Entrevista a la nueva portavoz de UDC

Montse Surroca: “El movimiento impulsado por Durán i Lleida no va contra CDC ni es una alternativa a Mas”

Advierte de que su partido no desea un avance electoral si no es para realizar una consulta sobre la realidad nacional catalana, pero añade que no se plantea la declaración unilateral de independencia.

La recientemente nombrada portavoz de UDC, la diputada por Girona Montse Surroca, explica que Josep Antoni Duran i Lleida está impulsando un movimiento que no va contra nadie. Ni contra CDC ni contra el president de la Generalitat. Y añade que lo único que pretende es sumar y, al tiempo, dar respuestas a la gente en estos momentos de descrédito de la política, de auge de los populismos y de necesidad de hacer las cosas de otra manera desde la política.

¿Por qué su designación como portavoz de UDC? ¿Supone una renovación? ¿Responde al establecimiento de unas relaciones con CDC diferentes a las de ahora?

Mi reciente designación viene motivada por la situación personal de quien hasta hace unos meses era la portavoz de Unió. Por problemas de salud, Marta Llorens no podía ejercer esa responsabilidad y de forma acordada con ella la dirección del partido decidió que asumiera yo esa función. Por lo tanto, el relevo no obedece a una decisión de cambio de estrategias sino a una cuestión personal. Cambian, pues, las personas, seguramente con estilos distintos, pero no los objetivos, que son coincidentes.

Como ponente de la Comisión que estudia la reforma del Reglamento del Congreso ¿estima que puede cambiarse todavía o hay que descartarlo?

Disponemos de un trabajo muy avanzado del año 2005, fruto de un amplio consenso entre los distintos grupos parlamentarios, pero las circunstancias han cambiado y aquel documento debe actualizarse. A estas alturas de la legislatura, veo dificultades para alcanzar acuerdos entre los grupos en distintos bloques del nuevo Reglamento. Creo que será muy difícil aprobar una reforma amplia. Quizá conseguiremos desbloquear algún aspecto concreto o puntual, pero difícilmente tendremos un nuevo Reglamento.

Y como ponente de la Comisión que elabora la Ley de Control de la actividad de los partidos políticos, ¿cree que la regeneración democrática que propone el Gobierno será suficiente para acabar con la corrupción en España?

En términos generales, creo que la lacra de la corrupción lamentablemente no se soluciona únicamente con más leyes. El problema de fondo de la corrupción tiene que ver con comportamientos de las personas, con la ética, con las virtudes de quienes ostentamos cargos públicos y ello no tiene tanto que ver con leyes sino con una determinada cultura. Ahora bien, las leyes pueden contribuir a erradicar esta lacra que perjudica enormemente nuestro modelo democrático. Es importante mejorar el Código Penal en la lucha contra la corrupción y también el control de la actividad de los partidos políticos, así como el régimen de incompatibilidades de los altos cargos de la Administración General del Estado. Pero también deberíamos reformar la Ley de Enjuiciamiento Criminal para agilizar los procedimientos judiciales relacionados con la corrupción o dotar de mayores recursos a la Administración de Justicia. Los cambios legislativos son necesarios pero también una nueva manera de hacer política para que los ciudadanos no perciban a los políticos o la política como un problema, como una “casta”, sino como aquellos que dan respuestas a sus problemas.

Usted también es la portavoz de CiU en la Comisión Constitucional. ¿Considera que aún es posible reformar la Constitución para mantener a Cataluña dentro del Estado español?

Desde Convergència i Unió no hemos puesto sobre la mesa este debate. La cuestión entre Cataluña y España va más allá de una reforma de la Constitución. En estos momentos la mayoría de los catalanes y de las catalanas quieren decidir sobre el futuro de Cataluña a través de las urnas y amparados por un marco legal, posibilidad que se niega reiteradamente desde el Gobierno del PP.

La reforma territorial debería conllevar el reconocimiento de Cataluña como nación y el derecho de los catalanes a decidir su futuro mediante una consulta o referéndum?

Si hemos llegado a esta creciente conflictividad política entre Cataluña y España es en gran parte porque los gobiernos de España, ahora del PP pero antes del PSOE, no reconocen la realidad nacional catalana. Es una de las grandes cuestiones pendientes. Y sí, cualquier solución debe pasar necesariamente por una consulta o referéndum.

¿Considera imprescindible realizar unas elecciones autonómicas plebiscitarias para declarar la independencia?

Las reiteradas negativas del gobierno del Partido Popular a las distintas iniciativas para celebrar la consulta dentro de un marco legal provenientes de Cataluña han conducido al president Mas a realizar una propuesta que pretende aglutinar en una lista unitaria a los distintos partidos que están a favor del derecho a decidir y a representantes de la sociedad civil. Por lo tanto, hemos llegado a esta situación por las constantes negativas del gobierno central. Desde Unió Democràtica de Catalunya ya hemos dicho que no somos partidarios de un avance electoral si no es para realizar la consulta.

De celebrarse esas elecciones, ¿estima que las fuerzas soberanistas obtendría la mayoría absoluta necesaria para que el Parlament hiciese una declaración unilateral de independencia?

Es difícil hacer predicciones y no creo que sea prudente hacerlas. Hay distintas encuestas que auguran una amplia mayoría de las fuerzas soberanistas, pero no suficiente. Pero ello sólo lo pueden determinar las urnas con toda seguridad.

¿Piensa que una declaración unilateral de independencia cabría dentro de la legalidad constitucional?

Desde Unió Democràtica de Catalunya no nos planteamos la declaración unilateral de independencia.

¿Como están las relaciones entre CDC y UDC? ¿La tensión actual puede provocar la fractura de la coalición?

En Convergencia i Unió tenemos muchas cosas que nos unen. Hay una hoja de ruta en común y hace muchos años que los dos partidos vamos juntos. Siempre hemos hablado y superado las diferencias que existen y han existido.

¿Se mantiene los actos de reparto de puestos en las candidaturas de cara a las municipales del próximo 25 de mayo?

Estamos trabajando para las próximas municipales como siempre lo hemos hecho.

¿Está Duran Lleida construyendo una alernativa propia, diferenciada de la de Artur Mas, para ofrecr una salida a a situación que vive Cataluña?

Duran i Lleida está impulsando un movimiento que no va contra nadie. No va contra CDC ni es una alternativa a las propuestas del president de la Generalitat. Pretende construir un movimiento que sume y que dé respuestas a la gente en estos momentos de descrédito de la política, de auge de los populismos, de necesidad de hacer las cosas de otra manera desde la política. En definitiva, es un proyecto que pretende construir, aportar.

¿Cabe la posibilidad de que se rompiese UDC y algunos de sus miembros se fueran con Mas?

Dentro de UDC, como en otros partidos, convivimos personas con un ideario común, pero en ocasiones con planteamientos distintos. En estos momentos, cuando el contexto en Cataluña relativo a la cuestión nacional está tan presente, es evidente que dentro de Unió hay personas con distintas sensibilidades, pero ello no tiene por qué suponer un problema ni llevar a una ruptura.

¿Sigue su líder intentando hacer de puente entre Mas y Rajoy o están rotos todos los puentes?

La situación es muy difícil, pero el diálogo nunca debe darse por perdido.

¿Le han dicho el Gobierno o el Grupo Popular si mantendrán a Durán Lleida como presidente de la Comisión de Exteriores el resto de la legislatura?

Mientras los grupos que le dieron su apoyo para presidirla se lo mantengan, él seguirá haciendo el buen trabajo que está desarrollando. Por otro lado, no he participado en ninguna conversación al respecto ni entra en el ámbito de mis competencias.