Las FARC anuncian por primera vez un alto el fuego indefinido

La guerrilla colombiana advierte de que "daría por terminada" la tregua ante cualquier ataque a sus estructuras "por parte de la fuerza pública" e insta a Santos a validarla porque es "ahora o nunca"

El anuncio de las FARC de que iniciará antes de fin de año un alto el fuego unilateral por tiempo indefinido, y la convicción de la delegación del Gobierno de que se avecina la "recta final" del proceso de paz, cerraron este miércoles en La Habana el último ciclo de diálogos de 2014.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) fijaron para el próximo sábado a las 00.01 hora local colombiana (05.01 GMT) el inicio del alto al fuego en un comunicado que leyó ante la prensa su jefe negociador, 'Iván Márquez' (alias de Luciano Marín Arango), al concluir la ronda 31 de sus negociaciones con el Gobierno.

"Este cese de fuegos unilateral, que deseamos se prolongue en el tiempo, se daría por terminado solamente si se constata que nuestras estructuras guerrilleras han sido objeto de ataques por parte de la fuerza pública", advirtió el grupo rebelde.

Por tercera ocasión desde que comenzaron las conversaciones de paz en noviembre de 2012, las FARC han declarado un alto el fuego unilateral y por primera vez lo califican de indefinido.

En varias ocasiones la guerrilla ha pedido al Gobierno colombiano que se sume a esa iniciativa, pero el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ha respondido que sólo será posible un alto el fuego bilateral cuando se llegue a un acuerdo de fin del conflicto.

"Los meses por venir son fundamentales. Dicho escenario es único; no es cualquiera. Se trata, ni más, ni menos, del escenario del ahora o nunca", afirmaron las FARC.

"La recta final"

Al concluir este ciclo, centrado en la reparación a las víctimas del conflicto, el jefe de la delegación gubernamental, Humberto de la Calle, hizo un balance del año en un comunicado en el que expresó su visión para el futuro de las negociaciones iniciadas hace dos años en la capital cubana.

"El proceso debe entrar ahora en la recta final, es lo que merecemos como sociedad y es la manera de responderle a las víctimas y a los millones de colombianos que han creído en este esfuerzo", indicó.

"No se puede dilatar la esperanza ni decepcionar a un país que sigue a la espera de un futuro en paz", añadió.

La instalación de subcomisiones técnicas como la de 'Fin del Conflicto' y la de género, y de la 'Comisión histórica del conflicto y sus víctimas' fueron destacadas por el delegado del Gobierno de Santos como logros para "enriquecer, dinamizar las conversaciones e identificar puntos de encuentro".

Tras haber recibido en la Mesa de Diálogos este martes al último grupo de víctimas que expusieron sus testimonios a los negociadores de ambas partes, De la Calle señaló que "es por ellas y por las millones de que han dejado el conflicto, la razón de ser del proceso".

En más de cinco décadas, el conflicto colombiano ha causado más de 6,5 millones de víctimas, con 220.000 muertos, unos 25.000 desaparecidos, 5,7 millones de desplazados y 27.000 secuestrados, según datos recopilados por organizaciones internacionales.

"Lo fundamental es lograr la máxima satisfacción de sus derechos a la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición. No se trata de cuánta justicia sacrificar para lograr la paz, sino de cómo lograr la paz con un máximo de justicia", dijo De la Calle.

La opinión de las mujeres

Además, resaltó el papel de las mujeres al ofrecer sus recomendaciones y propuestas para que cada uno de los temas establecidos en los acuerdos tenga "una mirada con enfoque de género".

Durante esta ronda de diálogos participó por primera vez una delegación de género integrada por seis expertas, que pidió justicia y reparación para estas víctimas, así como una tregua bilateral en las fiestas de Navidad.

El Gobierno colombiano y las FARC mantienen en La Habana unas conversaciones de paz que comenzaron en noviembre de 2012, con una agenda de cinco puntos: el problema de la tierra, las drogas y el narcotráfico, la participación política, la reparación de las víctimas y la entrega de armas.

Hasta ahora han conseguido acuerdos parciales en los tres primeros y seguirán negociando desde mediados de enero próximo el punto relativo a la reparación de las víctimas.

Leer más noticias sobre