco le costaba acercarse a Navas.

Continuó la misma tónica hasta los trece minutos, cuando Bale marcó en posición ilegal y el colegiado anuló el tanto. Aprovechando la celebración de los jugadores madridistas, el Atlético tiró de pillería y con una contra fulgurante llegó por vez primera al área rival. El disparo final de Griezmann fue despejado a córner por Navas.

Esaa acción marcó un punto de inflexión. No es que los locales pasaran a dominar, pero se crecieron, adelantaron líneas varios metros y desde entonces los madridistas estuvieron menos cómodos sobre el césped. La siguiente opción clara también fue rojiblanca, pero Varane, que había errado, rectificó a tiempo para taponar el lanzamiento raso de Griezmann cuando se había plantado ante Navas.

El encuentro continuó sin dominador hasta que en los últimos diez minutos el Real Madrid volvió a tomar las riendas. No con la claridad del inicio, pero lo suficiente como para registrar un cabezazo desviado de Khedira y un disparo de Benzema atajado por Oblak que confirmaron recuperación madridista.

El inicio de la segunda mitad fue un calco del comienzo de la primera. Bale, con un tiro cruzado que salió fuera por muy poco y James, con un lanzamiento que salió alto, estuvieron cerca de adelantar a su equipo. Dominaban los de Ancelotti, pero serían los de Simeone los que se adelantarían desde el punto de penalti.

Fue por un claro agarrón de Sergio Ramos a Raúl García, quien transformaría la pena máxima pese a que Keylor adivinó el lado del lanzamiento. Es cierto que Raúl García acostumbra a hacerse hueco con los codos con su marcador -en la primera parte ya se zafó a golpes de Khedira para librarse de su marca- pero no menos cierto que el agarrón de Ramos fue de libro y la enésima torpeza de un gran central que periódicamente comete algún error de libro.

Se marchó Torres, completamente desapercibido sobre el césped, y entró Cristiano Ronaldo con la intención de evitar la tercera derrota consecutiva -si contamos el amistoso de Dubai- después de veintidós triunfos seguidos en competición oficial. Koke había entrado poco antes en el Atlético y Arda lo hizo minutos después.

Sucedió como en Mestalla. El Real Madrid reaccionó con más corazón que fútbol, y también como en Valencia, el cuadro blanco volvió a encajar un gol a la salida de un córner. Esta vez fue Giménez el que entró como Pedro por su casa para cabecear a las mallas. La eliminatoria se ponía muy cuesta arriba para el Real Madrid, Y pudo ser peor. Porque Clos Gómez no vio una entrada de Arbeloa con el pie derecho en plancha a la altura de la rodillas derecha de Gabi. El lateral tendría que haber visto la roja al igual que Ramos, que ya tenía una amarilla y cortó un pase con su brazo derecho y que le hizo merecedor de la segunda cartulina. Gómez no pitó falta.

Incapaz de generar más ocasiones, llegó el pitido final. Durísimo castigo para el Real Madrid y para Ancelotti, que reservó a su mejor jugador el día menos indicado para ello. El Atlético acaricia los cuartos y un posible cruce con el Barcelona, su rival liguero del domingo. El equipo madridista tendrá que hacer examen de conciencia, tres derrotas seguidas ya no son casualidad.

ATLÉTICO DE MADRID 2 – 0 REAL MADRID (0-0 al descanso)

ATLÉTICO DE MADRID: Oblak; Gámez, Godín, Giménez, Lucas; Mario Suárez, Gabi, Saúl (Arda Turan, min.67); Raúl García, Griezmann (Mandzukic, min.74) y Torres (Koke, min.58).

REAL MADRID: Keylor Navas; Arbeloa (Carvajal, min.82), Varane, Ramos, Marcelo; Isco, Khedira, Kroos, James (Ronaldo, min.62); Bale y Benzema (Jesé, min.74).

GOLES: 1-0, min.57: Raúl García, de penalti. 2-0, min.76: Giménez.

ÁRBITRO: Clos Gómez (C.Aragonés). Amonestó a Gabi (min.75), por parte del Atlético de Madrid, y a Marcelo (min.26), Khedira (min.30) y Ramos (min.56) por parte del Real Madrid.

ESTADIO: Vicente Calderón.