¿Ramontxu? ¿Pedroche? ¿Mota? ¿Telecinco? ¿Quién salió fortalecido de la Nochevieja?

Algunos de los rostros claves de la Nochevieja televisiva salieron reforzados y tienen muchas papeletas para repetir en el futuro

La tradición manda. Y la audiencia sigue eligiendo TVE para ver las campanadas. Aunque la costumbre ya no manda tanto como en épocas anteriores, las cadenas privadas cuentan con 25 años de emisión y están bastante consolidadas, suponiendo una alternativa golosa para muchos espectadores. De hecho, durante los últimos años, La 1 de Televisión Española venía sufriendo una constante pérdida de espectadores. Sin embargo, este año, Ramón García ha conseguido frenar en seco esa tendencia. Ha evidenciado que su credibilidad y cercanía frente a la cámara sigue en perfecta forma tal como hace diez años.

La emisión de las uvas logró, en total, 5.323.000 espectadores y un 38,7 por ciento de share, disparándose a las 12 de la noche hasta los 6.531.000 espectadores y el 45,6 por ciento de cuota. Dato superior al del año pasado, cuando TVE contó TVE con los chicos del jurado de MasterChef y alcanzó 5.261.000 fieles y 37,9 de cuota.

Con este panorama de audiencias, Ramontxu es uno de los rostros que más sale fortalecido de su regreso a la Nochevieja de La 1. Ha demostrado que sigue manteniendo intacto su instinto televisivo de siempre. Su experiencia, profesionalidad y espontaneidad elevaron la confianza del público en esta retransmisión que, en los últimos años, había fluido menos, con presentadores más inexpertos, que acompañaban a Anne Igartiburu, en lo alto de la terraza de la Puerta del Sol. Ramón García, por tanto, se asegura cumplir 15 años al frente de las campanadas en doce meses. Es un valor añadido para TVE.

Como también repetirá, Jose Mota. El otro gran triunfador de esta Nochevieja. Su especial ‘Un país de Cuento’ alcanzó un colosal 28,6 por ciento de share. Lo que se traduce en 3.337.000 espectadores. El show de humor recuperó al mejor José Mota. Un programa brillante, de lo mejor de la última década, con el que el humorista se resarce así, de su frustrado paso por Telecinco. El especial sorprendió por su calidad e hizo derrumbar cualquier prejuicio con el ex de Cruz y Raya. Con estos resultados, no sólo de audiencia, sino también de percepción social, Mota tiene asegurado un nuevo programa semanal en La 1.

Cristina Pedroche es la ganadora de la Nochevieja en comentarios, chascarrillos e incluso críticas. Eso sí, después de éxito viral de las campanadas interrumpidas de Canal Sur. Sus transparencias ayudaron para disparar la audiencia de La Sexta hasta máximo histórico con un 9,3 por ciento de share y adelantar a Antena 3 que, con Anna Simon y Carlos Sobera, se quedaron con un 8,9 por ciento. Pedroche se afianza como imagen juvenil del canal verde y apunta maneras para repetir el próximo año. La expectación volverá, por tanto.

En ese sentido, hay que analizar la estrategia de Mediaset al emitir simultáneamente las Campanadas de Telecinco, en todos sus canales menos el infantil Boing. Una decisión muy rentable (al hacer sinergias) pero que diluye la potente imagen de marca de Cuatro, como canal independiente de su padrastro Telecinco. El canal rojo, por esta medida, se queda muy debilitado a nivel de audiencias en el cambio de año. Sólo 275.000 espectadores y un pobre 1,9 fue el resultado con el que Cuatro despidió 2014. Mientras Antena 3 y La Sexta da la sensación de que se mantienen como canales separados aunque, en realidad, utilizan los mismos medios técnicos. Si Mediaset utiliza cuatro maestros de ceremonias, Atresmedia utiliza otros cuatro comunicadores pero los divide en dos, dos en el balcón de Antena 3, otros dos en el balcón contiguo de La Sexta.

En el final de 2014, además, la táctica de Telecinco de aprovechar a los personajes de El Chiringuito de Pepe para realizar la emisión de fin de año no prosperó demasiado. Ellos, a pesar de ser los segundos en audiencia con 1.968.000 de fieles y un 14.3 por ciento de cuota, son los perdedores de la noche. La trama de encajar las historias de ficción de la serie en la Puerta del Sol, como si fuera un capítulo especial, en donde se confunde realidad con ficción, no terminó de encajar. Así que los reyes del croquetón difícilmente repetirán. Para Telecinco es más eficaz contar, en el cambio de año, con rostros habituales de los magazines diarios de la cadena, que tan bien conectan con su público fiel. Quizá el año que viene deberían consumar una pregunta del polígrafo de Sálvame por cada uva.

Por grupos de televisión, Atresmedia supera a Mediaset España en la suma de las audiencias de sus canales en el cambio de año. La Sexta y Antena 3, a pesar de ser sólo dos canales, alcanzaron un 18,5 por ciento de cuota con 2.527.000 espectadores frente al 18 por ciento y 2.491.000 seguidores de las cadenas de Mediaset, que sale de la suma de Telecinco, Cuatro, Divinity y Energy.