Pedro Sánchez y Mariano Rajoy se enzarzan en el Congreso y en Twitter

La Ley de Seguridad calienta la última sesión de control del Gobierno de este año, en la que el presidente replicó recordando la Ley socialista “de la Patada en la Puerta” y volvió a utilizar a Rubalcaba para ningunear al líder socialista

La última sesión de control de este año evidenció que ya hemos entrado de lleno en la precampaña electoral. Tanto que Pedro Sánchez y Mariano Rajoy se han enzarzado este miércoles tanto en el Congreso como a través de sus cuentas en Twitter.

El secretario general del PSOE ha replicado este miércoles al presidente del Gobierno, que cumplirá su compromiso electoral y “no defraudará” a los españoles como, a su juicio, ha hecho el líder del PP. “No se preocupe. A diferencia de usted, cumpliré mi compromiso electoral y no defraudaré como ha hecho usted a los españoles”, ha afirmado Sánchez en un mensaje en la red social Twitter.

El líder socialista ha respondido de esta manera a otro tuit publicado en la cuenta de Rajoy reproduciendo el reproche que el jefe del Ejecutivo le ha hecho este miércoles en la sesión de control en el Congreso. “Sr. Sánchez, no se puede hacer una cosa cuando gobiernan y otra cuando está en la oposición. Manifiesta una preocupante falta de criterio”, dice el mensaje de la cuenta de Rajoy.

twitter

En la última sesión de control del año, Pedro Sánchez acusó a Mariano Rajoy de recuperar comportamientos franquistas y el presidente volvió a recordarle que tiene “cierta confusión de criterios” que no tenía Alfredo Pérez Rubalcaba. El trasfondo fue la Ley de Seguridad Ciudadana recientemente aprobada en el Congreso. Sánchez preguntó a Rajoy si sus leyes no suponen un retroceso en los derechos y libertades públicas y le espetó: “A usted solamente le falta recuperar aquella frase franquista de la calle es mía”. Se refería a la que expresó Manuel Fraga siendo ministro de Gobernación en la fase final del franquismo.

No fue la única alusión de Sánchez al franquismo de Rajoy. “Dice defender los medios de comunicación públicos y su pluralidad pero lo que ha hecho ha sido convertir TVE en un autentico NO-DO al estilo fraquista”. El líder del PSOE añadió que le resulta curioso que invoque el apoyo de la mayoría de los ciudadanos cuando “legisla para a derecha más extrema de este país”. “Con la Ley de Seguridad Ciudadana y la Ley moraza ha aprobado leyes a la medida de sus miedos porque quiere acallar la realidad de España a base de golpes de mayoría absoluta”.

En ese punto, le espetó: “Váyase acostumbrándose a la calle porque es a donde le van a mandar a usted y su Gobierno los ciudadanos en 2015 por recortar sus derechos y libertades”. Como guinda de su exposición, el secretario general del PSOE acabó acusando a Rajoy de ser “el presidente más retrógrado de la democracia española”, lo que provocó una bronca entre las bancadas popular y socialista.

A Rajoy se le notó el enfado contenido. De entrada, le dijo que lo que sí es “un atentado a los derechos de los ciudadanos” fue lo que hizo el último Gobierno socialista llevando a cabo el mayor recorte que se ha hecho en democracia al dejar a España al borde dl colapso económico y del rescate. Y acto seguido, diciendo que no quería recordársela, hizo referencia a la Ley de la atada en la Puerta, como se llamo a la elaborada por José Luís Corcuera precisamente sobre seguridad ciudadana.

Debió temerse el presidente con antelación que el debate iba a ir por esos lares porque, precavido, tiró de unos papeles que llevaba preparados y citó varias frases de Alfredo Pérez Rubalcaba en defensa de la actuación policial para impedir la violencia callejera, entre ellas una que hacía referencia a que 200 personas no pueden poner patas arriba una ciudad. Pero la cita iba más allá porque, como ya hizo en otra ocasión anterior, contrapuso la figura de Rubalcaba con la de Sánchez. “Probablemente, tenía más tino que usted cuando pronunciaba frases en esta Cámara”, comentó.

Rajoy remató su intervención afirmando que no se puede hacer una cosa cuando se está en el Gobierno y otra radicalmente contraria cuando se está en la oposición la oposición, que es lo que le pasa con el tema de las concertinas de Melilla, el déficit público o la reforma constitucional. “Eso demuestra que, con seguridad, tiene usted una cierta confusión a la hora de tener un criterio sobre cualquier cosa”, remató.

Que el duelo entre PP y PSOE ya es abiertamente preelectoral también pudo apreciarse en el debate de la pregunta del portavoz socialista Antonio Hernández sobre la política del Gobierno en materia de energía nuclear. Soraya Sáenz de Santamaría, absolutamente fresca pese a que anoche acudió a tomar una copa a la entrega de los premios de la Asociación de Periodistas Parlamentarios y que sufre un dolor de lumbago que se le ha acentuado tras su viaje a Afganistán, según confesó a República.com, acusó a Hernando de sacar el tema nuclear porque “lo que le preocupa es la inseguridad de su líder y no la de los ciudadanos” y sacaba un tema de Castilla-La Mancha tratando de evitar “un problema en las primarias”, refiriéndose al líder castellano-manchego Emiliano García Page.